Noche de Ronda

155

EN DÍAS PASADOS nos preguntábamos el porqué importábamos de Rusia poderosos aviones Zukhoi, fusiles AK47,  tanques de combate, misiles tierra-aire y demás suministros bélicos, y no adquiríamos el talento eslavo en los campos de la ciencia, las artes y la tecnología, que garantizaría el futuro del país, de donde han huido millones de cerebros para enriquecer otras latitudes…NO OLVIDEMOS, por ejemplo, que en el siglo XIX la literatura universal se nutrió de  dos grandes de la narrativa, como lo fueron Fedor Dostoievsky y Leon Tolostoi; que en el siglo pasado, en 1910,  Serguie Vasilievich Léhedev inventó el caucho sintético, revolucionando la industria del neumático; Gleb Yevgeniyevich creó el paracaídas, y que Ilié Mechnikov popularizó el yogur en Europa…PERO LO MÁS cumbre fue el logro del 4 de octubre de 1957 cuando iniciaron la conquista del espacio con la puesta en órbita del Sputnik 1, el primer satélite artificial, y luego a la perrita Laika, para dar la vuelta al orbe, adelantándose así a los Estados Unidos en plena Guerra Fría…TAMBIÉN FUE DE factura rusa la puesta en los cielos del MIR, la primera estación espacial, y el 31 de diciembre de 1968, dos meses antes que lo hicieran los franceses, puso a volar el Tupolev, primer avión comercial supersónico, que se adelantó así al Concorde galo…NI HABLEMOS en los adelantos moscovitas en el campo de la medicina, de la pintura, del cine y de la televisión, que muy poco o casi nada conocemos, a no ser de los atronadores ruidos de los Zukhoi cuando surcan nuestros cielos…POR CIERTO, les recomiendo en la televisión nacional no perderse la serie que acaba de poner en antena la TLT “la tele tuya” por cable, bajo el título de Catalina la Grande, y cuyo segundo episodio irá este jueves, a las ocho de la noche, y así podrán a lo mejor coincidir con este columnista sobre la calidad y jerarquía audiovisual que se ejerce en el país más grande geográficamente en el mundo…PERO NO, NO Y NO. En lugar de comprar, o mejor dicho invertir en lo bueno, insistimos en gastar en armamento, que al no ser usado se convertirá en  herramienta obsoleta y con el tiempo en simple chatarra…LAS MISIONES que han visitado últimamente al país son todas militares, para instruir a los nativos en el manejo de su complejo armamentístico, pero ni una sola misión que nos enseñe cómo industrializarnos con lo más avanzado de la ciencia moderna para no tener que usar muletas y podamos caminar con nuestros propios pies…O NO VEMOS con claridad  el futuro, o simplemente queremos conformarnos con obtener lo ya hecho, sin poner un ápice de nuestro esfuerzo para seguir adelante con la frente en alto y no a tientas como los ciegos.

…….

Y ESTO, es todo por hoy

…….

MENTIRAS  universales:

“Con los rusos, el país avanza indeteniblemente”

…….

DIOS los bendiga. ¿Saben?

VÍCTOR MATOS