En REPELENCIAS 175

136

Eso de las elecciones siempre ofrece alegrías y tristezas para los protagonistas de la lucha democrática. Unos ganan y respiran aliviados. Todos dicen que su estrategia resultó fundamental para el triunfo. En el lado contrario, salen los acusadores de oficio reventando y pontificando sobre tal o cual actitud del derrotado. Desde el año 1973 he sufrido y gozado con estos resultados tan diferentes en cada oportunidad. Hasta los corinos esgrimieron sus razones para no participar. Eso es la democracia, paisanos.

7 cajas de pelotas se consumen aproximadamente en cada juego de béisbol. Y las pone el equipo de casa. Por eso es que enesos partidos cada esférica se pierde en un piconazo o de foul. En el club Latino el manager Gerardo Colmenares ha salido a buscar pelotas hasta en la azotea de mercado del frente. Qué tacañería, amigos peloteros.

Epa, ¿qué pasaría con aquellos diputados indígenas?  Parece que quedaron como los enemigos del papá de supermán en Kriptón, a quienes  enviaron a la zona fantasma para nunca más volver. Es un caso interesante para estudiarlo en casas de estudio superiores del planeta Tierra.

Iván Salas se comió su sopa de arveja con ganas. Hay que repetir esta sabrosura, carretico.  El economista de Pregonero celebró sus 70 añitos con sus panitas de siempre. Es cosa de hacer de estas fechas algo especial para disfrutar de manera criolla y sabrosa el evento. Orlando Vargas, Orestes, Joseito y el cubo de Don Ismael nos arrejuntamos en el hotel Sancho de La Concordia para  aliñarle el suculento plato con mucho cilantro, quemadera y cambure negro.

Nuevo gobierno y nuevos representantes del Ejecutivo regional. Ruego a Dios para que  la Gobernadora  ponga en esos cargos a gente que sepa de lo que se trata cada responsabilidad asumida. Experiencias anteriores nos dan luces de lo que no se puede hacer en esa materia.

La experiencia venezolana en Las Grandes Ligas empezó un 23 de abril de 1939, cuando un lanzador alto y fuerte llamado Alejandro Carrasquel empezó su pasantía con los Senadores de Washington contra los Yankees de Nueva York. Tenía 26 años de edad. Lo demás es historia grande y hermosa.