Repelencias 250

265

Carreto se las da de gracioso y es más repelente que los traicioneros cortes de luz revolucionarios, dijo la señora Marucha en casa de mi tía Pulqueria. Y usted, que no se las da de graciosa y es más antipática que la cola de la gasolina, le respondió Melquiades para defenderme. Es el origen de esta imitación de columna semanal, que hoy llega a sus dos centenas y media para seguir con la pernicia sabatina. Es como para aliviar algo esta carga tan difícil que nos ha tocado en suerte. Ahí vamos, señores.

Carlos Horacio dejó sus enseñanzas a los que querían conocer un poco más del futbol que se jugaba en el sur del continente. Mucho pesar por esta desaparición repentina del argentino amigo de todos. 

Cuenta la noticia que en Zambia una enfermera intercambió más de 5000 niños en el hospital donde trabajó durante 12 años. Dice la morena que lo hizo por diversión. Claro, elproblema de divorcios y de algunas refriegas, debido a lo que llaman pruebas de ADN, hizo que el arrepentimiento la obligara a confesar tal desvarío moral. Dice internet que la señora sufre de cáncer terminal y le da pavor quemarse en el infierno. Menos mal que Elizabeth Bwalya teme al castigo divino.

La bicicleta de Miguel Vivas no rodaba en la única bajada del pueblo. Y eso que nuestro vecino le arrequintaba los pedales para no llegar de último a la meta trazada en aquel clásico infernal en una ida y vuelta al puente Uribante.Se trabó la rueda entre los frenos y la horquilla. Temblaba Miguel “tigre” como único integrante del equipo que presentaba Lavandería Hollywood en la carrera. Le tocó a Juan ir a buscar la bicicleta para que nuestro pedalista, previo pago de 20 bs, le entregara la cicla de reparto de ropa.

Ante el fracaso del gobierno nacional para solventar la tragedia que nos representa la cola de la gasolina, es preciso llamar a un concurso, donde las ideas de los sabios resuelvan, de una vez por todas, este infierno insoportable ya. – Si ponen una jaula de la guardia nacional para meter allí a los coleados y a los que los dejan cometer tal vagabundería se soluciona todo, dice Cosme. Comentan que los maduristas deben atreverse a enfrentar a este monstruo que deja muy mal parado al jefe rojo en la región.

No olvidemos nunca que somos hijos de la misma tierra. Fuera los sentimientos ajenos que nos han dividido últimamente, paisanos. Vinieron y nos sembraronalgunas semillas repelentes para una lucha sin sentido y ofrecer miradasy gestos desafiantes que nunca cultivamoslos venezolanos. No olvidemos que somos hermanos, cariños.

Estoy que me juego en el próximo campeonato del club Latino. Veremos cómo quedó el rey del piconazo después de la dieta vesicular. -Suelta esa bola, muchilanga. 

(Carlos Orozco Carrero)