viernes 21 enero, 2022
InicioRegional64 familias damnificadas en barrio San Diego de Rubio

64 familias damnificadas en barrio San Diego de Rubio

1.052 views

Puente 24 de Julio.

Norma Pérez


Más de sesenta familias, residentes en el barrio “San Diego” de Rubio, se encuentran damnificadas, después de que sus viviendas sufrieran los embates de las aguas del río Carapo y la quebrada La Yegüera.

En esta populosa barriada de la Ciudad Pontálida, las afluentes prácticamente rodean un amplio sector, lo que originó que durante la crecida muchas casas se inundaran, con graves consecuencias.

Allí se cayeron paredes y se perdieron muebles, electrodomésticos, ropa, colchones y alimentos. Algunas casas muestran las marcas hasta donde subió el agua; otras quedaron resquebrajadas y ponen en peligro a sus habitantes.

En el puente “Los Carapos”, construido en el año 1965, sobre la avenida principal de San Diego, se puede observar la unión del río y la quebrada, juntándose en un solo caudal. En su muro de contención se observa el deterioro por el paso de los años.

El puente “24 de Julio”, más angosto y de estructura metálica, mejor conocido como el “puente viejo”, es ya casi centenario, pues su construcción data de 1924.

En el barrio, muchas casas colindan por sus patios traseros con el río; para los vecinos ha sido común durante décadas convivir con este caudal, para ellos parte natural del entorno.

Lamentablemente, las crecidas se han repetido en varias ocasiones, causando devastación y muerte; tal como sucedió en el año 1986, cuando tres personas del sector fueron arrastradas por la corriente.

En algunas calles cercanas al río,  el agua corre casi al mismo nivel del suelo, por lo que el riesgo es inminente. Los vecinos indicaron que hace unos días, después de la inundación, el caudal aumentó y comenzó a nuevamente a desbordarse, pero en menor cantidad; al poco tiempo recobró su normalidad.

Otro sector que tuvo daños fue la calle “Colombia”, debido a que está muy cerca de San Diego. Allí también se contabilizaron 19 casos de damnificados y pérdidas materiales.

La petición de los habitantes del barrio San Diego es que se realicen trabajos de canalización que ofrezcan mayor seguridad, les permitan preservar sus casas y vivir en paz.

Muchos se mantienen alerta y en medio de sobresaltos durante la noche para evitar cualquier sorpresa poco agradable. El temor está latente, pues las lluvias prosiguen intermitentes sobre el municipio Junín.

Otro aspecto que resaltaron es la necesidad de que se retiren los escombros del lugar y no se arrojen desechos ni basura a los alrededores del río, porque eso afecta el ecosistema y origina mayores riesgos. /Norma Pérez.

- Advertisment -