Regional

“Mi música está inspirada en el entorno tachirense”

24 de abril de 2024

159 vistas

Freddy Omar Durán

Afrontar los retos de ser inmigrante, para un artista, implica un dilema entre su pasión y otros menesteres de la sobrevivencia, especialmente cuando hay una familia que apoyar. No obstante hay quienes, con los sacrificios que eso implica, navegan por las dos aguas, y con orgullo muestran que en el exterior es posible crear.

Radicarse en el extranjero no fue excusa para que Alí Ramón Mogollón abandonara el proyecto musical con el cual ha alcanzado reconocimiento en Venezuela: Páramo. Y esa prosecución de un sueño se ha puesto de manifiesto en su más reciente producción musical, “Bucle”, la tercera, y que fue producida en España, donde actualmente reside.

Como nos comentó su autor, ha sido un disco de lenta gestación, y que gracias a las tecnologías de las telecomunicaciones ha sido posible por la colaboración de varias personas; entre ellas, Jesús Duque, otro músico tachirense que acá conformaría las legendarias bandas Antes de la Línea y La Flor, así como Daniel Soto, integrante de Triciclo, y actualmente reconocido ingeniero de sonido en Venezuela.

Son nueve temas en general en una onda más indy, en algunos momentos y en otros más un rock con unos ritmos más enganchantes, aunque todos ellos fiel a esa intimidad que se mantiene como constante en la banda Páramo.

“El primer track se llama Bienvenidos al Apocalipsis, que lo hicimos a partir de una secuencia que nos hizo nuestro amigo Juan Carlos Calderón, un talento que tenemos en San Cristóbal y amigo de años. Yo le hice las letras, el bajo, y quedó superguapo. ‘Bucle’ tiene mucho punch y con aires a Santiago Motorizado, al igual que ‘Ríos de sangre’. ‘En una plaza de Moscú’ tiende al indy rock, como ‘Barco’. ‘En el jardín’ se inspira en el shoegaze, más etéreo. ‘Ultranauta 2.0’ se hizo en homenaje a Yupy Cantando, el vocalista de Triciclo, y compuesto por Daniel Soto”.

La música se la llevó en las maletas con la mera intención de involucrarse con cada ambiente musical con el que se encuentre; pues inevitablemente, algo que refuerza un espíritu de investigador y experimentador, donde fuese que estuviese:

 “Yo emigré con mis guitarras, que me costó mucho adquirirlas; y la idea, igual a cuando emigré a Argentina para terminar mi doctorado, era compartir con otros músicos, poder tocar, ir a una sala de ensayos, conocer gente nueva. Acá ha sido un poco más complicado tocar mis temas, pues en Pamplona donde resido no hay tantos músicos; esta es una ciudad que a pesar de ser universitaria, es como de retiro de las personas. Yo la comparó como Mérida, pero sin tanta juventud”.

En esa inmersión con proyectos alternativos cabe destacar su colaboración con Pensamientos Aleatorios, Mereba, Kamikase Road, Pomelo Atómico, con los que se ha presentado en lugares y festivales locales. Su propósito actual es tocar sus composiciones y para eso ya ha adelantado contactos con otros colegas.

“El trabajo de grabación ahora es más fácil. Yo me acuerdo cuando por los años 90 en San Cristóbal grabé con una banda llamada Obssesion en el estudio de Rafael Giordaneli, que se grababa en reels, y era super complicado manejar esa consola gigante. Ahora desde que estoy acá me he enfocado en crear mi microestudio. Yo hice un curso en una academia argentina a distancia y aprendí a editar, ecualizar, capturar y mezclar mejor”.

Como un remedio para la depresión en que, como a muchos, lo sumió la pandemia, acató la sugerencia de un amigo para afrontar la grabación de sus temas, ya que contaba con las herramientas básicas, y comenzó a mandar, se hizo de los servicios en expertos en remasterización.

“Pero lo que sí yo noto es una desconexión total entre España y Latinoamérica. Es insólito que acá no conozcan a Soda Stereo. Como que hubo un momento en que se dejaron de mandar cosas de acá para allá y viceversa. Los músicos españoles se están perdiendo la posibilidad de tener un mercado más amplio de 600 millones en Latinoamérica; ellos como que están muy encerrados, vendiendo solamente el rock de España a los españoles”.

Un inevitable motivo de inspiración para sus canciones ha sido su propia experiencia de migrante y esa nostalgia por la tierra natal a la cual aspira regresar, algo pospuesto por sus compromisos laborales en el campo del marketing:

“Por ejemplo, el tema ‘El Viaje’ que está en el disco Reina Roja habla de cómo se planificó la partida y las cosas que se dejan atrás. Y por supuesto yo siempre estoy inspirado en el Táchira, en su entorno visual y antropológico con nuestra propia idiosincrasia. Aquí me ha pasado que como estoy en Pamplona y he recorrido las vías por los Pirineos, eso me recuerda mucho a la carretera Transandina. Me gusta mucho ese paseo porque me evoca mucho al Páramo El Zumbador”.

Como muchos tachirenses en el exterior, el regreso es el gran sueño, y bajo ciertas condiciones Ramón Ali lo haría bajo el arrastre de aquellas cosas que difícilmente se encuentran en otro lugar distinto a su terruño.

“Mi sueño es volver algún día a San Cristóbal. Yo creo que lo que más se extraña del Táchira es estar en su país, rodeado de las ventajas de estar de local y no de visitante. Y tener acceso a esa gran red de personas que son como tú y que te entienden en tu manera de pensar y tus costumbres. Lo más importante en el extranjero es tratar de integrarse; pero sin perder esa raíz y mostrarles a los demás cómo pensamos y las cosas que hacemos. Me da mucho dolor cuando mis hijas se olvidan de las cosas de allá, y por eso yo siempre les inculco de nuestros valores y de la historia de Venezuela”.

No esconde ni las luces ni las sombras del ser migrante; y aún así la valentía y la ganas de darlo todo por su familia, le ha obligado a asumir con valentía los cambios necesarios en los modos de vida obligados en su condición de foráneo.

“Uno cuando llega acá se tiene que despojar de todas las cosas que tiene en su país, entre esas nuestro conocimiento, porque nuestras titulaciones, grados académicos, aquí no tienen ningún tipo de validez, a menos que uno pase por un largo proceso de convalidación. Siempre el extranjero tiene los trabajos menos agraciados, por llamarlos de alguna manera. Es muy duro de estar en su zona de confort, emigrar, sin quererlo, porque yo pienso que todos los que emigramos no quisimos hacerlo sino las circunstancias nos obligaron. Llegamos a realizar cosas muy distintas a las que realizábamos allá. Yo empecé como vendedor de puerta fría, haciendo televentas en un call center, y hoy en día soy coordinador de unos stands de una campaña de una empresa de marketing”.

El disco está disponible en todas las plataformas que distribuyen canciones en línea, y actualmente está siendo promocionado en Pamplona y Madrid.

La entrevista en su integridad puede ser escuchada y vista por https://youtu.be/gO_yux6OPd8?feature=shared

Portada de la más reciente producción, titulada Bucle.

¡Quieres recibir el periódico en la puerta de tu negocio!

1 Mes

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 5% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post 1 historia

Mensual
54.000 Cop

Pago único

Suscribirse

3 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 10% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    1 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
51.300 Cop

Pago único

Suscribirse

6 meses

  • 3 Ejemplares semanales
  • Entrega gratis (Delivery)
  • Aviso impreso 2×5
  • Descuento del 20% en publicidad Digital
  • Osequio de Instagram
    2 Post + 1 historia
  • Descuento del 5%

Mensual
48.600 Cop

Pago único

Suscribirse