domingo 16 enero, 2022
InicioOpiniónEl pintor Paul Gauguin, bisnieto de Bolívar

El pintor Paul Gauguin, bisnieto de Bolívar

308 views

Néstor Melani Orozco

Las obras de Gauguin en el Museo de Orsay, París, reviviendo un mar de existencias y guardando las agonías y los dolores del artista y desde los años eternos, en la manifestación originaria de la sangre del mundo de Suramérica…

1987, de estos momentos, cuando el médico Emiro Aventado fue conmigo a presenciar la Torre Eiffel desde el Palacio de Chaillot.  Y de búsquedas ir al Museo del Louvre. Y entre lo inmenso adentrarnos por sus calles, que son la existencia más sublime de un poema de amor…

Un día nos invitamos a sus barrios. Donde caminamos por aquellos lugares y suburbios de París que nos llevaron a Saint Germain, que aun con su arco milenario mostraba los secretos de los sonidos de los péndulos y la casa del coronel Tristán y Moscoso, el peruano viajero de guerras. Y del secreto de Flora Tristán, donde ella purificante y heredera de la semilla del mar de los incas entre las voces francesas de la gracia del amor secreto que el joven Simón Bolívar concedió a Teresa Lainey de Tristán.

“Horas y días para recordar aquellos años del Liceo Militar Jáuregui, cuando Hildamar de Tesser me narraba sobre los buenos vinos en los suburbios en la capital francesa y de su alborada hablarme de la tierna hija de Bolívar”.

Y entre albas y casas románicas logramos apreciar las voces eternas de la gloria y las pinturas interesantes de los “Nabis” que los simbolistas hacían del barrio en los tiempos del dolor de Paul Gauguin, y más del ajenjo y las locuras en Vicent Van Goth. Y de las lozas aún de aquellas calles grises aparecía el sentido de amor de Teresa Lainey de Tristán, y Bolívar muy joven entre los gritos que pudo describir la rebelión de la Bastilla o las huellas napoleónicas.

Para de ese amor el venir de una hija que se transformó en la primera mujer socialista de Francia. Con los besos aún en las vendimias, los bailes de las cortes y los cafés de aquella ciudad de ensueños…

Más allá de la esquina de Loira, una casa de balcones describe la romántica historia secreta y de poder de Flora Tristán, hija del Libertador de América, en París.

Mientras las primeras lluvias del invierno despedían el otoño. Íbamos en busca de las eternidades de los artistas y entre aquellos momentos se nos apareció la obra de un siglo atrás de Eugene Henri, Paul Gauguin, el pintor del “Cristo Amarillo” y el viajero de los sueños y compañero eterno del postimpresionista, sin oreja, holandés.

Entonces, el hijo de Andre Chazal y Aline Tristán du Chazal, de quien Aline era hija de Flora Tristán y nieta de Simón Bolívar. Queriéndose asegurar que el pintor padre del nabismo francés, llamado Paul Gauguin, es verdaderamente bisnieto de Teresa Laisney de Tristán y de Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar y Palacios.

Años después lo entendí mucho más en los espacios literarios y periodísticos del profesor José Riatto Ciarlo, de aquellas páginas en el rotativo de la Caracas de Miguel Otero Silva. En los testimonios de Germán Arciniegas, en su obra: “Los hijos secretos del Libertador”, describe esta herencia infinita.

En Mérida, cuando lograba hacer mi mural en el Palacio de Mujica Millán, allí, junto a un visitante e intelectual, Carlos Noguera, recordamos aquellas memorias del arte en los misterios de Bolívar, bisabuelo del inmenso pintor de las “Mujeres de Tahití”.

Y el poeta César Vallejo habla en unas de sus anotaciones sobre la importancia de Flora, Celestina Teresa, Enriqueta Tristán y Moscoso era hija secreta de Bolívar y heredera de la nobleza peruana concebida en París.

Mas Arturo Úslar Pietri hace las afirmaciones humanas de una mujer que levantaba al pueblo, escritora y defensora socialista del feminismo francés. Y dice de ser bisabuela del pintor…

Así vinieron aquellos encuentros de las tabernas donde Gauguin atravesó sus sueños y se hizo poeta de colores sagrados y de la heredad del padre de América.

En los preciosos apuntes que el pintor colombiano José María Espinosa hace a Bolívar, enfermo en Santa Marta, Colombia, se descubre la interesante presencia de los rasgos en su bisnieto, el pintor francés…

Nicoli Avril, la escritora gala, en su obra “La Parda Morena”, habla de la afinidad de Bolívar, de ser el bisabuelo del legendario artista de las locuras de Montmartre o de Saint Germain, del “Quar Latan”, entre los imaginarios cercanos a Camile Pizarro, al poderoso Édgar Degas y desde San Dennis verse con el venezolano Emilio Boggio y a la más sublime de las historias del romanticismo de los viajes de Bolívar, muy antes de casarse en Madrid, en 1802, con María Teresa Rodríguez del Toro.

Paul Gauguin vivió muy joven en Panamá.  Y una de sus hermanas se casó con un rico mercader colombiano de Cartagena. Gauguin trabajó en las construcciones del Canal. Vivió en Brasil y muy de tiempos se asentó en la Polinesia francesa, donde hizo de su inmensa obra todos los elementos consagrados a su escuela, muy después del Impresionismo.

Cuando retornó a París le vieron harapiento y colocaba carteles para ganarse la vida.

Decidió volver a la Polinesia del Pacífico, donde terminó sus años entre su enfermedad…

Así entendimos aquellos días viajeros, de quien íbamos desde Barcelona, catalana, en España, hasta Francia, para descubrir los hermosos secretos de la pintura.

Y de detenernos a estudiar en sus obras: “Las Mujeres de la Polinesia”, “Orana Maria” “De dónde venimos”, y saber de su mundo de universal hacedor del arte de Francia.

El bisnieto de Bolívar nació en París, el 7 de junio 1848.

Y falleció en Tahití, el 8 de mayo de 1903…

Y de las cartas de amor, el joven patriota hizo de su existencia la eternidad de una novela.

Bolívar, bisabuelo de Paul Gauguin…

Así, este recuerdo de Saint Germain, donde están las presencias de un sueño con este azul y gris que hace a París vivir en cada memoria del alma…

Con los violetas de las eternidades…

_______________________

*De mi Libro.

“VIAJEROS DEL TIEMPO”

_______________________

(*) Artista Plástico.

Cronista de La Grita.

Premio Internacional de Dibujo “Joan Miro”-1987, Barcelona,  España.

Maestro Honorario.

Doctor en Arte.

Premio Nacional del Libro-2O21.

- Advertisment -