lunes 6 julio, 2020
Inicio Opinión Hora de Reflexión | Venezuela: revolución social 3.0

Hora de Reflexión | Venezuela: revolución social 3.0

242 vistas

Alfredo Monsalve López


Para poder abordar este tema, debemos analizar, sin lugar a dudas, el concepto de revolución. Pues, según el DRAE (2009) que ya conocemos, nos dice: “Cambio brusco y violento en la estructura social o política de un estado, generalmente de origen popular…”. Continúa con otra definición: “Cambio total y radical, transformación completa…”. Pues si nos atenemos a lo que hemos experimentado en más de dos décadas, Venezuela se vive una revolución. Echemos una mirada al pasado para entender el presente. ¿Recuerdan el fallido golpe de Estado de 1992 que intentó ejecutar el difunto presidente Hugo Rafael? Desde allí se iniciaría una revolución en nuestro país. ¿Qué se buscaba?: un “cambio brusco y violento” en la sociedad. Hubo violencia (incluso, con tanques de guerra). Hubo decenas de muertos. Desde allí la sociedad empezó a cambiar. Como dicen los expertos en estos menesteres: “apareció el mesías”. El difunto intentó cambiar el rumbo que llevaba el país en todos los órdenes. Porque cuando militares (son los que ejecutan esta acción) dan un golpe de Estado, es para cambiar el ritmo social. Pues bien. Lo que ocurrió después, con las verdades y mentiras, ya las conocemos. Mucho se ha dicho y escrito como para un compendio literario.

A ver. Ubiquémonos ahora en estas dos últimas décadas. Veamos como llega Maduro a Miraflores. Miremos por un momento lo que poseíamos (incluso, antes de su arribo al poder), y lo que hoy tiene Venezuela: miseria, calamidades (y no es por la pandemia), violencia, hambre, y el listado se pierde de vista. Tampoco voy a detenerme en la historia presente, porque también la conocemos y, como mentaba mi abuela Candelaria González, “la vivimos en carne propia”. No estoy inventando el agua tibia. Es decir, estamos en una verdadera revolución. No hay otra. Arriba, en el segundo concepto del DRAE, lo señala: “Cambio total y radical, transformación completa”. Y muchas veces hemos escuchado a Maduro vociferar “…vamos a radicalizar la revolución…”. Y eso es lo que tenemos y, al parecer, tendremos por muchos años. Sin temor a equivocarme, vivimos una revolución, y además, con revolucionarios. Aunque a muchos no les parece. Pero hay quienes apoyan o siguen el proceso revolucionario (sin comillas). Aunque, para alegría de millones de venezolanos, según algunas pocas encuestas (éstas también han tendido a desaparecer), señalan que el porcentaje de los que la apoyan, es muy pequeño. Claro. ¿Quién se anota en esta calamidad que estamos experimentando?

Todas las características de una revolución social de corte comunista, están presentes. Ya lo decía el fallecido dictador cubano Fidel Castro Ruíz: “…el socialismo es comunismo…”. Ahora, busque usted en nuestra Carta Magna proceso revolucionario. Ni de vaina aparece. Que por cierto, lo de la “constituyente de maduro” (como muchos la llaman), al parecer pasó a la historia. Ya no se habla de ella. Tal vez hayan entendido que una Asamblea Nacional Constituyente, tal como lo señala la CRBV en su artículo 347, el cual reza: “…redactar una nueva Constitución”. Todavía Maduro y algunos jerarcas, blanden el “librito azul” a placer, incluso en cadena nacional. No entiendo. Claro, se trata de radicalizar el proceso a como dé lugar. No hay otra alternativa. De hecho, el mismísimo abogado constitucionalista y además profesor universitario, Hernann Escarrá, afirma que esta “constituyente” solo trata de realizar cambios o reformar algunos artículos. Si nos vamos a la CRBV, podemos ver que se trata de una total falacia. Es decir, y tomando en cuenta lo que señala el DRAE en la segunda definición, al inicio en este artículo de opinión, tenemos una revolución social en grado 3.0, en vivo y en directo. Y en 3ra dimensión. Punto. Queda abierto el debate sano y además, con mucha paz.

[email protected]

@monsalvel

- Advertisment -