“Este fin de semana el transporte público fue un completo desastre”

472
La crisis del transporte público afecta a todos los usuarios, en todas las rutas. (Foto/Gustavo Delgado)

“El pasado fin de semana el servicio del transporte público fue un completo desastre, varias de las unidades no trabajaron y las que lo hicieron fue de mala fe, no recorrieron completas las rutas y cobraron lo que les apetecía”, manifestaron usuarios de las líneas 23 de Enero, Circunversa y Rómulo Gallegos.

“En una buseta de la línea Circunvensa discutí con el chofer porque le estaba cobrando el pasaje a mi hija de cuatro años. Cuando, por ley, los niños menores de 5 años y adultos de la tercera edad no pagan pasaje. No sé cuál era el problema de este señor, además de que prohibía sentarse por no pagar pasaje”, manifestó Auxiliadora Useche, habitante de La Concordia.
La señora Useche comentó que no le pagó el pasaje de su hija y que varios pasajeros de la unidad la defendieron. Le decían que no pagara el pasaje y que dejara a la niña en el asiento. La buseta no estaba llena, como para que ella tuviera que sentarla en sus piernas.

Mientras un grupo de habitantes del barrio 23 de Enero manifestó que la línea que cubre el sector no realizaba el recorrido completo. Las personas caminan hasta ocho cuadras desde la parada, para saber por dónde estaba pasando la buseta.
“Ellos no quieren hacer la ruta completa y les exigen a los de la tercera edad el pasaje completo. No sé qué vamos a hacer con este pésimo servicio, que trabaja de mala gana”, expresó Cecilia Zambrano, habitante de la urbanización San Sebastián.

Colectores de las unidades maltratan a los pasajeros
Los pasajeros expresan no estar contentos con los colectores de las unidades del transporte público, porque todo el tiempo quieren denigrar del pasajero, además de cobrar el pasaje como con un porcentaje para ellos y, hasta donde se conoce la ley, su oficio no se encuentra autorizado por ninguna Gaceta Oficial.

El señor Alejando García, habitante de La Ortiza, calle La Vellosa, este fin de semana, alrededor de las 7:00 p.m., abordó una buseta de la línea Rómulo Gallegos, en la prolongación de la Quinta avenida, frente al banco Provincial. En el momento que se montó en la unidad vio que todo se encontraba normal, hasta el momento que las personas se bajaban del autobús.

“Los colectores nos decían que el pasaje era a mil bolívares, cuando un fin de semana se pagan 400. Como no quise pagar la diferencia, me empezaron a extorsionar, hasta llegar al punto de golpearme y reventarme el labio. El conductor de la unidad no me agredió, pero permitió que estos señores lo hicieran”, declaró García. (Yalimar López/Pasante)