De nuevo los médicos tomaron las calles

262
Médicos no dejarán la calle, seguirán protestando. (Foto/Tulia Buriticá)

Un nutrido número de médicos, acompañados por estudiantes de medicina, educadores, odontólogos y la CTV salió a la calle para protagonizar un pancartazo cuyo propósito era  reiterar a las autoridades  en general que la salud cada día que pasa está peor.

La doctora Lisbeth Mendoza, gastroenterólogo del Hospital Central, expresó que todos los pacientes continúan aportando los insumos y medicamentos para que su familiar sea atendido.

“Pareciera que los que gobiernan están sordos, el Presidente aparece todos los días en los medios, pero solo habla, no concreta nada, se dedica hablar de sus hazañas, ahora habla de la inauguración de una nueva universidad, cuando la que tenían años operando hoy están totalmente desasistidas” dijo.

Al referirse al Hospital, señaló que tiene demasiados problemas y ya no saben ni los trabajadores, pacientes y familiares qué hacer, pues no hay respuestas satisfactorias para la operatividad del primer centro de salud del estado.

“Protestamos por todos los médicos que se han ido, gracias  a Dios se ha  evidenciado en el mundo la calidad del médico venezolano. Quien no toma en cuenta nuestra formación es quien nos gobierna, que paga salarios mínimos, no respeta la meritocracia, calificación, aquí la formación académica no es tomada en cuenta” declaró.

Precisó que el país está derrotado, quebrado, arruinado por culpa de la gente que gobierna. “Nosotros no nos vamos a ir, seguiremos en esta lucha, invitamos al pueblo que se sume, que dejen de ser tan complacientes, no podemos perder el honor y convertirnos en mendigos”.

Advirtió que Venezuela es de su pueblo, pueblo que no debe emigrar, sino luchar, por lo que se tiene, perdimos la democracia y hay que rescatarla.

En el Hospital, subrayó,  no hay terapia para HIV, tampoco para pacientes oncológicos, no hay unidad de radioterapia y ayer en el Hospital del Seguro Social, no habían sueros, ni retrovirales y el Presidente solo sigue hablando y hablando. (NP)