Este fue lo que dijo Michelle Bachelet antes de irse de Venezuela

5528

La alta comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, se despidió este viernes de Venezuela, tras una visita de 72 horas, durante las cuales se reunió, entre otros, con familiares de las víctimas de violación de derechos humanos, por parte del régimen, con el presidente encargado Juan Guaidó y con Nicolás Maduro.

En el aeropuerto internacional de Maiquetía, Bachelet ofreció un discurso en el cual hizo un resumen de su periplo.

A continuación del discurso completo
Esta ha sido una breve pero crucial visita para mí: la primera misión oficial de cualquier Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Venezuela. Me iré de Caracas en breve, pero dejo una presencia en el país, una vez más, la primera en Venezuela para la Oficina de Derechos Humanos de la ONU.

Hemos llegado a un acuerdo con el Gobierno para que un pequeño equipo de oficiales de derechos humanos se establezca aquí, con el mandato de brindar asistencia técnica y asesoramiento, así como, lo que es más importante, continuar monitoreando la situación de los derechos humanos en Venezuela.

Agradezco al Gobierno su invitación y su cooperación y compromiso con mi Oficina, incluido el equipo que visitó en marzo de este año. Antes de mi visita, presentamos una serie de solicitudes al Gobierno y ahora hemos acordado varios resultados, además de nuestra presencia aquí.

Tenemos el compromiso expreso del Gobierno para que realicemos una evaluación de la Comisión Nacional para la Prevención de la Tortura y para evaluar los principales obstáculos para el acceso a la justicia en el país. En mis reuniones con las víctimas y sus familias, su profundo anhelo de justicia por graves violaciones de derechos humanos se hizo dolorosamente claro.

Espero sinceramente que nuestra evaluación, asesoramiento y asistencia ayuden a fortalecer la prevención de la tortura y el acceso a la justicia en Venezuela. El Gobierno también acordó que mi equipo tendrá garantizado el acceso completo a los centros de detención para poder controlar las condiciones y hablar con los detenidos. Se han comprometido a trabajar para lograr un mayor compromiso y acceso de los organismos internacionales de derechos humanos, incluidos los expertos independientes de las Naciones Unidas, conocidos como Relatores Especiales.

Celebro la liberación del legislador opositor Gilbert Caro de la custodia de la agencia de inteligencia, SEBIN. También acojo con satisfacción la liberación de Melvin Farias y Junior Rojas, pero he pedido a las autoridades que pongan en libertad a todos los detenidos o privados de su libertad por la disidencia pacífica.

El propósito de mi visita fue abrir el espacio para que nos comprometamos más estrechamente con las autoridades e instituciones estatales, la sociedad civil y las víctimas de violaciones de derechos humanos. Quería escuchar a todos los actores, trabajar con ellos para el respeto, la promoción y la protección de todos los derechos humanos de todos los venezolanos.

Me reuní con el presidente Nicolás Maduro Moros y varios ministros y funcionarios gubernamentales, entre ellos el ministro de Relaciones Exteriores, el ministro de Defensa y el ministro del Interior y los encargados de una gran cantidad de carteras relacionadas con los derechos económicos, sociales, civiles, políticos y culturales.

También me reuní con el presidente de la Corte Suprema, el Fiscal General y el Defensor del Pueblo. Mantuve conversaciones con el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó y otros miembros del parlamento de diferentes partidos políticos, y también con el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente.

También me reuní con víctimas de violaciones de derechos humanos y sus familias. El hombre que habló de la tortura, la humillación y el asesinato de su hermano por parte de oficiales de seguridad encapuchados de las Faes en una redada en su casa, y las muchas otras familias desconsoladas cuyos seres queridos sufrieron un destino similar.

El padre que mostró el trofeo de baloncesto de su hijo y las muchas medallas que había ganado antes de ser asesinado mientras participaba en las protestas. La madre, cuyo niño de 14 años recibió un disparo durante las manifestaciones el 30 de abril de este año.

Personas que sufrieron horribles torturas en detención. También me reuní con víctimas de la violencia contra simpatizantes del gobierno. Una madre cuyo hijo joven, partidario del Gobierno, fue incendiado durante las protestas de 2017 y pasó 15 días agonizantes en el hospital antes de que muriera.

Una hija cuyo padre fue asesinado por defender los derechos de los campesinos a acceder a la tierra. Sus historias fueron desgarradoras. Todos exigían justicia. Un sacerdote católico de la Iglesia para los pobres habló de manera conmovedora acerca de cómo son los pobres y los más vulnerables quienes son los más afectados. Esto no es sobre política, dijo, sino sobre el sufrimiento de la gente.

Me he comprometido a seguir expresando sus preocupaciones a las autoridades pertinentes y a abogar por la justicia y la reparación de ellas, independientemente de quiénes sean los perpetradores. Sé que hay muchas más víctimas y sus familias que no pude encontrar, pero permítanme decir esto: su lucha por la justicia es importante no solo por lo que ha sufrido, sino por lo que significa para todos los venezolanos. No están solos.

He escuchado las voces de los manifestantes que abogan por la protección de sus derechos y de aquellos que buscan una reparación por los daños que han sufrido. Me he reunido con representantes de la sociedad civil, sindicalistas, líderes religiosos, miembros de la comunidad empresarial y académicos de todo el espectro, así como representantes de la comunidad internacional y las agencias de las Naciones Unidas aquí.

Todos ellos dieron testimonio de lo asombrosa que se ha deteriorado la situación humanitaria en Venezuela, incluso en relación con los derechos a la alimentación, el agua, la atención médica, la educación y otros derechos económicos y sociales.

El Gobierno ha lanzado proyectos en un esfuerzo por garantizar el acceso universal a los programas sociales, a los que ha dedicado el 75 por ciento del presupuesto nacional. Sin embargo, hemos escuchado a venezolanos que tienen un empleo completo, muchos en el sector público, que tienen dificultades para comprar medicamentos y alimentos adecuados.

La situación de salud sigue siendo extremadamente crítica debido a múltiples factores, como la escasez de medicamentos y equipos; el éxodo de los profesionales de la salud; la disminución de la calidad del agua y las instalaciones de saneamiento, así como los frecuentes cortes de energía.

El costo y la falta de disponibilidad de anticonceptivos básicos en las farmacias han contribuido a un aumento en los embarazos de adolescentes, y las tasas de mortalidad materna y neonatal también están aumentando.

Los trabajadores de la salud me han descrito cómo los equipos médicos como las máquinas de rayos X son escasos o se han averiado; y aquellos que viven con enfermedades crónicas han hablado de la falta de medicamentos que salvan vidas. He pedido al Gobierno que garantice que los datos esenciales relacionados con la asistencia sanitaria y otros derechos económicos y sociales estén disponibles para que todos los actores puedan evaluar con precisión y tratar de gestionar adecuadamente la situación.

Las causas de esta inmensa crisis económica, que ha aumentado dramáticamente desde al menos 2013, son múltiples y he discutido con el Estado la necesidad de abordarlas de manera prioritaria con el apoyo de las agencias de las Naciones Unidas que recientemente han podido Fortalecer su presencia en Venezuela. Me preocupa que las sanciones impuestas este año por los EE. UU. A las exportaciones de petróleo y al comercio de oro están exacerbando y agravando la crisis económica preexistente.

Nuestro informe sobre la situación de los derechos humanos en Venezuela ordenado por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, que se presentará el 5 de julio de 2019, contendrá más información basada en evidencia y un análisis objetivo sobre todas las cuestiones de derechos humanos que he mencionado anteriormente. así como a otros, y recomendaciones constructivas para el camino a seguir.

En este momento de grave crisis económica, social y política, he pedido a los líderes de todo el espectro que busquen un camino para que Venezuela enfrente los desafíos y el sufrimiento de la gente. Todas las voces deben ser llevadas a la mesa. Las crisis solo pueden resolverse a través de la participación e inclusión significativa y sincera de actores de diversos sectores de la sociedad.

Hice un llamamiento a todos los líderes políticos para que participen de manera constructiva con las conversaciones facilitadas por Noruega y otros esfuerzos similares para abordar la situación política actual en Venezuela.

El destino de más de 30 millones de venezolanos se basa en la disposición y la capacidad del liderazgo para poner los derechos humanos de las personas por encima de cualquier ambición personal, ideológica o política.

Entiendo el escepticismo en Venezuela sobre la posibilidad de que tales conversaciones tengan éxito, pero la terrible situación aquí exige a su liderazgo la determinación de intentarlo. Mantenerse firme en las posiciones arraigadas en ambos lados solo agravará la crisis, y el pueblo de Venezuela no puede permitirse un mayor deterioro de la situación en el país.

Solicito pasos audaces hacia el compromiso, para reservar ganancias a corto plazo para ganancias a mediano y largo plazo para todo el país. Las conversaciones pueden tener éxito, siempre que sean inclusivas y los involucrados respondan a la urgencia real para garantizar su éxito.

Nuestra oficina está lista para ayudar a garantizar que los derechos humanos de todos los venezolanos estén totalmente protegidos, incluso a través de nuestra presencia aquí, que podrá asesorar y trabajar con las instituciones estatales, la sociedad civil y el sistema de las Naciones Unidas.