miércoles 29 junio, 2022
InicioOpiniónPandemia: aprendizaje de dolor

Pandemia: aprendizaje de dolor

60 views

Gustavo Villamizar Durán

En medio de la pandémica circunstancia que sacude al mundo y su gente, nos hallamos en un trance de difícil comprensión dada la potencia de su mortífera acción. Vivimos en toda su plenitud una circunstancia que la psicología conceptúa como  propicia al aprendizaje de dolor, es decir, aquel surgido de hechos impactantes a la sensibilidad humana, que nos confronta con el sufrimiento, la tragedia y  la muerte. Las más de las veces son indeseables, dolorosos al fin, pero no exclusivamente eso. Las circunstancias de dolor se caracterizan por un momento de shock profundo,  zozobra intensa, severa confusión mental y desvarío, que acompaña los acontecimientos inesperados, inexplicables, insólitos. Pero, como reacción de aliento, equilibrio, sanación, el horror de la fase  inicial, la conmoción, en ocasiones acompañados por conductas de huída, de negación,  derivan a una suerte de estado depresivo que  fuerza a la reflexión, a buscar razones, a hurgar en los hechos intentando arrancarles  la explicación de los acontecimientos sobrevenidos.  Es ahí donde surgen, en coyunturas de sopetón, desde la penumbra del desconcierto, en la revelación cruda de la realidad, los aprendizajes que poco a poco sedimentarán para generar transformaciones a veces de raíz en los modos de vivir y convivir de los seres.

Es eso lo que hasta ahora puede advertirse en medio de un fuerte desatino, aun cuando hallan aparecido no pocos intentos tempranos de explicación, más de uno tocado por la jactanciosa tendencia a la profecía. Hay diversas manifestaciones y respuestas, hay negación, soluciones extremas y racionalidad. Dentro de tales  expresiones podemos hallar algunas señaladas por la psicóloga suiza Elizabeth Kubler-Ross, para los casos de aflicción, tratándose entonces de respuestas de negación, de resistencia o huida,  provenientes de mentes rígidas, estólidas, insensatas,  las cuales manifiestan cosas como: eso no va a ocurrir, no es tan letal como dicen, se trata de una “gripesita”, estas gentes resisten como las ratas, son simples alarmas, otras epidemias han matado más, ese virus se acabará cuando empiece el calorcito y demás, como la búsqueda de culpables que les ayude a evadir responsabilidades, hasta aquellos que en medio de la tragedia, optan por sancionar y perseguir a quienes logran evidentes resultados actuando responsablemente, en una suerte de castigo absurdo que solo busca esconder los desastres de su pésimo proceder.

Pero también, a no negarlo, han estado presentes mentes agudas que se esfuerzan por tratar de develar las circunstancias pandémicas e intentan atisbar su desenvolvimiento y desenlace, procurando aportar elementos para el análisis y la discusión. Entre estos hay quienes anuncian desde ya transformaciones planetarias de fondo, el derrumbe del capitalismo, la caída del poder financiero, la reconfiguración de los polos  de poder, la conformación de un mundo multipolar y solidario, la construcción de un nuevo modelo económico con características de equidad e inclusión, la consolidación de modelos productivos sustentables, la preservación de la vida y el planeta, la consolidación de novedosos estados-nación, la renovación y reforma del derecho internacional, el surgimiento de una humanidad más humana  y otras propuestas, muchas de las cuales no dejan de ser interesantes y atractivas.

Sin embargo y he aquí el pero, parece pronto para asomarse a nuevas realidades, por cuanto resulta por demás evidente que la tragedia no terminará pronto y no ha mostrado toda su fuerza destructiva y de dolor. Igualmente, es fundamental tener en cuenta que los grandes poderes dueños del mundo, no cederán fácilmente ni se conformarán viendo el derrumbe de su gigantesco poderío. Finalmente y por añadidura, lo hasta ahora observado va indicando que aquello que surgirá al final de la pandemia puede tener dimensiones tan diversas e innovadoras imposibles de analizar o interpretar con los dispositivos y herramientas del conocimiento vigentes hasta ahora. Será necesario esperar, entre otras cosas, por la decantación del aprendizaje de dolor que brote, sin duda, de esta trágica experiencia mundial.

- Advertisment -
Encartado Publicitario