Opinión

Pasión por la Vida

8 de abril de 2024

145 vistas

Julieta Cantos

Interconectividad espacial

Venezuela siempre se ha distinguido por la calidad de su plan de vialidad, y el de San Cristóbal -en particular- ha sido considerado como uno de los más racionales y previsivos. La gran limitante para la capital del Táchira y sus alrededores es la composición de sus suelos, mayoritariamente arcillas expansivas, lo que hace su mantenimiento costoso y necesariamente permanente, pero sobretodo hace imprescindible que el diseño y construcción de las vías principales o secundarias sea muy cuidadoso, bien trazado, bien drenado y asentado…o se convertirá en un dolor de cabeza. Las más evidentes y pruebas de ello son la carretera La Pedrera-San Cristóbal, y más recientemente la vía de acceso a San Cristóbal, la cual desde sus inicios fue mal concebida; la vía San Cristóbal-Rubio; o la famosa autopista San Cristóbal-La Fría, necesaria, mal asentada, peor drenada y aún inconclusa.

Pero la reflexión de hoy no se trata de hacer un recuento de nuestra vialidad, sino de significar la importancia de planificar un sistema de transporte que enlace y comunique al país entero, interconectando a sus regiones, y por supuesto a sus centros urbanos (capitales, ciudades, pueblo).

Para ello es fundamental, redefinir, nuestro sistema de ciudades, de manera clara y jerarquizada por rango de población, actividad económica, referentes geográficos y turísticos, entre otros.

Un sistema de ciudades implica que las ciudades que lo conforman son interdependientes, por lo que un cambio significativo de sus características incide y puede alterar las estructuras urbanas de las otras.

Hago esta acotación, porque no se puede decir a la ligera cuales son las ciudades más importantes en un país sin mencionar el criterio que se usa. Una ciudad puede ser la más importante por su aporte al producto interno bruto nacional, o por su condición geográfica ya sea por ser ciudad fronteriza o turística, o por ser la que mayor población concentra debido a los servicios que presta o simplemente por ser la ciudad capital. Todo ello lleva implícito un factor político, económico o social…y también geográfico lo cual incide en lo estratégico.

Estamos llamados a manejar de forma integrada los indicadores. Los planificadores deben actualizarse y adaptarse a nuestras realidades actuales. Las propuestas deben adecuarse. No se puede decir por ejemplo que Maracaibo, o San Cristóbal, o la región central (Valencia, Maracay, Barquisimeto), o el oriente, o Puerto Ordaz, son las ciudades más importantes. Cada una ejerce una singular jerarquía.

De allí la importancia de consolidar las ventajas competitivas de cada centro urbano, fortaleciéndolas y dándoles autonomía operativa. De allí también la importancia de la interconectividad espacial a través de sistemas de transporte inteligentemente diseñados que permitan desplazamientos rápidos, eficientes y cónsonos con los cambios climáticos.

Seguir planteando para esta interconexión grandes autopistas de 4 carriles, que implican entre otros, costos inmensos, el fortalecimiento del automóvil individual como modo de movilización sobre esa supra estructura, es irracional e irresponsable. Debemos dirigir la mirada hacia el sistema nacional de ferrocarriles para el transporte de carga y de personas, de alta velocidad, basado en el desarrollo y utilización de nuestra industria siderúrgica, para la elaboración de rieles y vagones, con paradas racionalmente estudiadas, creando la posibilidad de desarrollar una industria basada en tecnología propia, copiando y aprendiendo de la aplicada en otros países, como China y Alemania,  que ya han implementado –desde hace tiempo- su “tren bala” con tecnología nacional. Modificando menos el medio ambiente, sustituyendo el desplazamiento masivo versus el individual, con altos niveles de seguridad (así lo señalan las estadísticas internacionales, reflejando menor cantidad de accidentes). Se desplazan con energía eléctrica, manejan el principio de repulsión magnética y más recientemente han incorporado baterías de litio…Podríamos investigar en el mayor uso de energía solar para su desplazamiento –aprovechando la ventaja de nuestra condición de país tropical-. Nos podríamos convertir en un país bandera. Paralelamente rescatar las carreteras y autopistas existentes (inversiones ya ejecutadas), colocando peajes altos para quien quiera mantener su comodidad individual, a través de su vehículo particular.

Es tan sencillo como definir hacia donde queremos dirigir nuestras inversiones como país, y cómo paralelamente generamos tecnología propia… O sea, lo que se llama independencia tecnológica, contribuyendo a modificar menos el medio ambiente siendo menos invasivos y menos contaminantes.

Comentarios bienvenidos a: [email protected]

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse