Fallan los semáforos en San Cristóbal y falta señalización en calles y carreras

323

La capital está en mora con sus ciudadanos ante la ausencia de las señales de tránsito como vías peatonales, limitación de áreas, advertencias de pares, fallas de los semáforos y descuido total de las casetas para la espera del transporte público.

De esta manera, señalan los habitantes de la San Cristóbal haciendo memoria de antaño cuando lucía su jardinería impecable, sus avenidas y calles aseadas, su iluminación permanente y su arterias sin huecos ni baches, que manifiesta una dejadez indolente que hace de la Villa Cordial próxima a festejar un aniversario más de su fundación, un lugar asfixiante y hasta tóxico tan distinto y en contraste con lo que se disfrutaba en tiempos ya idos.

Al irrespeto por el viandante de parte muchos conductores, prácticamente han desaparecido del pavimento las zonas peatonales por lo que los de a pie tienen que sortear las arterias para cruzar de una vereda a otra, y estas mismas, están destrozadas, con el peligro que ello conlleva y que ha producido peligrosas caídas de niños, damas y ancianos.

La basura, ayer, se vio acumulada. La hierba crece en las islas de las avenidas sin ser podada a tiempo. Los semáforos en su mayoría no cumplen al 100% su actividad automática porque sus luminarias no encienden y otros simplemente no funcionan; los huecos en muchas partes no han sido tapados, y las casetas están desvencijadas, sucias, pintarrajeadas como muchas paredes sin que ninguna autoridad municipal acuda en el cumplimiento de trabajar por una urbe que por su cualidad de ser metropolitana, exige un mejor y permanente mantenimiento.

Por ese mismo camino van los parques y gimnasios abandonados a su suerte, solares abiertos, criaderos de gusanos y moscas que atentan contra la salud, y lo peor de todo, que ya el citadino se está acostumbrando a llevar su día a día ante tanta calamidad.

Los vecinos consultados, están a la espera de los anuncios de la puesta en marcha de la llamada Misión Venezuela Bella cuyos recursos serán asignados en el estado para San Cristóbal y San Antonio del Táchira, y que empezó a funcionar desde el 30 de enero pasado, pero sin conocerse si ya están las partidas en la región y quiénes serán sus administradores.

Mientras tanto, dijeron los consultados, continuaremos sobreviviendo en el mar de la desidia.

Victor Matos