Miles de personas buscan #OjosparaRufo

3682

Duelen los ojos que ya luz no tienen /

Duele la luz que no verán mañana (Soledad Bravo)

#OjosparaRufo es la etiqueta usada en Twitter, mediante la cual cientos de usuarios hacen propuestas que, según piensan, pueden regresarle al joven tachirense su visión

                                                     Omaira Labrador M.

Qué se puede decir de Rufo Chacón: que era joven, que es joven. Que se alistaba para graduarse de bachiller; que tenía, aun con precariedades, el mundo de colores en su frente; que salió a ayudar a protestar a su mamá para tratar de conseguir un cilindro de gas, cerca de su casa, y unos días después regresa a su hogar en tinieblas. Vuelve en un mundo oscuro, totalmente oscuro.

El nombre de Rufo en segundos, a través de las redes sociales, pasó a ser conocido en el plano regional, nacional e internacional, por un hecho que ha conmovido y aún conmueve: 12 perdigonazos –según el informe médico- acabaron con sus ojos, y otros 42 le desfiguraron el rostro. El arma fue accionada por agentes policiales que llegaron a disolver la manifestación.

La noticia, el lunes 1 de julio, por la noche, comenzó a expandirse por redes sociales y vía mensajes telefónicos; muchos tenían la esperanza que el joven, casi niño, de Táriba, que aparecía con el rostro ensangrentado y repleto de las marcas de perdigones, luego de la limpieza oftalmológica, no perdiera uno de sus ojos.

Con las horas se conocería el diagnóstico: perdió la visión.  Acabaron con sus ojos.

Rufo Chacón Parada, de 16 años, en cuestión de segundos pasó de ser un joven con abundante salud a ser invidente.

Los  dos agentes policiales fueron imputados por los delitos de homicidio calificado con alevosía y por motivos fútiles e innobles, en perjuicio de Rufo Chacón; así como también por los delitos de trato cruel y uso indebido de arma orgánica en perjuicio de Rufo Chacón y otras cuatro personas.

Por Twitter, y replicada en otras redes sociales, se inició una campaña con la etiqueta #OjosparaRufo, mediante la cual se proponen posibles opciones para que el joven tachirense se recupere o por lo menos lleve una vida  lo más parecido a la normal.

Diferentes personas hablan de especialistas de otros países que pudieran tener opciones médicamente para el joven, a quien lo dejaron literalmente sin ojos.  Estas opciones nunca están alejadas de la invocación a Dios, al milagro, teniendo en cuenta la gravedad de perder totalmente la visión, producto de los perdigonazos.

Con la etiqueta  “OjosparaRufo, se ha escrito con la intención que alguna institución o médico le  atienda, y entre las opciones mencionadas están:

__El Centro Oftalmológico Barraquer, de Bogotá, especializado en trasplantes de córnea, se ha ofrecido para tratar al joven Rufo Chacón. Oremos para que esta misericordiosa iniciativa logre el milagro para este héroe venezolano. Cristo estará acompañándonos desde el cielo.

En la red social Instagram, cuenta identificada como la Clínica Barraquer, se escribió: Nos encontramos evaluando la situación para determinar el tipo de ayuda oftalmológica que podemos brindarle, al tiempo de lamentar el caso de Rufo.

__Los milagros existen, y hace minutos oré para que los familiares de Rufo reciban una llamada ofreciéndoles ayuda y sea trasladado a algún lugar donde puedan realizarle un trasplante.

__Investigando un poco, encontré lo que podría ser #UnaEsperanzaParaRufo y es que en EE.UU. el Dr. Jeffrey Goldberg. de la @UCSanDiego. y el profesor de cirugía plástica de @PittTweet, Vijay Gorantla, estudiaban la posibilidad de hacer un trasplante de ojos.

__Igualmente, mediante chat, el periodista Tiberio Martínez escribió: Mi hijo. @ José Luis Martínez Ardila, cirujano plástico reconocido y miembro de la Sociedad Venezolana de Cirugía Plástica, se pone a la orden para el tratamiento de las heridas y reconstrucción de la cara de Rufo.

Al lado de estas propuestas, de una opción, de un milagro de Dios y de la ciencia, han llegado algunas ayudas para la familia de Rufo.

Rufo, que debe aprender a vivir en un mundo diferente, sin colores ni formas, como lo veía hasta el día lunes a las cinco de la tarde,  merece tener calidad de vida, merece oportunidades, y solo se espera que no pase la tristeza  de estos días y reciba el apoyo que va a requerir, no de una semana, ni de un mes, sino de mucho tiempo.

A esta hora,  en la casa de la familia Chacón-Parada hay gas, lo llevaron en un operativo especial el día miércoles, por la tarde, pero hay tristeza, duelo, porque allí un joven, en solo segundos, se convirtió en invidente.

El mundo quiere unos ojitos para Rufo. (Omaira Labrador M.)