Noche de Ronda

116

LA CONMOCIÓN volvió a envolver nuestros espíritus por la inesperada partida al más allá de nuestra amiga y apreciada periodista, Marina Sandoval Villamizar, quien deja este mundo lleno de tristeza en el gremio periodístico, así como un gran vacío en la comunidad tachirense, a la que se entregó a través de sus notas en Diario La Nación por casi 30 años de ejercicio…CONOCIMOS A MARINA apenas se había graduado, como egresada de la Escuela de Periodismo de la Universidad del Zulia, pues había sido contratada como corresponsal en San Antonio, para luego pasar al staff de la redacción del periódico, en donde cumplió una excepcional labor…PERO, LEJOS de su capacidad intelectual para el ejercicio como comunicadora social, fuimos testigos del cultivo de una serie de valores morales y de conducta personal, muy especiales, como mujer de principios, abnegada dedicación a su familia, integrada con su esposo, el también colega Augusto Medina, con quien formó a sus tres hijos, hoy devastados por el dolor de tan irreparable pérdida, y fuimos testigos de su bondad, bonhomía y don de gente que siempre la identificaron…HOY, IGUALMENTE, solidarizados con sus seres queridos, hacemos votos y elevamos nuestras plegarias por su eterno descanso a la diestra de Dios Padre, que la reclamó cuando menos lo esperábamos quienes siempre cultivamos ese sentimiento amical de cariño permanente por nuestra siempre recordada Marina Sandoval. Paz a su alma…ESTE AÑO ha sido enlutado especialmente en el ambiente periodístico, pues a lo largo de estos meses partieron al infinito Sonia Botero, Ramsés Díaz León y Alexánder Contreras, estos dos últimos redactores fundadores de La Nación, y la primera vinculada muy estrechamente con esta casa editorial…ALEXÁNDER CONTRERAS se encontraba entre los periodistas de la vieja guardia, apasionados y entregados totalmente a su labor, para quienes no había horario ni fecha en el calendario, llenos de una mística envidiable, hasta no cumplir con su función cotidiana, embebidos en su trabajo, aguerridos y en defensa del Táchira, sin cortapisas, que de manera igualmente súbita dejó este mundo…PERTENECIERON estos periodistas fallecidos a dos generaciones de comunicadores sociales que han dejado un ejemplo imperecedero en este oficio que, por muy ingrato que sea, siempre deja inmensas satisfacciones a sus ejecutores por el deber cumplido…A TODOS ELLOS les decimos que sus esfuerzos no han sido en vano, pues sus huellas serán seguidas por las nuevas olas de hombres y mujeres que buscan la verdad, la defienden y la difunden a través de sus escritos.

…….

Y ESTO, es todo por hoy

…….

DIOS los bendiga…¿Saben?

VÍCTOR MATOS