Repelencias 244

205

 

Carlos Orozco Carrero

Vimos una demostración del poderío latinoamericano en la pasada prueba ciclística Paris-Niza. Egan Bernal y Nairo Quintana se tejieron en una lucha férrea por el título en disputa y el chamo Egan, apoyado en su equipo Sky, logró imponerse al final del evento. Esto es muestra de lo que viene en las grandes del ciclismo mundial, señores.

Los sueldos de los maestros venezolanos son bofetadas a la dignidad humana. Lo triste es que Aristóbulo sugiere que el docente se enfrente a los comerciantes para que le alcance el salario de hambre que cancela. Ya eso sería otro sueldo como fiscales para los maestros, señor ministro. Principios de fin de mundo, colegas.

Hoy empieza la final entre los equipos Chamos y Roferca en la categoría Especial del Centro Latino. A pesar de la lesión del rey del piconazo en el team Chamos, las grandes multitudes apoyan al equipo del estilo sabrosón para jugar pelota. Muchas emociones en las tribunas, señores.

El nonato no es fácil de elaborar. Este condumio criollo casi nadie lo prepara por estos días. Es el feto de la vaca que llega al matadero, el cual se dispone en trozos pequeños para echarlo en una enorme olla, donde recibe candela hasta por un lapso de unas 8 horas. Muchos aliños en pedazos grandes y una gran cuchara de palo para darle sabroso a la batida permanente para que no se pegue. Este nonato se comparte con amigos parranderos para amarrar conversas y cuentos de siempre. Se acompaña con plátanos verdes y un michito para desmantecar después de un atracón obligado.

El conductor llega a la estación de servicio numerada de acuerdo al terminal de su placa y a la fecha del día.  El 5, 15 y 25 del mes le corresponde al terminal 5  de esa placa en la bomba número 5. El empleado revisa su carnet de circulación y surte un full de combustible de inmediato. Dice Cosme que esta es la solución para que se acabe la tragedia que sufre en vida el habitante de la región. En vez de 100 carros, tendremos 10 vehículos en la cola. – Desengáñese, compadre, que no hay angelitos negros, riposta Pulqueria desde el patio, donde tiende unos interiores de Melquiades. – hay gente que disfruta con el dolor ajeno, remata.

Lo malo para el gobierno y la crisis eléctrica es que todos vimos por televisión los actos donde se hicieron los regalos a otros países en materia energética. Muchos millones de dólares han debido invertirse en esta patria tan golpeada, camaradas. Regalamos las tejas a los vecinos y nuestro techo se quedó a la intemperie. Todavía hay tiempo de hacer grandes inversiones para mantenimiento y sueldos de primera para nuestros grandes técnicos de Corpoelec.

Las Grandes Ligas nos esperan con mucha alegría para empezar la nueva zafra. Tantos peloteros venezolanos subiendo este año a demostrar nuestra calidad en La Gran Carpa del beisbol. Quiero ver a José Altuve en acción, panitas. Es lo poco que aún tenemos para entretenernos y gratis.