lunes 29 junio, 2020
Inicio Nacional Ahora Maracaibo va sobre dos ruedas por falta de gasolina

Ahora Maracaibo va sobre dos ruedas por falta de gasolina

466 vistas

Al inicio de la cuarentena en Maracaibo, con la suspensión de las actividades escolares, laborales y comerciales se le añadió la paralización del transporte público.

Gran parte de los habitantes de la ciudad, trabajadores, estudiantes y todos quienes necesitan realizar sus actividades diarias abarrotan las unidades disponibles para tal fin.

En la ciudad el transporte público urbano es uno de los peores servicios por el que también padecen los usuarios, quienes a diario deben lidiar con el mal servicio, el alto costo y las malas condiciones de los vehículos que laboran en las diferentes rutas de la ciudad.

A esto se le agrega que, ante la ausencia de políticas públicas que puedan garantizar la prestación de un buen servicio público, se hace casi imposible el consenso entre sus principales actores para llegar a la toma de decisiones que ofrezcan soluciones reales a los usuarios y transportistas.

Durante años, los marabinos han visto como cada plan puesto en funcionamiento por las autoridades locales ha sido un fracaso, donde solo permanece durante unas pocas semanas o algunos meses.

“Aquí nada funciona, todo es un desastre con los buses y los carritos. Cobran caro y las unidades son unas latas”, refiere un usuario consultado.

Maracaibo rueda sobre bicicleta

Los problemas del transporte público en la ciudad comenzaron con la desaparición de varias rutas emblemáticas: Belloso, Ruta 2, Ruta 6, Ziruma, Veritas, El Milagro, Delicias y San Jacinto, fueron algunas de las rutas afectadas.

Unas desaparecieron por completo, en otras disminuyó la cantidad de carros y buses que trabajaban. El costo de los repuestos y la falta de gasolina fueron parte de los argumentos dados por los trabajadores del volante ante esta problemática.

Desde entonces, y ante la situación de decadencia del servicio en la ciudad y el aumento desmedido de las tarifas del transporte, muchos pasajeros y usuarios debían caminar kilómetros para llegar a su destino.

El anuncio de la suspensión del transporte público en la ciudad, debido a la cuarentena, acrecentó las dudas tanto de los transportistas como de los usuarios, quiénes expresaron su preocupación por lo que sucedería sin contar con los medios necesarios para ir a realizar sus compras y diligencias.

Sin embargo desde hace algún tiempo ya se podía observar el movimiento de quiénes tenían la bicicleta como su medio para trasladarse.

“Yo ando en bicicleta desde hace como 10 años”, cuenta José. “En ella voy al trabajo, hago mis compras y realizo mis diligencias. Tengo años que no uso transporte público, ni siquiera tengo carro”.

Además admite que, “en mi casa tengo dos bicicletas pero las usamos por muy poco tiempo. Ahora con esto de la gasolina las sacamos, les hicimos mantenimiento y andamos en ella”, cuenta un joven consultado.

A raíz de la falta de gasolina, la bicicleta se convirtió en la alternativa de transporte para los que tienen que moverse en la ciudad en tiempos de cuarentena.

“Entre la semana pasada y está ya vendí siete bicicletas, de broma si me quedan las mías de uso personal. Todo el mundo anda loco buscando bicicletas para comprar”, refiere Carlos, quién ofrece el servicio de reparación, mantenimiento y servicio a bicicletas.

“Hay para todos los gustos y todos los bolsillos. Los costos están desde los 80 dólares, las más económicas y sencillas. Si buscas algo más profesional pues ahí si pasan de los mil dólares”.

El mantenimiento varía según el modelo y el uso que se les dé. “Siempre hay que hacerle su servicio y mantenerla en óptimas condiciones. Es igual que un carro pero el costo de los repuestos es mucho menor”.

Carlos recomienda que “siempre tengan a mano las herramientas adecuadas por si se presenta algún inconveniente. El más común es que se te pinche un caucho y la tripa. Por eso hay que andar equipado para poder resolver en el momento”.

Precaución y prevención ante todo

Con el incremento del uso de la bicicleta también se ha suscitado una ola robos. “Hay que estar pendiente de la ruta y observar a las personas», señala Ángel López, coordinador de Ciclovías Maracaibo.

«Si andas en la calle debes estar atento a lo que ocurre a tu alrededor. Ahora mucha gente está usando la bicicleta y eso es bueno, pero también deben tener cuidado cuándo salen porque se las están robando”.

Carlos relata que “hace unos días pasé un susto. Venía en mi bici y un par de tipos me atacaron. Por suerte pude reaccionar a tiempo y logré escaparme, sino otra es la historia”.

También afirma que “cuándo me sentí a salvo, paré y pedí ayuda a ver si algún bicicletero andaba cerca. Ya he pasado por varios intentos de robo y es una experiencia muy desagradable”.

Por su parte, López considera que en estos momentos se presenta un escenario ideal para el diseño y propuestas de políticas públicas que acompañen ese incremento del uso de la bicicleta como medio de transporte.

“Es lamentable, pero el Estado sigue sin poder interpretar las señales correctas en cuanto a la sostenibilidad y movilidad dentro de la ciudad y los beneficios que significan para los ciudadanos en general”.

Recomendaciones para usar la bicicleta

  1. Cuidar la postura al manejar bicicleta para que les sea más cómoda la experiencia.
  2. Seleccionen bicicletas de tamaños correctos.
  3. Planifiquen sus rutas con antelación.
  4. Usar ropa que proteja del sol y permita rápido secado y escurrido del sudor.
  5. Buscar las sombras, lleven hidratación, aprendan como parchar y lleven parches y bomba.

La Verdad