NOCHE DE RONDA 1110

110

EL SÍMBOLO de hospitalidad en cada casa, oficina, ente privado o público en Venezuela, ha sido desde épocas ancestrales el convite a un café, repartido con amabilidad y cariño, tanto para la bienvenida o para mitigar la espera…..ESTA NATURAL costumbre está pasando al olvido debido al alto costo del grano, al alza hasta de los vasitos de plástico, a la escasez del azúcar, que va dejando en desuso la fórmula mágica de compartir con el visitante minutos de grata presencia…..INVITAR UN CAFÉ en la panadería, en el restaurant, en la arepera, se está convirtiendo en un lujo por el precio en que se encuentra la mágica bebida que encantó a los conquistadores, se enseñoreó en el mundo y fue hasta hace unos años uno de los productos de exportación más sólidos de Venezuela, compitiendo su calidad con las producciones de Brasil y Colombia…..Y EN ESE ORDEN de ideas, el Táchira fue tierra privilegiada para su siembra y cosecha, ni que se diga para su bienestar económico que incluso obligaba a importar recurso humano, los llamados “braceros” de la hermana república de Colombia para poder así cumplir con la demanda internacional y que ubicó en cierta ocasión al estado como el primer productor de café en el país…..EXISTÍAN las llamadas “pacas” que eran los centros de acopio para su distribución y venta que luego fue asumido con la creación del Fondo Nacional del Café, organismo eliminado por la revolución bonita que a lo mejor avizoraba la baja en su siembra cuyos campos se fueron abandonando poco a poco al colmo que ahora hay que comprarlo fuera de nuestras fronteras a precios imposibles de consumir por una mayoría que tenía por hábito levantarse con el café mañanero, leer, ver o escuchar las noticias matutinas, y emprender con energía sus labores cotidianas…..TOMARSE HOY en día fuera de casa un guayoyo, un negrito, un con leche, o lo más sofisticado un capuccino es algo impensable pues cada 24 horas parece que suben los precios, mientras el organismo languidece de las ganas debido a que no se incentivó el campo, se acabó con los fundos, se cerraron los ojos ante el desarrollo de un producto que desde la época de la Independencia fue el de mayor captación de divisas debido a su demanda tanto en América como en Europa y que permitía cubrir las arcas del tesoro público hasta que apreció el petróleo……NO HAY DERECHO a que se pase por esta angustia en donde no podamos satisfacer nuestros gustos siquiera con un cafecito, y lo peor, que nada se diga sobre alguna fórmula para rescatar la riqueza agrícola del ayer en donde el grano reinaba con suma comodidad pero que ahora brilla por su elevado costo.
…….
Y ESTO, es todo por hoy.
…….
MENTIRAS Universales:
“Estoy por abrir una cafetería”.
…….
DIOS, los bendiga, ¿Saben?
VICTOR MATOS