lunes 17 enero, 2022
InicioOpiniónDía Internacional de la Tolerancia

Día Internacional de la Tolerancia

62 views

Alejo García Sierra


Nada resulta más atractivo en un hombre que su cortesía, su paciencia y su tolerancia (Cicerón)

La tolerancia es el valor moral de una persona con respecto a su similar en cuanto a ideas, creencias, prácticas o costumbres, indistintamente que se oponga o también sean distinto a nuestras convicciones. De igual forma se estima a la tolerancia como un reconocimiento a las discrepancias humanas, a la variedad de las culturas, a las religiones o las maneras de ser o proceder del individuo. Asimismo, la tolerancia admite opiniones, conceptos o conductas diferentes restauradas en su entorno social, así como en sus principios morales. También, la tolerancia es la actitud de la persona que respeta las opiniones, ideas o disposición de sus semejantes aunque las mimas no coincidan con las propias. Otra acepción  a la tolerancia es lo contrario a las reacciones extremas, violentas, intolerantes y afines de las mismas personas. La tolerancia social es la capacidad de un gobierno o sociedad para evaluar y respetar las preferencias y comportamientos de los demás en una determinada ocasión con los sectores que poseen un trasfondo cultural, étnico o político diferente.

Ante semejante desafío social, las Naciones Unidas se han comprometido a robustecer la tolerancia a través de la comprensión mutua entre las culturas y los pueblos. Mediante ella se reconoce los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los seres humanos. El 16 de noviembre de 1995 los Estados integrantes de las Organización de las Naciones Unidas para la educación, la ciencia y la cultura (UNESCO), tomaron conciencia real con la finalidad de que para obtener la paz en la sociedad es imprescindible adoptar medidas positiva para fomentar la tolerancia. Tal apreciación y decisión es como un “preciado principio” para que los pueblos progresarán en lo económico y socialmente. En consecuencia a ese esfuerzo humanitario firmaron la Declaración de Principios Básicos sobre la Tolerancia. En ella, sostiene que “la tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios del ser humano”.

Le fomentan el conocimiento, la actitud de apertura, la comunicación y la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión. La tolerancia consiste en la armonía de la diferencia. No sólo es un deber moral, sino además una exigencia política y jurídica. La tolerancia es la virtud que hace posible la paz, contribuye a sustituir la cultura de la guerra por la cultura de la paz. Dicha declaración sostiene que la tolerancia no significa conceder o condescender entre opiniones de las personas. En su lugar debe ser una actitud proactiva que respete los derechos universales existentes en cualquier democracia y estado de derecho.

Desde 1995 y en la oportunidad del 125° aniversario del natalicio del líder de la India, Mahatman Gandhi, cada dos años la UNESCO entrega el premio Madanjel Singh para la promoción de la tolerancia y la No violencia. El objetivo esencial es reconocer a las personas, instituciones no gubernamentales y otras entidades que hayan realizado connotadas contribuciones excepcionales y demostrando liderazgo en la promoción y defensa de la tolerancia y la no violencia.

El 12 de diciembre de 1966, la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), según la resolución A/RES/51/95, declaró el 16 de noviembre como el Día Internacional para la tolerancia. A partir de este momento solicitó a la UNESCO contribución y educación con relación a la materia de tolerancia, conjuntamente con otros organismos de la ONU, organizaciones intergubernamentales y no gubernamentales y presentar cada dos años un informe relacionado con la declaración de principios y el plan de acción de seguimiento.

Al considerar que la educación es el medio más eficaz para fomentar la tolerancia, estimó que la difusión de los diferentes derechos humanos que se hallan vinculados a ella, es de gran importancia. Por tanto, la UNESCO ha indicado varios elementos que la impulsan: “Utilizar un lenguaje con la ausencia de calificativos raciales, étnicos o de sexo, lo cual puede fomentarse evitando adjetivos y verbos que prejuzguen la descripción de acontecimientos o personas; la igualdad entre las personas para acceder s los beneficios sociales, a las actividades públicas y a las oportunidades educativas y económicas para todos los grupos, tanto hombres como mujeres, y de cualquier raza, etnia, religión, edad o clase social; el respeto mutuo a la dignidad humana de todas las personas de la sociedad y la igualdad de oportunidades para la participación de las minorías, hombres y mujeres, en el proceso democrático”. De acuerdo a lo expresado anteriormente es indispensable la unión entre todos los sectores de la sociedad para luchar contra la intolerancia; de igual manera es indispensable la cooperación de todos los órdenes de gobierno con el propósito de impulsar y promover leyes sobre educación y derechos humanos para prohibir los crímenes y las discriminaciones contra las minorías.

Unos cuantos pensadores universales han abordado el tema de la tolerancia, entre ellos sobresalen: John Locke, filósofo inglés (1632-1704), quien hizo una de las famosas y clásicas defensas de la tolerancia en su carta sobre la misma en 1685, Voltaire en el tratado de la tolerancia  y en los artículos Fanatismo y Tolerancia de su diccionario filosófico, entre otros numerosos intelectuales.

En atención y consideración a esa efeméride de importancia social, la ONU en la Resolución 51/95, “invita a los estados miembros a que el 16 de noviembre de cada año observen el Día Internacional para la Tolerancia con actividades adecuadas, dirigidas tanto a los centros de enseñanza como al público en general”. Asimismo, manifestó: “La Tolerancia, ni indulgencia ni indiferencia: respeto. Las Naciones Unidas se han comprometido a fortalecer la tolerancia mediante el fomento de la comprensión mutua entre las culturas y los pueblos. Este imperativo está en la Carta de la Naciones Unidas y en la declaración Universal de los Derechos Humanos y es más importante que nunca en una era en que el extremismo y el radicalismo violentos van en aumento y en que se amplíen los conflictos caracterizados por un menosprecio fundamental de la vida humana…” Así las Naciones Unidas han indicado en su carta fundamental lograr la cooperación internacional en la solución de los diversos problemas de índole económico, social, humanitario, cultural en el desarrollo y estimulo del respeto de los Derechos Humanos.

Al conmemorar el Día Internacional para la Tolerancia es importante recordar y ejecutar que el propósito esencial es practicar y alcanzar la comprensión entre las culturas y los numerosos pueblos a sabiendas que desde tiempos remotos siempre ha existido violencia en desmedro de las personas que opinan de diferente forma, hacen esfuerzos para incrementar el respeto, la aceptación y tolerancia. Es decir, la tolerancia reside en respetar las ideas, creencias, costumbres o prácticas de los semejantes que a ciencia cierta las mismas son opuestas a las nuestras. Practiquemos con empeño y fervor la tolerancia con el fin de promover el valor esencial de la convivencia y la paz.

- Advertisment -