sábado 23 octubre, 2021
InicioOpiniónCon malos servicios públicos se violentan derechos fundamentales

Con malos servicios públicos se violentan derechos fundamentales

58 views

Gustavo Paolini

Hablar de servicios públicos en Venezuela es hablar de fallas e ineficiencia, pero hablar de servicios públicos en el estado Táchira es sinónimo de caos.

En este estado, supuestamente de gran importancia por ser la puerta de entrada a Venezuela –aunque en los últimos años también es la de salida-, los servicios públicos se han convertido en un tema tormentoso para sus habitantes, por las fallas constantes, y no de hace un año sino de varios.

El tema de los servicios públicos, entre los cuales se cuentan: agua, electricidad, gasolina, internet, aseo urbano, para los especialistas son derechos fundamentales del hombre.

Y son fundamentales, pues de su buen funcionamiento y uso dependen la salud, en primer lugar, y el normal funcionamiento de la sociedad. Y, a veces, es hasta cuestión de vida o muerte.

“Los servicios públicos son aquellas actividades que satisfacen necesidades colectivas, generalmente esenciales, que deben ser ofrecidos en forma universal, obligatoria, continua y en condiciones de igualdad y calidad, a toda la comunidad”, expuso Sergio Roberto Matías Camargo en un artículo titulado “Los servicios públicos como derechos fundamentales”.

Pues bien, en el Táchira esos derechos fundamentales están siendo violentados, por la intermitencia de los servicios públicos.

Aunque en otros países, incluso en otras regiones de Venezuela, no se entienda, en el estado Táchira, en una semana, puede suceder lo siguiente:

El lunes, no hay gasolina y tampoco agua; el martes, hay abruptos cortes de electricidad –administración de carga, le dice la empresa Corpoelec-; el miércoles, hay un corte de fibra óptica y entonces, durante el día, no hay servicio de internet; el jueves, no pasa el aseo urbano, pero tampoco hay agua; el viernes, no hay gasolina, ni agua, ni electricidad. El sábado, hay cortes de electricidad, más fallas de internet, y claro, gasolina a libre demanda tampoco.

Una semana como la descrita es muy fácil ubicarla en algunos municipios del Táchira, por zonas y sectores. Pues vale aclarar que las fallas a veces son por sectores.

¿Y cómo funciona una sociedad en donde hay constantes fallas en sus elementales servicios públicos?

La respuesta es: funciona a medias, en el mejor de los términos.

Si una casa, un hogar, se ve trastocado cuando no hay, por ejemplo, el servicio de agua potable, cuando falla la electricidad, que aunque ya no son cortes de 9 horas, como el año 2021, sí los hay, y cuando no hay gasolina para movilizarse, cómo se puede hablar de desarrollo y progreso de un estado cuando no funcionan eficientemente todos los servicios.

Ante las denuncias públicas de los ciudadanos por los malos servicios públicos que hay en Venezuela, el Gobierno nacional dice que es por culpa de las sanciones de Estados Unidos al país, que es “culpa del imperio”.

Sucede que la falla en servicios básicos, como la electricidad, gasolina y los abruptos cortes del agua potable, no tienen un año, dos, ni tres. Por lo menos en el Táchira, los problemas para comprar gasolina están desde el llamado paro petrolero, cuando no existían sanciones.

Una sociedad no avanza con tan malos servicios públicos y con ellos se violentan los derechos fundamentales y esto lo padecemos en el estado Táchira.

- Advertisment -