Opinión

América fue España

5 de marzo de 2024

721 vistas

Luis Fernando Ibarra

Falsificar la historia creando eventos favorables siempre ha sido un objetivo del poder dominante. ¿Pero cómo desagradecer a España su conquista y evangelización en Mesoamérica?  La verdad es que llegaron a la nueva tierra a dejar una civilización incluyente. No despreciaron al nativo. Como evidencia de respeto dieron paso al mestizaje de la América hispana. Los descubridores españoles siguieron  las instrucciones de su reina Isabel la católica, quien desde su fervor religioso condenó el amancebamiento y estimuló como política de estado el matrimonio de españoles con indígenas. No es solo que a los españoles peninsulares comprensiblemente les atrajeran las indias o negras. Es que los castellanos heredaron  en su genética la tradición griega y romana de reconocer como semejante  al habitante de los territorios conquistados y se esmeraron en mejorar su entorno para su bien más preciado: sus descendientes.

En contrario, en todos sus dominios de ultramar, bajo la consigna de “el mejor nativo es el nativo muerto”, la política de estado inglesa fue el exterminio de la población aborigen. En Suráfrica, donde no lograron eliminarlos, los apartaron. En Australia, los colonizadores ingleses clasificaron a sus habitantes como “flora y fauna”.  Un hostil pretexto para aniquilarlos desde su avasallante  colonialismo imperial.

En 2023, en Australia se realizó un referéndum nacional para decidir si a los aborígenes de esa tierra se les concedía la condición de australianos.  El impensable resultado marcado por la herencia anglosajona fue mayoritariamente no.  A consecuencia del calvinismo, luteranismo y anglicanismo protestante,  los ingleses, holandeses, franceses, belgas, alemanes, abandonaron la herencia grecorromana de juzgar al ser humano según sus valores y no por el color de su piel. En Estados Unidos hasta 1922, los indios no tuvieron derecho a la nacionalidad. Ni siquiera recibían documento de identidad. Pasó bastante tiempo para aceptar como nacionales a los negros nacidos en la unión americana.  La corte suprema de los Estados Unidos apenas en 1967 emite una sentencia que anula la  prohibición del matrimonio interracial. Antes, en USA una mexicana no podía contraer legalmente nupcias con un blanco anglosajón. En comparación, desde el siglo 16, los españoles impulsan en el nuevo continente  las Leyes de Indias, referentes universales anti segregación y  respeto al derecho indígena.

España construye España en América. Funde su sangre con la aborigen. Aplaude el matrimonio entre los que llegan y los que están en América. Esos españoles aman a sus hijos mestizos y erigen sociedad para darles calidad de vida. Curiosamente, la mayoría de quienes se alzan contra España son españoles biológicos, hijos de padre y madre españoles. En cambio, Garcilaso de la Vega, hijo de indígena quechua y padre español, y el hijo de Hernán Cortés en madre azteca, Martin Cortés     Malintzin,  nativos de la América española, combaten en Granada para defender la madre patria del intento de reconquista musulmana. Por cierto, en la batalla de Lepanto, la liga cristiana mayoritariamente financiada y dirigida por España, derrota a los moriscos en su último intento de someter la civilización cristiana. Otra deuda existencial de los habitantes del mundo occidental con los descendientes de España.

¿Genocidio cultural? Otro invento perverso. España ordena las lenguas indígenas. Un lenguaje sin gramática se pierde en el tiempo. El apostolado español elabora y distribuye libros como  “GRAMMATICA o Arte de la lengua general de los Indios de los Reynos del Perú”. España respeta la cultura aborigen dándole gramática al rescatar las lenguas náhuatl, quechua, aimara. Las gramáticas indígenas surgen primero que cualquier gramática europea. A los indios se les enseña a leer y escribir. Gracias a ello, los habitantes del nuevo reino pueden conservar sus idiomas, su memoria histórica y hacer literatura en su lengua nativa. El apostolado misionero culturiza la américa española y estudia lenguas indígenas en España para hacer mejor la evangelización.

La conquista del nuevo mundo recibió apoyo de la mayoría de sus habitantes originarios. A la llegada de Colón, América era un territorio aterrorizado por feroces grupos antropófagos, donde se hablaba más de doscientas lenguas diferentes. Los grupos aborígenes americanos estaban incomunicados entre sí, al punto que un inca desconocía que existieran los aztecas. El pequeño grupo de alrededor de 500 españoles que conquistó Tenochtitlan fue reforzado por millares de indígenas que odiaban al imperialismo azteca y su costumbre de arrebatarles los hijos para el sacrificio pagano. Una vez degollados eran servidos como exquisito manjar a la casta real y sacerdotal. El cráneo del sacrificado convertido en recipiente para beber embriagante chicha. 

Obliga recordar que en 1551, el rey Carlos I, ante las denuncias de maltrato del embustero Fray Bartolomé de las Casas, ordena detener la conquista de América. Durante casi 6 años, España paraliza el avance conquistador para discutir si era moral seguir civilizando el nuevo mundo. Un ejemplo ético cristiano sin equivalente universal: reunir al más granado pensamiento español para decidir si la toma y evangelización de esos territorios era justa o inmoral. Entre otros, filósofos de la Universidad de Salamanca enjuiciando la obra de mayor impacto  universal. Valorización solo posible a lo interno de una monarquía española de fundamentos cristianos, imposible de ocurrir bajo el imperialismo utilitarista anglosajón. ¿Detener la conquista para evaluar si se estaba haciendo lo correcto? Una demostración de la calidad moral de la dirigencia española. ¿Será posible imaginar la jerarquía británica discutiendo si fue moral someter o exterminar a los pobladores de India, Australia, Nueva Zelanda, China o Norte América?  Nada esperable siendo ingleses quienes para socavar a España, patrocinan la calumnia histórica anti hispánica denominada Leyenda Negra. En los debates de Burgos (1504) y de Valladolid (1551), se reconoció el derecho del habitante amerindio a la libertad y a la propiedad. Nació el Derecho de gentes, precursor universal de los derechos humanos. En cuanto a la leyenda negra, se demuestra que Bartolomé de las Casas exageró la verdad. No proporcionó nombres, fechas, ni lugares de los supuestos perpetradores que masacraron indios. Necesario recordar que en América durante la conquista la población nativa aumentó. Es evidente que Las Casas estaba incapacitado para interactuar  con los indios. Ese cura mentiroso no hablaba lengua indígena, ni siquiera daba misa y si exigía le trajeran de España los mejores vinotes. Los ingleses hallaron en ese fraile un instrumento útil para esconder al escrutinio de la historia, su vergonzoso genocidio y devastación de los territorios que colonizaron.

En América no hubo colonias. En la España virreinal los gobernantes, al culminar su periodo gubernamental, eran sometidos a un juicio de residencia. La gestión de cada mandatario era escrutada por los gobernados. Se oía al pueblo. La administración pública española fue excepcionalmente honesta. El funcionario español de esa época era muy católico y fervorosamente creyente en que los ojos de Dios siempre observan cada una de sus acciones y pensamientos. Temían terminar en la paila de satán. Por ello, su majestad Carlos I ordenó en 1551: “Se detiene la conquista. Si estamos obrando mal contra esas gentes del nuevo mundo, nos vamos a cocinar todos en el infierno, y yo no deseo acompañarlos”.

¿Que los españoles se robaron toda la riqueza de América? Vil Calumnia. La Ley obligaba al quinto real. Es decir, solo el 20 % de la riqueza obtenida en el nuevo mundo se destinaba a la metrópoli. España acababa de echar los musulmanes de sus tierras. No podía  financiar costosas obras a lejanos 7 mil kilómetros. El 80 % se quedaba en América para sueldos, fundar ciudades, construir acueductos, hospitales, colegios, universidades, caminos, puentes, edificaciones de gobierno, iglesias, catedrales,  seminarios, albergues, muelles, puertos y hasta murallas y fortines para proteger las ciudades costeras de los asedios corsarios patrocinados por el imperialismo angloholandés. Son obras tangibles y visibles. No por suerte la América virreinal exhibe más de diez ciudades calificadas como patrimonio cultural de la humanidad. Ciudad México tuvo cloacas primero que Londres. Las capitales Quito, Lima y Ciudad México, tenían un estándar de vida superior al de Madrid, Londres y Paris.  Se ganaba, vivía y comía mejor en las capitales americanas que en las europeas. Lo atestigua en relato escrito sobre su viaje de observación al continente, el anti católico y anti hispano, odiador de España pero hombre de ciencia,  el barón Von Humboldt.  El real de 8, moneda acuñada en Lima y ciudad México, era la divisa utilizada para el intercambio mundial. Sirvió de garante al emergente desconocido dólar yanqui; además de ser remarcado y usado por China para su comercio mundial.

El indigenismo izquierdista financiado por intereses de dominación contribuye a diseminar la propaganda anti hispánica urdida por potencias tradicionalmente enemigas de España. En América no hubo coloniaje al estilo de otras potencias europeas. Necesario recordar trasnacionales de la época. Una de las empresas más poderosas que ha existido: la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales (Vereenigde Oostindische Compagnie; VOC). Una maquinaria neerlandesa de depredación, esclavitud y explotación. En el siglo XVII VOC cometió genocidios en Yakarta y las islas de Banda, en el pacífico asiático, sometiendo a la población superviviente a régimen de esclavitud para el cultivo de especias, clavos y sobre todo nuez moscada. No hay leyendas negras contra ese desempeño. Pero si contra España.  Durante 300 años, en la América virreinal florecieron territorios prósperos que lamentablemente se disolvieron y arruinaron luego de la independencia. La siniestra ponzoña inglesa en su guerra de dominio geopolítico contribuyó a la desmembración de siglos de paz, desarrollo y civilización. ¿De dónde salieron miles de mercenarios británicos que combatieron en la guerra de independencia? ¿Por qué los bancos y avaros prestamistas holandeses y británicos financiaron la contienda? ¿En cuál  bando se alinearon los amerindios? Al momento de la independencia México era más rico que los Estados Unidos. Al final quedaron las nuevas repúblicas endeudadas al dominio financiero comercial británico-holandés. Como en cualquier empresa humana, cuando América era España, hubo abusos y errores. También sanciones. Dentro de un ciclo de retroalimentación, la mayoría de los historiadores acceden muy poco a los archivos históricos y solo repiten narrativas infundadas validando historias científicamente no fundamentadas y sin respaldo documental. Indiscutiblemente, el descubrimiento, conquista y gestión de América por los españoles es la obra humana más trascendental y beneficiosa de la historia, tal vez solo superable cuando en próximos tiempos la humanidad logre contacto pacífico con alguna civilización extraterrestre. Por darnos civilización y protegernos de los moriscos, merecidas gratitudes y reconocimiento a España.

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse