Llegó el comunismo

201

Desde la promulgación de las 5 leyes del estado comunal, en las que se define que el objetivo es la construcción de la sociedad socialista, estableciendo como es la nueva geometría del poder centralizado con instancias de participación controladas para cumplir el rol de partido único desde sus movimientos sociales en esas instancias; y al revisar los contenidos de los lineamientos de la economía comunal, donde surge la propiedad social sustituyendo la propiedad privada y el trabajo es sustituido por el colectivismo y el voluntarismo obligado. Pues no me quedó nunca duda que nos dirigíamos al establecimiento del modelo que fracaso y ha seguido fracasando donde se ha impuesto, el comunismo.

Posterior a esta etapa legislativa, le siguió otra, al parecer leída por muy pocos, los planes de la patria, convertidos  en la guía programática de cómo lograr la implantación de la sociedad socialista y el cambio de costumbres y modos culturales para adecuar a la sociedad al nuevo modelo y hacerlo de forma progresiva.

Luego la convocatoria constituyente con la nueva manera de votar, conforme al cual, gana la minoría y no la mayoría, por efecto del voto por listas cerradas de sectores afectos a la revolución y el establecimiento del voto múltiple e indirecto, controlado, era indicio suficiente de que cambiarían la constitución, luego de decidir que no se someterá a referendo popular para su aprobación sabemos entonces con certeza de que si aprobaran una nueva constitución comunal, o más específicamente una constitución comunista.

Existen elementos que caracterizan al comunismo; uno de ellos es el genocidio  (el sometimiento forzoso a condiciones infrahumanas que tengan como consecuencia la muerte) , en Venezuela el cierre de los servicios de salud por falta de insumos, por escasez de medicinas de bajo y alto costo, la imposibilidad de encontrar medicamentos para enfermedades que conducen a la muerte, puede ser considerado como un acto genocida, en razón a que las condiciones de salud de la población antes estuvieron siempre garantizadas y hoy es casi imposible, en razón a políticas establecidas por el gobierno. La desnutrición en la pérdida de peso es otra circunstancia que nos conduce a la vida infrahumana.

Pero en el comunismo todo es del Estado, todo, incluida su casa. Las políticas económicas de destrucción de la actividad privada tienen por cifras el cierre de más de 600 mil empresas, en Venezuela quedaran unas 10 mil empresas. Que correrán la suerte de las anteriores el cierre o la estatización. No para que el estado las ponga a producir, no, las cierra en razón de que en el comunismo no existe actividad privada. Por ello al salto cuántico del aumento de salario, unos se alegraran, pero es un caramelo de cianuro, es más el desempleo que generara y con ello el cierre de comercios pequeños y actividades como las de conserje. Luego que el gobierno asuma los tres meses de pago de la nómina del sector productivo, vendrá su estatización.

La crisis de hambre tiene que ser real para que el gobierno someta al ciudadano a su dependencia, por ello la escasez de alimentos y de todo; dominación por hambre.

Pero para racionar y tener control del ciudadano tiene que contar con un instrumento para ello, que le permita saber cuántos están sometidos al racionamiento. En Cuba es la libreta de racionamiento, y en Venezuela es el carnet de racionamiento mal llamado de la patria.

Actúa con violencia el gobierno cuando obliga al ciudadano a hacer un acto que no quiere, inscribirse en el carnet. Tiene para la revolución un valor superior a la cedula de identidad, ya que el que se inscribe tiene beneficios del racionamiento. De ahí el famoso subsidio de la gasolina, que no es otra cosa que un racionamiento de gasolina, el subsidio lo eliminara progresivamente en dos años, y el racionamiento subsistirá.

Falta mucho por escribir, pero para terminar este artículo, solo mencionar dos cosas, faltan que publiquen la nueva constitución y con ello, la nueva geometría del poder e institucionalidad, borrando gobernaciones y alcaldías, hoy prácticamente inexistentes por falta de presupuesto y competencias; y la eliminación de la propiedad privada, su casa será suya mientras viva en ella, si al morir ninguno de sus hijos la ocupa pasa a ser del Estado.

Esta explicación no tiene el propósito de estimular que usted emigre, no, tiene el propósito de que este claro del adversario y luchemos. Dios bendiga al Táchira y a Venezuela. (Carlos Casanova Leal)