Sergio Vergara: “El pueblo castigará con votos la ineficiencia”

207
Sergio Vergara, diputado de la AN. (Foto: Cortesía)

“Los funcionarios del Gobierno nacional y regional se siguen burlando del pueblo al buscar argumentos sin fundamentos, para justificar los cortes de energía eléctrica y la escasez de gasolina en el estado Táchira, sabiendo que esta situación la han padecido los habitantes de esta entidad por años”.

Para el diputado a la Asamblea Nacional, Sergio Vergara, no sorprende escuchar al ministro de Energía Eléctrica, Luis Motta Domínguez, decir que los constantes apagones en el Táchira tienen como principal causa el robo de cables de alta tensión para generar “malestar y propiciar el voto castigo”, reseña nota de prensa.

“No solo dan risa este tipo de declaraciones, es que el ministro ya está anunciando lo que sucederá el próximo 15 de octubre, cuando el pueblo del Táchira castigue electoralmente a quien se ha dedicado a humillarlo y someterlo a largas colas para comprar alimentos, gasolina y medicinas”, indicó.

Los funcionarios del Gobierno –prosiguió-, creen que sustituyendo bombillos solucionarán el problema de energía eléctrica en el país y del que no escapa el estado Táchira. “Sencillamente al sistema no se le hace el mantenimiento necesario para soportar la gran demanda que hay en el país, y vienen a hablar de sabotaje para justificar la incapacidad que existe en el sector”.

El parlamentario por Voluntad Popular rechazó que sus colegas del bloque oficialista en el Consejo Legislativo del Táchira, le hayan negado el derecho de palabra a los trabajadores de Corpoelec, quienes esta semana acudieron a la sesión a exponer los problemas que existen en la empresa.

“Además se negaron a aprobar el nombramiento de una comisión que  investigue lo que está sucediendo con el sistema eléctrico regional”, informó.

Vergara dijo que en su visita al Táchira, el ministro Motta Domínguez descartó un plan de racionamiento del servicio, al mismo tiempo que manifestó que los habitantes de la entidad diariamente son víctimas de un racionamiento no programado porque pasan sin energía eléctrica tres, cuatro y hasta cinco horas, teniendo que paralizar sus actividades laborales y personales.

“Esta situación nos ha llevado a que no funcionen los bancos, los cajeros electrónicos, los puntos de pago, los supermercados , no haya despacho en las oficinas gubernamentales y colapse el tráfico vehicular, entre otras cosas que padecen los tachirenses”, precisó.