La historia de una sobreviviente del naufragio de venezolanos que huían a Trinidad y Tobago

9192
Yubreilys Merchán, una peluquera de 23 años, sobrevivió cuando el bote de madera que llevaba a ella y a otros venezolanos, en su mayoría mujeres, se hundió en su camino a Trinidad el miércoles 24 de abril, cerca de la isla venezolana de Patos. Carmen Garcia vía AP

Como un pequeño bote lleno de venezolanos volcado en las aguas costeras del Caribe esta semana, Yubreilys Merchán se encontró con segundos para reaccionar.

En un intento desesperado por sobrevivir, la peluquera de 23 años se quitó la ropa para aligerar su peso antes de sumergirse en el agua en medio de gritos de pánico. Luego, comenzó a nadar hacia una isla cercana, una habilidad que aprendió de su madre cuando era niña.

Cuando ella y otro compañero finalmente llegaron a una costa rocosa en medio de la noche, treparon sobre rocas y se derrumbaron en un abrazo, llorando de alivio después de darse cuenta de que estaban a salvo.

“Eso fue un milagro, una cosa increíble, como algo salido de una película”, dijo la madre de Merchán, Luisa García, quien relató el episodio en una entrevista telefónica con The Associated Press el viernes.

La experiencia traumática de ambos sobrevivientes resalta los riesgos cada vez más peligrosos que los venezolanos están tomando para abandonar el país después de años de condiciones económicas extremas.

Mientras que la mayoría de los migrantes venezolanos han viajado por tierra a los países vecinos de Colombia y Brasil, los barcos pesqueros sobrecargados a veces llevan a las personas a contrabando hacia un futuro incierto en las cercanas islas del Caribe. Algunas mujeres recurren a la prostitución al llegar, según la madre de Merchán, que vive en la nación caribeña de Trinidad y Tobago.

El bote de madera que llevaba a su hija y otros venezolanos, en su mayoría mujeres, se dirigía a Trinidad el miércoles temprano cuando se hundió en fuertes olas cerca de la isla venezolana de Patos, a unas 5 millas (8 kilómetros) de una península en el estado de Sucre. Los pescadores locales rescataron a nueve personas y recuperaron los cuerpos de un hombre y una niña de 16 años.

Otros 23 pasajeros están desaparecidos en el accidente más letal que involucró a un grupo de inmigrantes de Venezuela en años.

La agencia de protección civil de Venezuela dijo que los barcos del Estado lanzaron una búsqueda de sobrevivientes en Bocas del Dragón, el estrecho que separa al país sudamericano de Trinidad.

Pero a medida que pasaban los días, las esperanzas de que otros pasajeros fueran rescatados parecían cada vez más escasas.

García, que esperó las noticias de su hija durante más de 24 horas, usó una expresión local para describir su inmenso alivio cuando el esposo de Merchán la llamó para decirle que el mayor de sus tres hijos estaba vivo.

“Mi alma regresó a mi cuerpo”, dijo García, de 44 años.

Ella dijo que el esposo de Merchán llegó a la isla de Patos un día después del hundimiento y la llevó de regreso a Venezuela, gracias a un bote de pescadores involucrado en la búsqueda.

Merchán está siendo atendido actualmente en un hospital en la ciudad venezolana de Guiria, luego de sufrir quemaduras en la pierna debido al combustible de un bote que se incendió, además de una lesión ocular, según García.

Pero ella dijo que su hija era una de las afortunadas.

Al igual que muchos otros en Venezuela, los residentes de Guiria en el estado de Sucre están luchando para sobrevivir, ya que los ingresos y las oportunidades de trabajo escasean. A los hospitales les faltan medicamentos y equipos, mientras que los cortes de energía son rutinarios en medio de apagones en todo el país.

Más de tres millones de venezolanos, o una décima parte de la población, han abandonado el país en los últimos años, prefiriendo arriesgarse a viajes peligrosos a través de la tierra y el mar por la perspectiva de la vida sin bienes básicos.

En enero de 2018, otro bote que transportaba migrantes se estrelló contra las rocas en la cercana isla holandesa de Curazao, matando al menos a cuatro.

Mientras tanto, un flujo constante de migrantes continúa arriesgándose en medio de un debilitamiento del enfrentamiento entre el régimen de Nicolás Maduro y el presidente encargado respaldado por los Estados Unidos, Juan Guaidó.

García dijo que muchos residentes de Guiria han viajado a Trinidad y Tobago a lo largo de los años, pagando a capitanes y traficantes de barcos para escapar de la hiperinflación y la escasez de necesidades.

Pero ella dijo que es poco probable que Merchán haga un intento similar de irse nuevamente.

“No creo que mi hija quiera ir después de lo que ha pasado”, dijo

AP