Repelencias 248

104

Quiero ver a Félix Galavis cuando tenga que hacer el lineup del equipo GACONSA y vea el espacio vacío para su jardinero izquierdo y cuarto bate. Quiero ver a  la gente de AMEJUP de Palmira al preparar los eventos de su organización y no esté su elemento referencial para consultas y apoyos. Y, nosotros, los integrantes de la PROMOCION 73 del liceo Francisco de Borja y Mora de Pregonero, qué vamos a hacer sin Vivas Pérez, Gerardo Alipio, último de la lista de clases. Difícil reflexión sobre La ausencia de nuestro hermano de siempre. Tendrás un lugar en el corazón de todos tus amigos y familiares hasta que emprendamos ese camino imposible de evitar para los seres humanos.

Recordamos la película protagonizada por Charlton Heston que impactó a la sociedad mundial por tantos años. El Planeta de Los Simios nos muestra, en escenas finales del film, al actor principal en actitud desesperada y de rechazo a la destrucción de la sociedad establecida por los seres humanos, al ver los restos de la estatua de la Libertaddespedazada y clavada en la arena.  Ahora vemos que ya aparecieron los balseros huyendo de Venezuela por el oriente del país, en imitación a la trágica situación que padece el pueblo cubano. -¡Maldita sea!, gritó el catire Charlton. ¡Lo lograron al fin!

Muro de Berlín y el muro de los gringos son símbolos de la podredumbre humana. Eso de encerrar a los seres humanos contra su voluntad es muestra triste de que somos bestias todavía.  Pisotear los derechos de cualquier ciudadano en cuanto a su movilización por cualquier territorio debe ser execrado de cualquier práctica humana.

Freddy Galvis sorprendió al mundo del beisbol con una jugada que, dicen los expertos, nunca se había visto en Las Grandes Ligas. El campocorto de Toronto se internó hasta los límites del jardín izquierdo para buscar una bola que amenazaba con caer de hit. En un esfuerzo supremo, el venezolano estiró su brazo derecho y, a mano limpia, agarró la pelota para la jugada extraordinaria que todavía se comenta en la gran carpa. Pura calidad defensiva, fanáticos.

Se han conformado unos grupos de conversa sabrosa en algunas panaderías de nuestra capital. Son personas que sueltan sus motivos para entrelazar posturas y propuestas a la situación del país y del mundo. Es interesante escucharlos, con cada estilo diferente, en una suerte de oráculos infalibles sobre lo humano y lo divino. Desde los gustos de la Reina Isabel cuando estaba muchacha, hasta el remedio para sacar los nuches de una marrana con pipa. Son todos miembros de un sanedrín criollo, quienes buscan respirar vida nueva y soltar amarres fuera de sus casas.Estoy recopilando sus nombres para dejar constancia de su paso por esas sillas y mesas que desde ya guardan tantos chismes y secretos de consagrar.

No olvidemos que somos hermanos todos en nuestra nación venezolana. La República necesita de sus hijos para su desarrollo total. Mejor un abrazo calientico para sellar nuestra identidad criolla de solidaridad y fraternidad eterna. No lo olvidemos, panitas. 

(Carlos Orozco Carrero)