sábado 22 enero, 2022
InicioOpiniónREPELENCIAS 180

REPELENCIAS 180

120 views

Silverio Pérez y Manolete montaron la fiesta en la plaza de toros de México. Los vi en su majestuosidad ante los astados en suerte. Manolo, Kike, César, Jackson y Ramón Alí se quedaron con las ganas. Creo que de aquella tarde salió la inspiración para que Agustín Lara nos regalara el inmortal pasodoble dedicado a su amigo torero. La película se llama Una gallega en México, dirigida por Julián Soler y protagonizada por Joaquín Pardavé y Niní Marshall. Fue rodada en 1949. Se lo perdieron, amigos del toro bravo.

El trabajo de bombero es el mejor remunerado del mundo. Y no es el apagafuegos  que llega oportuno a remediar incendios. Es el que surte gasolina y controla las colas en las estaciones de servicio.  Suerte de panitas.

La celebración de los 40 años del mejor grupo vocal instrumental del país estuvo a la altura de sus merecimientos. Tierra y Canto deleitó a los presentes en el auditorio de la Unet y recogió aplausos a sus interpretaciones. Excelente muestra de integración familiar entre sus miembros, quienes hicieron recorrido anecdótico durante estas primeras cuatro décadas de esfuerzo musical dedicado al Táchira. Tenía tiempo sin tocar tambora gaitera, amigos.

Cambios en el tren ministerial, amigos. Dice mi tío Melquiades que son siempre los mismos los encargados de bailar el vals del Gobierno. Mientras tanto, los distraídos no atinan a decir ni pío.

-Doctor, yo sudo mucho. Dígame qué tengo. Le digo que me cambio la franela cuatro veces al día. -¿Y qué hace usted en el cuartel, soldado?  –Yo soy el cocinero del rancho. Buej…

En Pregonero inauguraron un cementerio nuevo no hace mucho. Queda el camposanto en la parte alta del pueblo de mis amores. Dicen que es un alivio espiritual el que recibe el familiar que visita a sus deudos allí. Claro, la majestuosidad del valle hermoso uribantino le permite abstraerse y apaciguar sus recuerdos tristes ante la visión tan hermosa del paisaje. Supe de un noble amigo de todos, quien se ofreció a ser enterrado para hacer más pomposa la acción cristiana. Eso sí, con la condición de que lo dejaran salir del hueco cuando la gente bajara al poblado.   

- Advertisment -