lunes 6 julio, 2020
Inicio Opinión Política exterior de Venezuela

Política exterior de Venezuela

106 vistas

El manejo de las relaciones internacionales es un área y una especialidad que la mayoría de países democráticos tratan con extremo cuidado. Venezuela se ha caracterizado durante toda su vida democrática por pertenecer a organismos y organizaciones internacionales que se han ido creando en él, como fórmula para alcanzar el desarrollo social y económico de los naciones, para promover y mantener la paz en un mundo más justo.


Alejandro Bautista González

Nos encontramos frente a este sistema internacional con una creciente interdependencia, donde se entremezclan factores de confrontación e integración. Latinoamérica, y Venezuela dentro de ella, no puede estar ajena a este proceso de mundialización que demanda inmensos desafíos a nivel local, sectorial, nacional, regional, hemisférico y global, que impone, además, nuevas iniciativas en las relaciones entre los Estados.

Venezuela, en su condición de país andino y de país caribeño, con un frente Atlántico y de país amazónico, debe tener una actuación privilegiada en el contexto hemisférico regional, tomando en cuenta que en ese mismo espacio interactuamos con la principal potencia regional y mundial. Asimismo, disponemos de una inmejorable posición estratégica continental, ciertamente envidiable que nos conecta con importantes centros de poder y fácil alcance de los grandes mercados mundiales.

Hoy la realidad internacional se caracteriza por su dinamismo, complejidad e incertidumbre. El escenario mundial ha sufrido grandes cambios desde el derrumbe del sistema soviético con sus repercusiones globales, regionales y nacionales. En Venezuela, con la aparición del “chavismo” y “el socialismo del siglo XXI”, el país entero sufrió un colapso desastroso, que de “país rico” paso a ser un “pobre país” que ocupa los últimos lugares en cualquier ranking mundial que se le cite; y en materia de política exterior, es digno de estudio por habernos aislado de las relaciones tradicionales con algunos países como Estados Unidos y Colombia, o excluido arbitrariamente de un importante mercado subregional como la Comunidad Andina de Naciones (CAN), a la cual debemos retornar necesariamente por tratarse de un mercado natural, de extraordinaria importancia. “Es inaceptable que, después de avanzar en el proceso de integración andina durante más de 32 años, y, alcanzar en el 2008 un intercambio comercial en el orden de los 8.000 millones de dólares, el entonces presidente, Hugo Chávez, retira a Venezuela de la CAN, sin existir razón económica, social o geográfica”. (A. Bautista. PROYECTO PAÍS Venezuela Reconciliada…Vía Constituyente. MID.2014, pág.107 y 108).

En consecuencia, observamos cómo en la sociedad del presente las ideologías son revisadas, las alianzas reestructuradas, las fronteras rediseñadas, nacen nuevas identidades grupales y se le otorga verdadera importancia a la necesidad de cooperar simultáneamente con la convivencia de conflictos de tipo antagónicos.

La política exterior de la Venezuela actual no se corresponde con los postulados de amplitud e interrelación, pretendidos por los demás países del mundo libre. Debe ser reajustada y orientada en un espíritu de convivencia y democracia. En ese sentido, el ya aludido Libro PROYECTO PAIS sostiene: “Las Relaciones Internacionales se definen con base en principios cuyas acciones se orientan al logro de los objetivos e intereses de la Nación, caracterizada por ser democrática y soberana, que requiere y garantiza reciprocidad, cooperación e integración, al resto de los países del mundo.”(pág. 105).

El próximo gobierno a elegirse democráticamente para regir los destinos de Venezuela, deberá considerar, entre otros, las siguientes premisas en materia de Política Exterior:

  • Revisión de convenios y acuerdos suscritos por Venezuela con otros países, a partir de 1999.
  • Las relaciones entre Colombia y Venezuela deben estar basadas en la cooperación y la política del buen vecino, y serán objeto desde el poder nacional de políticas de Estado, que aceleren su desarrollo de gran frontera binacional común.
  • Reincorporar a Venezuela a la Comunidad Andina de Naciones CAN.
  • Restablecer la soberanía de Venezuela. Redefinir los convenios petroleros con Cuba, países del ALBA y los convenios mineros y energéticos, suscritos con China, Rusia, Irán y otros países, los cuales deber ser objeto de un minucioso examen y análisis.
  • Acelerar y concretar el finiquito de problemas y reclamaciones existentes con otros países. En el caso de la Zona en Reclamación del Esequibo, en litigio con Guyana, acordar un definitivo arreglo, justo, entre las partes y poner fin así a 200 años de controversia.

*Doctor en Cooperación Internacional, Integración y Descentralización: Los Desafíos del Desarrollo Internacional

- Advertisment -