miércoles 3 junio, 2020
Inicio Opinión La universidad: ¿otro ataúd de cristal?

La universidad: ¿otro ataúd de cristal?

no views

No es fácil abordar un tema sobre el cual podamos expresar nuestra opinión. Principalmente cuando en el planeta tierra se vive una situación, desde todo punto de vista, nadaseductora. Me refiero en lo social, en lo político y en lo económico. Es decir, el modus vivendi que experimentamos millones de ciudadanos no es nada halagador. En otras palabras, y como decía mi padre Andrés Monsalve: “la vaina no es cuento de caminos”. Hasta hace algunos años, quien este artículo escribe,todos los domingos me dedicaba a leer, por largas horas, un gran número de periódicos nacionales y regionales(muchos ahora desaparecidos). Es una obligación como ciudadano, enterarnos de lo que acontece en nuestro país y fuera de él. Es una obligación.

Cada domingo leía los titulares y me encontraba que, en un gran porcentaje, la información que nos “bombardea” la prensa dominical – uso comillas, porque esa palabra suena como a guerra y pienso que debe salir de nuestro léxico-, se refería a problemas socios políticos. Es decir, los titulares y sus contenidos abordaban temas un tanto repetitivos. Por ejemplo: las invasiones a posesiones privadas, secuestros exprés, trancas de avenidas por protestas de compatriotas que reclaman viviendas dignas, o que le arreglaran las vías que desde hace años no le hacen un “cariñito”, o que le han asesinado a un familiar o amigo; derrames petroleros que causan daños al ambiente natural y al mismísimo ciudadano; que los oligarcas y burgueses quieren gobernar al país; que los poderes de la Nación (llámese Contraloría General, Consejo Nacional Electoral, Tribunal Supremo de Justicia, Defensoría del Pueblo, Fiscalía, la mismísima Fuerza Armada Nacional,y ahora la Asamblea Nacional), dizque están subsumidos en el pensamiento revolucionario gubernamental; que cada día se viola la Carta Magna; en fin, las noticias eran cada vez más conducentes al escepticismo de millones de venezolanos.

Hoy la cuestión es mucho peor. Máxime cuando se aborda el tema educacional. Máxime cuando, de un plumazo, el régimen quiere eliminar la autonomía universitaria. Máxime cuando la casa que vence las sombras se haya obstaculizada de pies y mano para defender sus derechos constitucionales. Revisemos los casos que se expanden por todas las universidades autónomas venezolanas: asaltos, robos, destrozos, abandono total, toma de espacios por “colectivos”, fuga de talento a otras naciones, presupuesto para su funcionamiento deplorable, salario docente miserable, el etc. se pierde en el horizonte académico. Alguien comentaba que el TSJ tomaba tal decisión en contra de la autonomía, porque el régimen nunca ha ganado, en buena lid, una elección en ningún espacio universitario. He allí la clave del poder omnipotente.

Pero, a “moche y troche” invadir la autonomía universitaria, es señalar los colmillos de la ignominia. Los países considerados democráticos en el orbe, son sinónimo de progreso. La razón de ser universidad autónoma es ver las cosas con un cristal transparente. Lo contrario es ceguera, y ésta, sin un guía consciente y con visión de desarrollo, conduce a más miseria, más anarquía y más sumisión. Menos progreso. Más “bochinche”, como mentaba Don Francisco de Miranda. Las universidades son sinónimo de progreso, de sana competitividad, de tranquilidad, de sosiego, de armonía, de producción de conocimiento pleno. Si este modelo de régimen continua por el sendero que arrastra desde hace más de 20 años, pues, Venezuela y sus universidades se ahogarán en el mismísimo pozo lleno de fracasos.Es hora de quitarse el antifaz con este modelo retrógrado (todos lo señalan así), para que la Venezuela que siempre hemos soñado, sea grande, próspera, fraterna, inigualable. No hay nación productiva cuando sus universidades son agredidas y frenadas.Hoy observamos la vestidura que lleva puesta la universidad venezolana, como la mortaja dentro de un ataúd de cristal: todos la ven inerte y solitaria, pero nada dicen. La dejan a su suerte. Se abre el debate pues. //Alfredo Monsalve López

[email protected]

@monsalvel

Artículo anteriorNoche de Ronda
Artículo siguienteKickingball prepara Temporada 2020
- Advertisment -