lunes 20 septiembre, 2021
InicioRegionalEl día que se sacudió El Piñal

El día que se sacudió El Piñal

2.949 views

Tras el temblor de 6,2 grados en la escala de Richter, al menos 23 réplicas siguieron remeciendo la tierra, generando pánico en la población del sur del Táchira

Este lunes, 31 de mayo de 2021, se cumplieron 27 años de uno de los sismos más fuertes registrados en la zona sur del Táchira, en la historia reciente de la región.

Catalogado por Funvisis como el «Terremoto de El Piñal», se trató de uno de los movimientos telúricos más impactantes acaecidos en la entidad, que causó pánico y zozobra en la tranquila población de la llamada ‘Puerta del Llano’, cuyas comunidades y aldeas, dedicadas a las labores agropecuarias y al comercio, tuvieron una jornada agitada, de 6,2 grados en la escala de Richter, aquel martes 31 de mayo de 1994, cuando el reloj marcaba la 1:42 minutos de la tarde.

José “Cheo” Goncalves Moreno, político, empresario y comunicador social de la zona, quien entonces ejercía su segundo periodo como alcalde del municipio Fernández Feo, recuerda aquella tarde signada por el ajetreo y las continuas llamadas de emergencia de la población que, invadida por el miedo, se mantenía fuera de sus casas, de sus trabajos e instituciones educativas, pues las réplicas del sismo se hacían interminables.

«Tras el primer movimiento, por supuesto, el más fuerte, se sucedieron varias réplicas y eso llenaba de pánico a los vecinos de aquí de El Piñal, como de Naranjales, San Lorenzo y las demás poblaciones de la jurisdicción. Nosotros, como autoridad local, nos pusimos en alerta, visitamos varios de estos lugares y, gracias a Dios, comprobamos que no había daños graves a infraestructuras y que mucho menos se contaba con saldo de heridos. Recuerdo que estos movimientos telúricos duraron varios días».

Un volcán en El Taladro

Al día siguiente del sismo, algunos campesinos de los sectores Burgua Arriba y La Victoria comenzaron a comentar que los temblores obedecían a un supuesto volcán que estaba emanando aguas ardientes, cerca del sector El Taladro.

En este sentido, el exalcalde precisa que las llamadas y visitas a la sede de la referida alcaldía no cesaban e, incluso, rayaban en la desesperación. 

«En la parte alta de La Victoria y Burgua Arriba informaban que de la tierra brotaban aguas termales y, por eso, se originaban los temblores. La gente, asustada, me pedía que como alcalde fuese al sitio y verificara si eso era cierto. Las críticas entonces eran constantes, porque no me apersonaba en el lugar. Recuerdo que me fui con una comisión, vía El Taladro, porque como en esa zona se llevaron a cabo perforaciones petroleras, infería que, tal vez, por eso decían que brotaba agua caliente. Fui al lugar, no constaté lo que me decían, y a los días dejó de temblar», relata Goncalves Moreno.

Según comentaron vecinos, en las primeras noches posteriores al gran sismo, una que otra familia decidió dormir en los porches o patios de sus casas, por temor a que se desatara un nuevo temblor en medio de la madrugada. 

En escuelas y liceos se habló del tema, haciendo hincapié en las normas preventivas ante este tipo de fenómenos.  Por otra parte, se reiteró que Fernández Feo y el Alto Apure se encuentran próximos a fallas tectónicas que están en constante movimiento, aunque a veces no lo percibamos.

Investigaciones

del Funvisis

La Fundación Venezolana de Investigaciones Sismológicas -Funvisis- envió una comisión técnica al sitio, con la tarea de evaluar los efectos macrosísmicos.

De acuerdo con este estudio, las localidades más afectadas fueron San Rafael de El Piñal, Naranjales, Chururú, Ayarí, El Milagro, San Joaquín de Navay, Santa Ana del Táchira y El Nula, en el estado Apure. En San Cristóbal, la capital tachirense, algunos edificios resultaron con daños leves, como los de Residencias El Parque.

Se dijo, además, que la onda sísmica del temblor, con epicentro a una profundidad de 13,5 kilómetros en el sector Caparo del Táchira, se sintió en Barinas, Lara, Portuguesa, Yaracuy, Carabobo, Aragua y el Distrito Capital, así como en el Departamento Norte de Santander de Colombia.

Renació el temor 

Casi tres décadas después de aquel episodio, el 22 de marzo de 2021, un fuerte movimiento de tierra, acompañado de un ruido sobrecogedor, estremeció de nuevo a esta región del país, lo que hizo rememorar la angustia de aquellos días de 1994. 

En esta ocasión, el informe del Funvisis estableció que el evento sísmico se produjo a las 10:48 de la noche, con una magnitud de 5,2 grados y a una profundidad de 5 kilómetros. Su epicentro fue ubicado a unos 22 kilómetros al noreste de El Nula, jurisdicción del municipio Páez del estado Apure. 

Como en aquella calurosa tarde de 1994, tampoco se reportaron daños de consideración ni víctimas, solo esa incertidumbre que experimenta el ser humano ante aquello que, aunque pueda explicar, científicamente, escapa a su entero dominio.

Raúl Márquez

- Advertisment -