viernes 25 septiembre, 2020
Inicio Regional En la zona norte también protestan por deficientes servicios públicos

En la zona norte también protestan por deficientes servicios públicos

324 views

Hasta por 14 horas continuas, los habitantes en la zona norte han estado sin servicio eléctrico; comerciantes denuncian pérdidas económicas y mayores gastos, pues deben comprar gasolina para prender plantas eléctricas y evitar perder los productos cárnicos


Daniela González

Después de más de 60 días de cuarentena, desde el anuncio realizado por el presidente de la República, Nicolás Maduro, los municipios de la zona norte del estado Táchira viven una larga y compleja agonía, las jurisdicciones deben tener que arreglárselas para sobrevivir, ya que presentan grave dificultades en los servicios como el agua potable, la electricidad, gas, transporte y recolección de desechos sólidos; cada día es más complicado para los lugareños, quienes no reciben los mismos ingresos económicos al tener limitaciones para laborar.

Desde La Tendida, en el extremo norte del estado Táchira, pasando por Coloncito, Umuquena y La Fría, hacia la zona de montaña, Las Mesas, Seboruco, La Grita y El Cobre, así como Colón, Michelena y Lobatera, los municipios que componen la zona norte del estado atraviesan por las mismas problemáticas, indistintamente que sean sus alcaldías administradas por cualquier sector político, las denuncias de las comunidades no cesan ante los servicios básicos.

Gas doméstico en el mercado negro

Antes del anuncio de la cuarentena social, para Carlos Villamizar, habitante de San Juan de Colón, no era complicado adquirir una bombona de gas doméstico, pues comprarla revendida era la opción más viable para su familia y poder cocinar sin ninguna complicación, pero hoy día, cocinar con leña es lo que pueden hacer en su casa por no contar con 140 mil pesos, que es lo que cuesta llenar el cilindro de gas de 43 kilos, al precio de revendedores.

«Antes de la cuarentena social, pagábamos 90 o 100 mil pesos por la bombona, era bastante, pero trabajábamos todos los días en nuestro negocio familiar; hoy día la cuarentena ha hecho que bajen las ventas y que sea más complicado gastar dinero en gas, porque no tenemos las mismas ventas, ahorita tenemos que ir a cortar leña para cocinar, en la semana hago hasta tres viajes en la carretilla», relató el joven.

Entregaron las bombonas al consejo comunal y luego de tres meses, las devolvieron vacías

Algunos pobladores no cuentan con dinero para adquirir el servicio en el mercado negro, y optan por el beneficio de entregárselas al consejo comunal de su sector, que por un costo más bajo logra llenarlas.

Esta vez, en Ayacucho, las comunidades de San Vicente, Cementerio, Campo Alegre, Palma Paraíso, no tuvieron la mejor suerte: luego de tres meses de haber entregado las bombonas y el dinero, fueron devueltas vacías, situación que generó molestia entre los afectados.

«Desde hace 3 meses se llevaron 359 bombonas con la plata de nosotros y que supuestamente se la dieron al camionero, y hoy aparecen las bombonas vacías y sin la plata; vamos a esperar esta semana a ver si responden por la plata o si demandamos por estafa; están jugando con la necesidad de todos nosotros», dijo un habitante de San Vicente.

Sobrevivir o morir: reinventarse la única opción

Por otra parte, los propietarios de negocios han tenido que migrar principalmente a la venta de productos básicos, verduras y frutas, ante las necesidades de la población.

Sonia Quijada, propietaria de una reconocida venta de ropa, decidió mutar su negocio hacia la venta de frutas y verduras para poder obtener dinero. «La gente no está comprando ropa, yo abría el negocio y venía la GNB y me obligaba a trabajar con una puerta cerrada por el tema de la cuarentena; la única opción viable que vi fue vender verduras y frutas, así sea 10 mil pesos se venden a diario; como no hay transporte ni gasolina, la gente prefiere comprar en el centro antes que ir al mercado», comentó Sonia.

Protestas e intentos de quemar la sede de Corpoelec

El descontento de la población ha hecho que vuelvan las protestas a la zona norte del Táchira, donde municipios como García de Hevia, Panamericano y Ayacucho han protestado quemando cauchos en horas de la noche, ante el descontento por los prolongados cortes eléctricos, de hasta 20 horas continuas. En algunos sectores, como La Fría, los manifestantes han sido dispersados por los efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana.

En San Juan de Colón, las protestas han sido con cacerolazos y quema de cauchos, pero inmediatamente la población se resguarda en sus viviendas por miedo a ser aprehendidos por los entes de seguridad.

En lo que va del mes de mayo, desconocidos han intentado incendiar la sede de Corpoelec, ubicada en el casco céntrico de la ciudad; sin embargo, el lamentable hecho no ha pasado a mayores tras la rápida acción del personal que se encuentra de guardia en la sede.