Noche de ronda

229

HOY EN DÍA medio mundo habla de la inopia, del estado extremo de indigencia del ser humano, pero pocos se ocupan de la pobreza infantil, un mal que se inserta y se extiende en el cerebro de nuestros pequeños, el mismo que se hereda por su  transmisión de padres a hijos, creando un estado de conducta que lo marca hasta su vejez, con muy pocas excepciones….A ESTO SE SUMA la desnutrición en los tempranos años de existencia, que obligan al ausentismo escolar, a la degradación de la autoestima, a la falta de concentración y a un equivocado desarrollo que incluso lleva hasta a la obesidad…..LA POBREZA INFANTIL ataca la inteligencia, incapacita el normal crecimiento y fulmina la creatividad, por lo que muchos sociólogos y psicólogos, lanzan su alerta para que se acabe con la depresión de miles de niños que nacen y crecen con una mentalidad de rancho, frenando sus inquietudes  y convirtiendo al estudiante primario en un adolescente sin rumbo y un joven sin destino…..LOS PROGRAMAS  sociales como el vaso de leche antiguo, el plan de alimentación escolar, deberían de ser extendidos a  todos los estratos sin falla alguna para evitar que crezcan los ciudadanos del mañana, maltrechos por una pobreza que cargan como estigma o como castigo…..LO PEOR ES QUE pocos son los que se preocupan por este álgido problema, que va en detrimento de la forja de la sociedad del mañana, con el progreso de un  país, con la formación de su potencial intelectualidad….YA NUESTROS niños, adolescentes y jóvenes se están olvidando de la lectura, del cultivo del talento y del conocimiento, para dedicarse a la procura del mendrugo diario, de llenar el estómago, de poder vivir en salud…..VENEZUELA, entre todas las crisis que padece, está la que se ha ido convirtiendo en el país con menos lectores en América Latina, en donde a la vanguardia se encuentra Chile y en la empresa editorial Argentina…MÁS BIEN aquí, han quebrado muchas imprentas y librerías por los altos costos de sus volúmenes, por la escasa demanda de la masa preparatoria y por la desidia en alimentar el interés por el libro, ya sea de ciencia, de literatura o de ficción, pues el “hombre nuevo” está creciendo más preocupado por el pan nuestro de cada día que por el cultivo espiritual de sus conocimientos…..ESTAMOS EN  minusvalía en este sentido, y si el amable lector quiere corroborar nuestros argumentos, averigüe cuánto ha disminuido la circulación de los periódicos impresos, diarios, semanarios, revistas, libros, y comprobará que el retroceso es impresionante, ante la inexistencia de una política pública de apoyo a la industria editorial, a la multiplicación de textos, a la creación del amor por la lectura. Estamos, sin querer queriendo, entrando a la cueva del oscurantismo.

…….

Y ESTO, es todo por hoy.

…….

MENTIRAS  Universales:
“Por lo menos leo tres periódicos diarios”.

…….

DIOS, los bendiga, ¿Saben?

VICTOR MATOS