Fallas en servicio de agua en Michelena se deben a reparaciones en sistemas de distribución

196
Jacinto Colmenares, presidente de Hidrosuroeste. (Foto: Jorge Castellanos)

En respuesta a las declaraciones emitidas por el alcalde del municipio Michelena, Fernando Andrade, en las que afirma que desde hace aproximadamente 10 días los habitantes no reciben bombeo del vital líquido, el presidente de Hidrosuroeste, Jacinto Colmenares, ofreció detalles para aclarar las razones de dicha problemática.

En primera instancia Colmenares aprovechó para exhortar a Andrade a que investigue las razones en las fallas de suministro antes de emitir declaraciones, pues la empresa ha tenido la necesidad de interrumpir el bombeo a la zona norte debido a problemas hidráulicos en la estación de bombeo 51 -La Blanca-, trabajos que se han realizado en jornadas de 24 horas con personal calificado para corregir las fallas que se puedan presentar, pues como es bien sabido la empresa cuenta con tuberías en toda la geografía regional que deben ser monitoreadas de manera continua, según nota de prensa.

En referencia al tanque de Michelena, con capacidad de dos millones de litros de agua, en los que Andrade expone que de los 17 escalones solo 7 tienen agua, el titular de la cartera hídrica acotó que esto se debe a la baja en las presiones producto de los trabajos que se han realizado en los diferentes sistemas que llevan el vital líquido a la zona.

Con respecto a las denuncias de la ciudadanía, este expresó que todas las inquietudes de los suscriptores son procesadas y se les da una respuesta en la medida de lo posible, recordando que los días martes y jueves se da atención a las comunidades en la sede del centro comercial Unicentro El Ángel, en Barrio Obrero, para cualquier requerimiento por parte de los colonenses, así como en la Oficina Comercial de Colón.

Afirmó Colmenares que el servicio de agua potable no debe ser usado como bandera política, pues la empresa trabaja incansablemente para garantizar el suministro a todos los sectores que hacen vida en tierras tachirenses sin distinción de credo, raza, religión o afinidad política.