lunes 29 noviembre, 2021

La paz

44 views

El valor más grande de la raza humana es llevar la vida sin agresiones, resolviendo las diferencias por las vías pacíficas. La diplomacia para la paz, la convivencia en el respeto.

De cara a las sangrientas mortandades producidas en la historia humana y la experiencia reciente de los países en largas guerras del Medio Oriente, lo que ha ocurrido por años aquí mismo, cerca de nosotros, en Colombia, nos da idea del daño y las secuelas que deja por generaciones la destrucción y el intento de resolver diferencias por la fuerza. Las diferencias del presente requieren enmarcarse para su solución en términos de sentido común, de vida, no de destrucción.

La recurrencia a intervenciones externas no es marca de Venezuela, algunos pretenden justificarse de una manera desfasada e ilógica, comparando la situación presente con las guerras de Independencia y la recurrencia de Simón Bolívar al Imperio Británico, circunstancias totalmente disímiles.

Es entre venezolanos que hemos de resolver diferencias y necesariamente de manera pacífica, conviviendo en las diferencias, hasta lograr la paz. El camino de traer para Venezuela los métodos ensayados en Nueva Granada no tiene sentido. Allí, después de miles de muertos del pueblo colombiano, debieron sentarse a buscar un acuerdo a través del diálogo civilizado.

Mucho menos tiene sentido el asesinato como forma de tomar el poder, el asesinato del presidente, que es en los términos de nuestra ley un magnicidio, por lo que su propósito encierra, no es forma propia de nuestro pueblo, de nuestra cultura.

Recuerda con desprecio nuestra memoria a Urbina y a Delgado Chalbaud, como un lunar en la historia de Venezuela. Estamos obligados a la paz, estamos obligados al encuentro, a ganar y mantener la hegemonía con el afecto mayoritario de nuestro pueblo.

Eso implica buen gobierno, que al decir de Bolívar significa sencillamente dar a nuestra gente la mayor suma de felicidad, la mayor suma de estabilidad posible. Todos estamos obligados para ganar la paz.  (Francisco Arias Cárdenas) /[email protected]

Artículo anteriorPortada 13-11-2019
Artículo siguienteA la zaga de la escuela
- Advertisment -