Afectados por inundaciones en Paraparal estado Aragua denuncian que no han sido atendidos

304

Habitantes de Paraparal en el municipio Linares Alcántara del estado Aragua denuncian que no han sido atendidos. Ahí las aguas de cloacas y las del lago con la lemna colapsaron ocho manzanas y las familias tuvieron que abandonar sus viviendas. Algunas de ellas se fueron a las casas de familiares y amigos; otras 300 decidieron refugiarse en las escuelas Creación Paraparal y Reyna Vásquez.

El domingo 10 de septiembre, el ministro del Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, realizó una inspección al muro de contención del Lago de Valencia y constató el inminente peligro que corren más de 17 comunidades que pudieran ser arrasadas ante el posible desbordamiento del dique, destacó el diario Panorama.

Por tal razón, Reverol dispuso de cuatro cuarteles en Aragua para llevar a las familias y ordenó a los alcaldes de los municipios Girardot y Linares Alcántara la habilitación inmediata de refugios para sacar de la zona de riesgo al menos a 250 familias inmediatamente.

Extraoficialmente, se pudo conocer a través de concejales y funcionarios municipales que fue habilitado el estadio de béisbol Julio Bracho, ubicado entre las avenidas Sucre y Constitución, y uno de los pabellones de exposición del parque de Ferias de San José, en San Jacinto, ambos en Maracay, para darles refugio a las familias afectadas por el agua del Lago que se han mezclado con las aguas negras.

Estas familias perdieron todos sus enseres, además de presentar enfermedades en la piel, respiratorias y gastrointestinales, entre otras.

El pasado miércoles 13 de septiembre, la vocera de la Contraloría del Consejo Comunal de Las Acacias, Jaqueline Acosta, denunció luego de que se hiciera una Asamblea de Ciudadanos, funcionarios de la alcaldía de Girardot querían desalojar la sede del Centro para el Desarrollo del Niño y Adolescente (Cedna) ubicado en ese sector, con el objetivo de albergar a 16 familias en situación de riesgo por las afectaciones del lago.

“La comunidad no fue consultada; además, al lado está un área donde las cloacas colapsaron y no ha sido reparada”, dijo Acosta.

En la sede funcionan varios servicios como farmacia, laboratorios, consultorios médicos, es decir, son cubículos sin sanitarios y no cuentan con las condiciones mínimas para atender las necesidades básicas de un grupo familiar.

“Es una sede que presta un servicio social, y aunque entendemos la situación y nos hacemos solidarios con las familias afectadas por el lago, no podemos permitir que nos quiten la ayuda que se les brinda a los vecinos de esta comunidad”, señalo la líder comunitaria.