lunes 25 octubre, 2021
InicioRegionalCon sus uñas da brillo a los faros de los carros...

Con sus uñas da brillo a los faros de los carros en las calles de Colón

2.354 views

Emmanuel Pérez.

Daniela González

Realiza el trabajo en menos de cinco minutos, y asegura que todos los días, a las 8:30 a.m., inicia el recorrido en busca de clientes por las calles céntricas de la ciudad.

—¿El carrito que está afuera es tuyo? Te pulo los faros por 5 mil— Esa la propuesta que todos los días repite Emmanuel Pérez, al salir a recorrer las calles de San Juan de Colón, Táchira, para encontrar el trabajo que mejor sabe hacer: darle una mejor apariencia a los faros de un vehículo, a un precio módico.

Las manos y las uñas de Emmanuel están un poco destrozadas debido al material que utiliza para eliminar la capa que empaña y genera el color amarillo de los faros, pero su honestidad y sus ganas de salir adelante son más grandes.

Es natural del Zulia, pero una situación familiar lo trajo hace más de cinco años a la población de Caliche, comunidad ubicada cerca de San Juan de Colón, municipio Ayacucho; desde entonces, lo aprendido en sus antiguos trabajos le permite ganar dinero.

“Tú no me lo vas a creer, pero yo tenía mucho dinero; lo perdí todo por una mujer, pero no perdí lo que aprendí en mis otros trabajos. Hay personas que pagan mucho dinero para pulir los faros y yo, con esta crema que preparo, los pulo por 5 mil pesitos. Gracias a Dios, me sale trabajo todos los días, aunque el físico no me ayude”, entre risas contó el hombre, de tez morena y una estatura de 1 metro 64 cm, acompañado de su bolso terciado.

Lamenta que algunas personas se asustan cuando llega preguntando e insistiendo para pulir los faros, pues dudan que en menos de cinco minutos queden en perfecto estado, ya que lo observan es con un recipiente y unos pañitos, que son sus herramientas de trabajo. Sin embargo, no detallan sus manos y uñas, pues el tiempo las ha deteriorado.

“La gente se asusta; ellos creen que les voy a hacer algo, porque no se imaginan que en menos de cinco minutos los faros queden sin lo opaco. Todos los días hago mi recorrido por las calles y salen personas que se convierten en clientes y terminan confiando en este desconocido”, dijo.

“Él me insistió a mí, como tres veces, y le decía que no porque estaba apurado, y ya a la cuarta vez, en otra oportunidad que me lo encontré en el centro de Colón, volvió a insistir y le dije: bueno, confío en usted. Terminé sorprendido. El hombre utiliza las uñas como para raspar la capa y aplica una crema; al limpiar se veían los faros como nuevos”, relató Iván Roa, uno de los testigos de este trabajo.

Emmanuel asegura que lo más importante es trabajar con honestidad, ya que cada día que amanece es otra oportunidad para seguir haciendo las cosas bien y, lo más importante, sin dañar a nadie.

- Advertisment -