Repelencias 210

138

Carlos Orozco Carrero

Estoy de salida para La Grita, caballeros. Hacer unos bambucos montañeros y tan cual vals con los muchachos del grupo Los Amigos es algo superior. Y nada comparable a una conversa en las plazas del pueblo.  Llevar y escuchar nuevas y repetidas historias sobre  el anecdotario de los chismes de los mortales, con tantos charlones de oficio, es pago sobrado al esfuerzo del viaje a las festividades del Santo Patrono del Táchira. Voy empujado, Cupertino.

Escuchamos a un estratega militar hablando champurria y rufa sobre una eventual confrontación bélica contra nuestros hermanos colombianos. Recordamos el juramento que hicieron Gabriel García Márquez y Miguel Otero Silva ante esta remota posibilidad.  Lo delicado del asunto es que el silencio oficial frente a esta descabellada idea trae preocupaciones serias en el seno del gobierno vecino. Pedimos más sacerdotes santos, camaradas.

Estos juegos finales del mundial nos tienen sin uñas. Francia y Croacia ganan nuestro afecto a la hora de la disputa por la copa. Los nuestros se quedaron por el sendero y, como dijo mi compadre José Ramón, estamos todos iguales en América para acomodar la carga a Qatar 22.

-Nicaragua sin Somoza, cantaba Rubén Blades contra la dictadura del pajarraco militar. Ahora los versos son contra una pareja despiadada, que no repara en la represión más dura contra sus críticos para atornillarse en el poder. ¡Nicaragua sin Ortega, carajo!

Hablan de los ciclistas colombianos y su importancia hoy día en estas carreras tan difíciles. Yo apoyo a mi tío Melquiades, quien asegura que un pedalista como el gran Martín Emilio “Cochise” Rodríguez no veremos jamás. Claro, debe ser porque lo apreció en la llegada a Pregonero con esa ventaja inmensa sobre Álvaro Pachón en la primera Vuelta al Táchira en bicicleta.

Estamos empezando a ver que lo del acoso a nuestra educación está planificado desde la isla invasora. Eso de la diáspora universitaria les cae como anillo al dedo para seguir la perversa orden de: -Lárguense de Venezuela, que de Cuba se fueron y no hicieron falta.

Ganó el equipo Jets el campeonato de este año en la liga de softball del Demócrata. Se esmeraron los muchachos para levantar el banderín y celebrar este triunfo tan sufrido en la semifinal contra Gaconza. Comentan que brindaron con esa guarapita repelente y sabrosa que prepara Portales con el miche caricuenero que trae el sute Buenaventura semanalmente.

El libro de Gustavo Villamizar sobre La Radio En La Escuela es una guía valiosa e interesante para fusionar estas tareas tan importantes en la formación de nuestros muchachos. Una programación radial basada en los objetivos propuestos, donde todos los involucrados en el quehacer escolar desarrollen sus responsabilidades –Alumnos, maestros, padres – traería una ayuda fundamental para superar tantos escollos en la consecución del éxito de todos en la escuela. Lo hemos comprobado, colegas.   (Carlos Orozco Carrero)