¡Como vamos! Vamos bien

478

Nunca estuvimos tan cerca de sacar realmente a Maduro y desplazar al régimen totalitario de pensamiento marxista; que fundamenta su hegemonía en la dominación de la sociedad por hambre, propiciando, como todo comunismo, un genocidio selectivo, sobre los venezolanos que requieren de medicamentos para vivir, y, para los que están en condiciones de desnutrición.

No era posible salir de este régimen por si solos; no es democrático. El chavismo no es una fuerza política, son un grupo de asalto del poder, para robarse las riquezas del país, transfiriéndolas a sus cuentas personales; con ello financiar la expansión de la transnacional del delito. Para ello cambiaron el modelo político y económico, y con ello, subyugar al ciudadano y sustituir su forma de hacer las cosas, liquidándole el sueño de ser y estar mejor.

La pieza clave del éxito, está en la comunidad internacional; en Luis Almagro y en la política anticomunista de Donald J. Trump.

Se logró la unidad de las fuerzas democráticas del mundo, por estos cabildeos. El régimen está convertido en un problema de seguridad regional y ahora, pretende internacionalizar el conflicto para presentarlo como una contrariedad de bloques.

La alianza internacional, va ahora a desmontar dos problemas; el narcotráfico internacional con su epicentro en Venezuela, y los grupos terroristas que operan y entrenan en suelo patrio, para actuar en cualquier lugar de América. Ya lo han venido haciendo con los dineros de los países que protegen el terrorismo y que usan las venas financieras del sistema bancario nacional para llegar a otros países.

Como usted aprecia, el problema no es solo sacar a Maduro; sustituir al régimen, pasa por desmontar todos estos enclaves, para luego sanearlos.

Juan Güaidó, asumió una responsabilidad que lo convirtió en líder del país con reconocimiento internacional.

La tarea de la oposición, debe estar encuadrada con la política de los EEUU y de Donald J. Trump, sin complejos de ninguna naturaleza. En oportunidades observo actitudes relacionadas con estrategias domésticas que distan mucho de estar en sintonía con la política y estrategia internacional.

La política del chavismo es tratar de ablandar las posiciones duras que en su contra existe en Venezuela y en el exterior.

Maduro y sus aliados se preparan para confrontar, no se entregarán. Que caiga Maduro, es una caída de naipes de Cuba, Nicaragua, las FARC, Bolivia, el ELN, Hezbolá, China pierde Suramérica y Rusia su influencia en el mundo de izquierda.

La afirmación, conforme al cual, una amenaza real y superior, es indispensable para que Maduro abandone su posición belicista, es la que ya se conformó.

En Belice está la flota inglesa haciendo prácticas, engranándose un grupo de Tarea de fuerza expedicionaria, con capacidad de superioridad aérea, marítima y terrestre en todas las fronteras, como fuerza multilateral.

Maduro está derrotado política, económica y militarmente.

La comunidad internacional quiere ya poner fin al genocidio del usurpador y sus políticas.

La situación de crisis de Venezuela, y el desplazamiento del régimen no es cosa fácil; así como no será cosa fácil el camino de la transición.

Lo invito a que condene la conducta de cualquier político que esté pensando en elecciones y en la promoción personal para cargos.

La luz disipa la oscuridad, Dios nunca nos dejó solos, todas nuestras oraciones fueron escuchadas.

Dios los Bendiga

Carlos Casanova Leal