Entre 150 y 200 bolívares soberanos cuesta un desayuno en San Cristóbal

922
En los restaurantes aseguran que ha bajado la venta de desayunos. (Foto/Gustavo Delgado)

Para las personas que desde tempranas horas de la mañana salen a la calle a trabajar, el primer y principal plato fuerte del día, el desayuno, ha pasado de ser una costumbre a una opción, debido a diversos factores que intervienen a la hora de consumir los primeros alimentos del día.

La principal causa es su precio, el cual va de la mano según los costos de los ingredientes de cada plato, es decir, si un elemento sube su valor entonces los restaurantes se ven en la necesidad de aumentar el costo del producto, según explicó Pedro Chacón, propietario de un autoservicio  en las proximidades de la urbanización Propatria, en La Concordia.

En ese sentido, el vocero indicó que lo que más se consume es las empanadas, las cuales tienen un costo de 60 bolívares soberanos cada una. “Si se acompañan con una malta la bebida cuesta 50 bolívares soberanos”, comentó.

Asimismo, Chacón señaló que el consumo se ha visto reducido, pues anteriormente los comensales pedían “tres y cuatro empanadas”, y hoy piden dos o una, y a veces “comen en seco”, sin bebidas.

Explicó el entrevistado que esta medida es adoptada para abaratar costos, prefiriendo “meterle por lo menos algo a la barriga mientras llega la hora del almuerzo”.

Inflación y alimentos varían el menú

Aseguran que los clientes van a comer una sola vez al día; “o desayunan o almuerzan”.

Las diferentes opciones que hay en los distintos menús de desayuno son intermitentes, puesto a que su aparición en la carta depende del costo diario de sus ingredientes y de la disponibilidad de los mismos.

Si algún ingrediente “amaneció muy caro” entonces los comerciantes se decantan por no incorporar el plato en su menú, puesto a que llegarán a la “obligación” de aumentar el valor monetario del alimento, corriendo el riesgo de que el cliente no lo compre y se queden con ese producto sin vender.

También resaltó el caso del abastecimiento. Si no encuentran alguno de los ingredientes tampoco sale el producto. Ambos escenarios juegan un papel fundamental en la variación de la cartilla para el desayuno.

Huevos y carne intermitentes

Uno de los platos para desayunar es la famosa pisca andina o caldo de papa con huevo, siendo este último uno de los principales ingredientes de esta exquisitez local. No obstante, el gran costo del cartón de huevos y la escasez de este producto hacen que este plato no se encuentre todos los días dentro del abanico de alternativas para desayunar,

“Cuando conseguimos por ahí uno o dos cartones de huevos los compramos y los utilizamos, cuando no pues no hacemos caldo. Los proveedores de huevos no volvieron”, argumentó Chacón, quien añadió que este plato tiene un precio de 100 bolívares soberanos.

Del mismo modo se pudo conocer que una situación similar se vive con la adquisición de la carne, la cual es comprada directamente a los mataderos para poder ahorrar costos y asegurar mejor el producto. En el caso en que no consiguen carne simplemente optan por no elaborar el plato.

Ejemplo de esto se ve en las empanadas, las cuales, actualmente en su mayoría son rellenas por productos de charcutería, ya que la carne y los huevos son “difíciles de conseguir”.

Factores como estos y otros más han originado un descenso con respecto a la venta de desayunos en diferentes comercios de la ciudad. Tal como el mismo Chacón informó: “Antes la gente venía a desayunar y almorzar. Ahora, quien viene a desayunar ya no viene a almorzar, y viceversa”. 

Panaderías más regulares

Una opinión diferente es la que maneja Paul Rueda, encargado de una panadería  por los lados del Estadio Táchira.

Rueda argumentó que la venta de desayunos en las panaderías transcurre con normalidad, aunque compaginó en que los precios varían “cada 15 días”, aproximadamente.

A pesar de compartir algunos problemas con respecto a la obtención de ingredientes, tal como lo tienen los locales de desayunos, la clientela se ha mantenido y termina por decantarse por alimentos como “cachitos, sándwiches, panes españoles, jugos naturales y refrescos, entre otros”.

“Desde tempranas horas de la mañana las personas vienen a la panadería y desayunan con cachitos y jugos. Vienen con regularidad durante toda la mañana”. Igualmente, agregó que un café con leche en una panadería está entre los 50 y 70 bolívares soberanos.

Favio Hernández