lunes 24 enero, 2022
InicioRegional“Después de clase salgo a vender verduras”

“Después de clase salgo a vender verduras”

3.484 views

Valera debe mantener a su familia y con el sueldo de profesor apenas le alcanza “para tres o cuatro productos. Más nada”


Por Freddy Omar Durán

En un coche de bebé, Leonardo Valera lleva las verduras que va ofreciendo a las zonas vecinas al sector de cerro Molinero, en el municipio Capacho Nuevo, donde reside.

Así lo hace luego de impartir clases de Educación Física y Manos a la Siembra, en el liceo de Zorca-San Isidro. Completa toda una larga jornada en la que va arribando al atardecer para compartir con su familia lo que ese día pudo ganarse con el sudor de su frente.

—En la semana voy los dos o tres días que me corresponde dar clases, y también viajo al Mercado Mayorista de Táriba a conseguir los productos, que vendo los días en que no estoy en aula o apenas salgo de la institución educativa. De esta manera consigo el mercado para mi familia. Con mi sueldo de profesor apenas alcanza para tres o cuatro productos. Más nada— afirmó Valera.

Con una carrera de seis años en la docencia, hace unos tres le tocó aplicar el ingenio, pues de él dependen su mujer, sus dos hijos y sus padres, ella es una mujer de avanzada edad, cuya pensión también le resulta insuficiente.

—La vida es dura, pero estamos logrando alcanzar el alimento para el hogar. Deberíamos, como docentes, trabajar en aula y luego, ya en casa, organizar y planificar bien para los chamos, pero con esta situación se nos hace difícil. Se hace todo lo mejor para dar una buena enseñanza, pues queremos que Venezuela salga adelante— agregó.

En su concepto, la educación debería ser bien remunerada, teniendo en cuenta que hasta los que ostentan los más altos cargos públicos alguna vez tuvieron pasar por un aula.

Con todo y los sacrificios, son muchos los asuntos pendientes, sobre todo con su salud, que ya se escapan al HCM, con el que en el pasado los profesores nacionales contaban para consultas y operaciones.

—Tengo un diente que me ha estado fastidiando y en el Hospital Central apenas dan cita para seis personas y uno tiene que madrugar a las 4:00 de la mañana para agarrar cupo. Yo he visto que llegan hasta 30 personas diarias. Y en Ipasme todavía no hay insumos. ¿Cómo hacemos para darles mejor calidad de vida a nuestros hijos, si no pueden contar con un servicio odontológico? Una consulta privada, para solo calzar el diente cuesta 80 mil pesos, y tengo que hacerme sobreconducto y creo que vale 200 mil pesos. No tengo dinero y, en verdad, es triste— dijo.

Su oferta de verduras depende de cómo las ofrezcan en el Mercado Mayorista, y si está muy caro el rubro, pues prefiere no incluirlo en su carrito. Siempre busca lo más barato, para no perder la inversión.

 

- Advertisment -