Noche de Ronda

123

HAN PASADO cuatro meses, del 7 de marzo a la fecha, del megaapagón que sufrió el país y por el cual el Gobierno culpó a una guerra cibernética, sin que el problema, prometido su arreglo en 30 días, se haya solucionado, cuando menos en el interior de Venezuela, sobre todo en el Zulia y el Táchira, que siguen padeciendo estas interrupciones intermitentes que anulan la actividad ciudadana…SOBRE TAL desastre en el sistema eléctrico volvió ayer a pronunciarse Winston Cava, presidente de la Asociación de Ingenieros Eléctricos, y quien desde el 2017 venía alertando sobre la explosión de esta crisis, que según él, en revelaciones dadas para el Informador de Venevisión, en caso de acentuarse, el drama será peor si se presenta otra falla como la padecida hace 120 días, ya que la oscuridad no sería de tres sino de toda una semana en toda la geografía nacional…POR ESA RAZÓN fue destituido en su momento el ministro Luis Motta Domínguez, acusado más tarde por presunto lavado de dinero, producto de presuntos sobornos, por el Tesoro norteamericano, defendido por el Gobierno luego, pero que nunca dio a conocer el porqué de tantos apagones que han vuelto a presentarse como lo más cotidiano del mundo…EL ESPECIALISTA Winston Cava adelantó en esta ocasión que el mal empeoraría, pues han sido miles los trabajadores que han abandonado Corpoelec, huido del país o buscando nuevas maneras de tener mayores ingresos económicos para su subsistencia y quienes serían necesarios para trabajar en las averías…A TODAS ESTAS, seguimos con el trabajo a media máquina, con los horarios de medio día, con el cierre de comercios a las cinco de la tarde, con la paralización parcial o total de industrias, con el retroceso pues, ante una etapa de angustias que aumenta la incertidumbre colectiva…A LA LUZ QUE falla en cualquier momento se suman las plagas de la falta de gas (más de un mes en el condominio donde vivo), a las inmensas colas por días para surtirse de gasolina, a la ausencia de los servicios más elementales para la sociedad, como un transporte colapsado, unas vías destrozadas, unos centros de salud sin insumos, y paremos de contar…PERO LO MÁS triste es que no solo no hay respuestas, sino ni siquiera explicaciones de los entes encargados de cumplir con su deber, que ante el desastre que se experimenta a diario voltean los ojos para otro lado, se tapan las orejas para no oír el clamor popular y se enmudecen sus bocas cuando se esperan respuestas a los cortes de energía eléctrica, a la falta de combustible, tanto para la cocina en el hogar o para movilizar el vehículo, y hasta el agua se raciona por sectores, dejando a la deriva las esperanzas a que esto mejore, pues solo o se reciben promesas de arreglar las cosas o señalamientos a elementos exteriores como culpables de tantos padecimientos.

……..

Y ESTO, es todo por hoy

……..

MENTIRAS  Universales:

“En 30 días se arregla el problema eléctrico”

…….

DIOS los bendiga…¿Saben?

VÍCTOR MATOS