Reflexionar

82

Parte I

Durante todo el trayecto que conduce al “Valle del Espíritu Santo” de La Grita o la “Atenas” del Táchira, la postura de conocimiento está orientada en “mirar-admirar-disfrutar” y, por tanto, “hacer manifiesta la naturaleza de esta realidad”. Maravillosa realidad sintetizada en la sublime y mística expresión bíblica “Alfa y Omega”.

La conmemoración del “Santo Cristo” de La Grita como patrono del Táchira en sus  409 años, permite sin lugar a dudas una revalorización de la dimensión humanista, espiritual, emotiva y definitivamente existencial: todo en la vida, por muy sencillo o imperceptible que sea, posee una intencionalidad (consciente o inconsciente) hacia la construcción de una identidad y consecución de la unidad, por lo que constituye una vivencia o experiencia, que en esencia es soporte del conocimiento humano…

Parte II

“La conciencia es el mejor juez que tiene un hombre de bien”. José de San Martín.  “No es posible despertar a la conciencia sin dolor”. Carl Jung. “Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante; y el que comprendiendo no actúa, tendrá lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra”. Rodolfo Walsh. “El miedo nos gobierna. Esa es una de las herramientas de las que se valen los poderosos, la otra es la ignorancia”. Eduardo Galeano.

“Cada vez que te encuentres del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar”. Marc Twain. “Para conservar el equilibrio debemos mantener unido lo interior y lo exterior, lo visible y lo invisible, lo conocido y lo desconocido, lo temporal y lo eterno, lo antiguo y lo nuevo”. John O’ Donohue. “Sigue adelante. Aunque no estés convencido, sigue adelante; los designios de Dios son inescrutables, y a veces el camino no se ve hasta que uno echa a andar”.  Paulo Coelho.

“Un cosa es cumplir el propósito de Dios, y otra muy distinta es utilizar el nombre de Dios para cumplir mis propósitos”. Adrián Rogers. ”Que llegue quien tenga que llegar, que se vaya quien se tenga que ir, que duela lo que tenga doler…que pase lo que tenga que pasar.” Mario Benedetti. “Seguir cuando crees que no puedes más es lo que te hace diferente a los demás”. Rocky Balboa. “El pasado no nos dirá lo que debemos hacer, pero sí lo que deberíamos evitar”. J. Ortega y Gasset.

Parte III

En Venezuela “no se paga nada” por cada litro de gasolina,  el cual representa un “subsidio regresivo”: para algunos en formato de regalo; para otros un medio de subsistencia,  pero para los que están en la “jugada”, un negocio lucrativo con extraordinaria ganancia especulativa con costos monetarios irrisorios,  que incluso hasta podría favorecer actividades tanto ilícitas como legales. Con el agravante que está implantada la dictadura de la anarquía, el vacío de autoridad y la usurpación de funciones de orden, respeto y seguridad, debido a que términos generales, cada quien hace lo que quiere, como quiere y donde quiere.

Para el caso venezolano, puede afirmarse que dos factores claves en el proceso de “megahiperestanflación”, están relacionados con la política de precios controlados, regulados o acordados y a la continua emigración de nuestra población económicamente activa (prospectos, talento humano y profesionales).

¿Será que se tiene que liberar el precio de todos los productos y llevarlos al que rige en el mercado? ¿Será que lo irrisorio que se paga por los  servicios públicos, como agua, aseo, luz, etc., debe ajustarse a la realidad? ¿Será que se debe investigar a todas las personas que hicieron uso de las divisas asignadas para derrocharlas y enriquecerse indebidamente?

“Emigro a otro país, pero me doy cuenta de que bien vale quedarse en Venezuela si en verdad la queremos recuperar. Algunos dicen que regresan cuando todo se acomode, pero nada se va arreglar a favor si todos nos vamos…”

Se sigue pensando que al día siguiente  todo será igual de maravilloso como antes, pero nada nada más ilusorio que eso. El día después es cuando los venezolanos realmente nos vamos a dar cuenta de la cruel realidad que nos tocará enfrentar. No hay marcha atrás, a menos que se cambie de pensamiento y proceder. Pero todavía falta mayor estremecimiento, antes de lograr esa conciencia social mínima necesaria…

¿Por qué no realizar una cumbre entre el presidente Trump y el presidente Maduro? ¿Por qué no propiciar  una reunión entre los presidentes del Poder Ejecutivo y Poder Legislativo a nivel nacional? ¿Por qué no parar esta conflictividad política que a lo único que nos lleva es a una mayor tragedia y calamidad a todos, dentro y fuera de nuestra frontera?

Fuente: “Perspectiva Económica y Académica Contemporánea”. UNET. Años: 2018-2019. * Pedro Morales. Docente Universitario. pmoral@unet.edu.ve; @tipsaldia|