Descentralización y Autonomías Regionales

98

Alejandro Bautista González

Ojeando el Libro PROYECTO PAIS Venezuela Reconciliada…Vía Constituyente, editado en  San Cristóbal, bajo la responsabilidad del Movimiento Independiente Democrático MID, me he detenido en analizar y meditar sobre “Descentralización y Autonomías Regionales”, tema de hoy, con el cual he titulado el presente artículo, escrito especialmente para el Diario La Nación.

Lo interesante del tema es que corresponde a una propuesta presentada al pueblo venezolano, en la que pone a su disposición un bien concebido programa para la reconstrucción de Venezuela, una vez formalizada la salida del régimen usurpador. A partir del cual será posible construir la vía expedita que permita recuperarnos de la parálisis de dos décadas perdidas y salir del caos imperante, hasta convertirnos en un país próspero donde abunde la producción, el pleno empleo, la salud alcance alto sitial, la educación  en todos sus niveles vuelva a ser de vanguardia, el turismo llegue a su máximo desarrollo al igual que la agricultura; donde los venezolanos todos, posean su vivienda propia; los servicios sean eficientes y el país, disponga de modernas infraestructuras viales, aeroportuarias y marítimas, educacionales y de salud, para su buen funcionamiento.

En cuanto a la Descentralización y Autonomías Regionales propuestas, el Libro-Proyecto argumenta con razón, la necesidad que tiene El Estado Federal de dotar de suficiente autonomía administrativa y recursos a los entes regionales (gobernaciones y municipios), para que puedan responder rápida y eficazmente. De nada sirve que el pueblo participe masiva y entusiastamente, colaborando y apoyando a sus mandatarios locales para imponer mayor eficacia, calidad y buena orientación de su gobernanza o “una nueva forma de gobernar” en la globalización, si contrariamente, los funcionarios o instituciones regionales por infortunio de una desmedida política centralista, se mantienen con las manos atadas para resolver y solucionar problemas, casos y necesidades mediatas e inmediatas que perfectamente estarían en capacidad de resolver, evitando ser llevados a consideración y dictamen de niveles centrales, con las consabidas consecuencias por demoras inauditas e injustificadas. Las regiones disponen de calificado recurso humano interdisciplinario, suficientemente capacitado para dirimir y tomar decisiones que el “excesivo centralismo” desestima. No hay razón.

La descentralización administrativa contribuye al fortalecimiento de las regiones, aliviando así las cargas y responsabilidades del poder central.

En los últimos años muchos países han emprendido el camino hacia la descentralización, la cual conlleva un proceso no estandarizado que depende de los objetivos que cada país establece. La descentralización representa un instrumento eficaz que traslada competencias y recursos a los gobiernos locales, el cual contribuye a dinamizar el desarrollo del país.

A mayor descentralización mayor prosperidad para un país. Para lograrlo, en Venezuela, además del aumento de las autonomías regionales, es preciso concretarlo en un nuevo texto constitucional, tal como lo recomienda El Libro Proyecto País. Sólo así, será posible.

Los esfuerzos por descentralizar han aumentado anualmente en cada país debido a los beneficios que producen, como:

  1. Mejora en la prestación de servicios públicos
  2. Eleva el nivel de vida de los ciudadanos
  3. Refuerza la democracia y participación ciudadana
  4. Mejora la rendición de cuentas
  5. Se promueve la autarcía (autosuficiencia económica de una región o municipio para asumir sus responsabilidades, sea por impuestos o servicios)

La mayor parte de los actuales gobiernos del mundo, han comprendido el rol importante de los gobiernos regionales y locales como los más cercanos a los ciudadanos.

*Doctor en Cooperación Internacional. Integración y Descentralización: Los Desafíos del Desarrollo Internacional