Inicio Regional Largas colas de vehículos para entrar o salir de San Antonio

Largas colas de vehículos para entrar o salir de San Antonio

Las largas colas se forman en los puntos de control militar durante las requisas. (foto/JGH)

San Antonio.- Los usuarios de las  líneas de autobuses y busetas que cubren la ruta de la frontera, son sometidos diariamente a tortuosas colas en los puntos de control del antiguo peaje, ubicado en la entrada a San Antonio, así como en Peracal, debido a las supuestas requisas efectuadas por efectivos del Ejército y Guardia Nacional.

En las denominadas “horas pico” es común encontrar en el  punto de control del peaje largas filas de busetas y autobuses que se desplazan en sentido Capacho-San Antonio, mientras que de retorno la cola se  genera en el punto de control de Peracal de la Guardia Nacional. En ambos puntos se generan colas  de 10,15 o 20 unidades de transporte, como consecuencia de las engorrosas  revisiones que por momentos hacen los militares, las cuales también se prestan para cometer abusos y presenciar irregularidades por el paso de mercancías.

Viajeros y  personas que se desplazan hacia San Antonio o Ureña a trabajar se quejan por la pérdida que tiempo que causa la larga cola de unidades de transporte en el punto de control del  peaje. Además, algunas personas  han denunciado ser víctimas de abusos y retenciones arbitrarias de productos alimenticios, por parte de los soldados del Ejército. Rubros alimenticios que las personas llevan para el sostén de su hogar, algunas veces son decomisados  por los militares, con el argumento de que van a ser pasados de contrabando hacia territorio colombiano, mientras que otras personas que sí se dedican a contrabandear cualquier tipo de mercadería venezolana pasan  tranquilamente con la complacencia de los efectivos que están de turno.

De retorno, en sentido San Antonio-San Cristóbal o San Antonio-Rubio, las tortuosas colas de busetas y autobuses se presentan en la alcabala de Peracal.  Los pasajeros muchas veces soportan hasta más de una hora en cola, expuestos a altas temperaturas, debido a las requisas que hacen la guardia.   Por intervalos de tiempo los militares permiten la fluidez de las unidades,  pero hay momentos en que la larga fila, entre busetas y autobuses, alcanza desde la alcabala de Peracal hasta cerca del antiguo peaje.

La causa de la hilera de unidades de transporte es la requisa de documentos y de equipajes que llevan los pasajeros. Ante la situación de desabastecimiento que vive el país, la mayoría de las personas que retorna de la frontera llevan consigo productos de la cesta básica para el consumo familiar. También usan las unidades de transporte quienes se dedican a traer cantidades considerables de alimentos para revenderlos en el interior del Táchira o en otras entidades del país. El argumento de las autoridades es evitar el contrabando o comercio ilegal de mercaderías, pero por lo general las personas que se dedican a esa actividad “arreglan” el paso y continúan con sus bultos de productos para revenderlos.

Las personas de bien, viajeros y trabajadores que a diario se desplazan por la ruta de la frontera, reclaman a las autoridades militares celeridad en el paso en  estos puntos de control, y que cesen las irregularidades y atropellos. (JGH)

Salir de la versión móvil