martes 18 enero, 2022
InicioRegional“Corpoelec debe pagar gastos funerarios de mi hija”

“Corpoelec debe pagar gastos funerarios de mi hija”

3.146 views

Angelin Duarte residía en el sector Pedro Diablo de Las Lajas. Su familia adjudica su muerte al descuido en el mantenimiento del tendido eléctrico


Por Freddy Omar Durán

Por un sistema de cableado eléctrico casi por el suelo, los habitantes del Páramo de Las Lajas temen que ocurra otra tragedia, como la que cobró la vida de la joven Angelin Duarte Crespo, de 17 años, quien por accidente, el 12 de diciembre, tocó con su frente un cableado eléctrico distendido, apenas a metro y medio por encima del suelo.

Así lo denunciaron su cuñado, Adrián Armando Velasco, y su mamá Olga Marina Duarte, quien fue testigo directo del suceso, y da una versión de los acontecimientos que consideró distinta a la que se ha manejado en los medios de comunicación.

Para ella y su familia, las desgracias no han finalizado, pues una deuda por servicios funerarios los tiene agobiados, mientras que la señora Duarte ha tenido que abandonar su vivienda, pues cerca de ella un poste en peligrosa inclinación levanta sus temores.

—Ella subió conmigo. Íbamos a tomar el agua de una naciente, pegándola a una manguera. En el camino, a eso de las diez y media de la mañana, lo que veo es que la niña cayó de repente, yo creía  que estaba jugando y le decía que se parara, y cuando la voltee, estaba boqueando. Yo le di respiración boca a boca, la golpee en el pecho, la sacudía y nada. Me tocó que gritar para que me auxiliaran con la niña, pero cuando me la sacaron a la carretera, ya no se podía hacer nada. En el campo había maíz sembrado y eso tal vez dificultó que ella pudiera ver la guaya. Todo eso pasó al frente mío, y todo eso lo viví yo— afirmó la señora Duarte.

Ellos niegan, como se llegó a difundir, que el cable causante del incidente mortal se encontrara tirado en el suelo por accidente, pues al parecer todo se debió a trabajos no completados por empleados de Corpoelec, a quienes se acudió vía telefónica para que no dejaran en tan riesgoso estado los cables en proceso de reparación.

—Había una guaya a un metro y medio de altura, descolgada, y así la habían dejado los trabajadores de Corpoelec, quienes 8 días antes fueron a arreglarla porque una se había caído. Ellos arreglaron un tramo del cableado, y el otro quedó descolgado. Y se había informado de la situación, incluso a través del consejo comunal, y no habían hecho caso; se hicieron muchas llamadas reportando el incidente. Y cuando ocurrió, murió mi cuñada, ahí sí, al poco tiempo aparecieron para hacer el arreglo como 6 patrullas de la empresa— afirmó Adrián Armando Velasco.

Después del hecho se pusieron en contacto con Corpoelec y se estipuló un compromiso para asumir los gastos funerarios, lo cual no se ha concretado hasta los momentos.

—Ellos mismos dijeron que iban a pagar los gastos fúnebres de la niña. La funeraria ya nos advirtió que si no pagábamos nos demandaban, pero dónde vamos a sacar la plata. Ellos dicen que sí, que sí van a cancelar eso, y mire…— agregó la señora Duarte.

Ya la joven Angelin había previsto el peligro, y así se lo señaló a su madre, cuando vio una de las guayas echando chispas, y eso incluso provocaba incendios en los campos de maíz del sector Pedro Diablo del Páramo de Las Lajas.

Olga Marina Duarte, quien ha trabajado en la cocina de una escuela, tuvo que mudarse a la casa de su nuera en vista del peligro que representa un poste aledaño a su vivienda. En ese lugar su única compañía era su hija fallecida, pues el resto de sus  hijos viven en otros lugares.

Pero los denunciantes consideran que con postes a punta de venirse abajo, tales y como los que se ven en la vía que comunica a Mata de Guadua, hasta El Valle y más allá, como se ha denunciado continuamente a través de los medios de comunicación, pueden ser los causantes de una nueva tragedia. Incluso el cableado en algunos puntos, como se muestra en fotografías facilitadas por los denunciantes, se confunde con la masa boscosa, que de un momento a otro puede ser encendida por un cortocircuito. Parte del causante del problema se ha relacionado con la inestabilidad de los terrenos, con todo tipo de filtraciones naturales y artificiales de las aguas, así como el movimiento de fallas tectónicas en una amplia zona de Capacho Nuevo.  Por eso, ruegan encarecidamente, conocedores del dolor de perder un familiar en tales circunstancias, que se haga el mantenimiento a la red eléctrica, sin tener que esperar por una calamidad para actuar.

—En el camino usted puede ver guayas de baja tensión que están sostenida por un mismo cable de la luz. Están esperando que pase una buseta, o unos niños, o alguien en moto, para que al caerse esa guaya ocurra un accidente mayor— acotó Adrián Armando Velasco.

 

- Advertisment -