Filtraciones de agua obligaron el cese del servicio de diálisis

722
Las filtraciones en el servicio de diálisis del Hospital Central han dañado el sistema eléctrico y eso ha obligado su cierre provisional. (Foto/ Gustavo Delgado)

El servicio de diálisis es una de las áreas del Hospital Central, que no puede cesar sus funciones, así otras suspendan actividades, incluso bajo amenaza de paro.

Y sin embargo ya lleva dos semanas, con riesgo para la vida de un gran número de pacientes. Está inactivo ya que las filtraciones de agua ha dañado sistema eléctrico.

Muchos son los problemas que ha tenido que acarrear el servicio de diálisis y al área de urología en general, entre ellos la operatividad de apenas 4 de las 17 máquinas; pero aún así la atención se mantenía, algo ya imposible cuando el suministro eléctrico falla,  y cuando esas aguas pluviales pueden representar un peligro de contaminación.

Potes por todos lados

Por el área de urología se ven por el piso esparcidos potes recortados y pedazos de cartón, que cuando uno ve el techo que se cae a pedazos, permitiendo al agua escurrirse hasta formar charcos que amenazan a médicos, personal y pacientes que por allí se desplazan. Pero no se trata una incomodidad  para la movilidad, pues también extiende su amenaza a la salubridad y la alimentación energética del piso asistencial.

Consuelo Labrador, jefe del área de urología, confirmó que el servicio de diálisis desde hace dos semanas se ha parado debido a una “solución de continuidad” en el cielorraso.

–La situación –sostuvo Labrador—se trató de contemporizar lo más que se pudo, porque este servicio es de emergencia. Aquí ha habido paros toda la vida; pero en sus años de funcionamiento el servicio de diálisis se ha detenido porque es un servicio de emergencia; porque los pacientes no pueden esperar paros, no pueden esperar nada—, expresó.

Precisó que es la primera vez que pasaen 35 años. “Al mojarse las partes eléctricas se produjo un corto circuito, y así no se puede trabajar por los riesgos que eso conlleva para el paciente y para el personal”, dijo.

El problema de techo ya ha sido reportado desde hace dos años,  pero ya en este mes colapsó y no quedó más que la drástica medida.

En estos momentos se están tomando alternativas como bajar a emergencias una máquina de hemodiálisis para que se sigan dando ese tratamiento ineludible.

—Ese hospitales un hospital de referencia nacional e incluso internacional. Generalmente a diálisis entra semanalmente 5 o 6 pacientes, una demanda que ya no podemos atender. La diálisis acá en Venezuela la presta el Seguro Social, o en unidades endo hospitalarias y aquí; pero eso no se puede pagar porque eso se paga es en dólares…—señaló.

Anegadas como las 2 unidades de tratamiento, también están los pasillos de urología y oficinas como consulta y docencia.

Freddy Omar Durán