Molesta a los trabajadores del Legislativo “silencio ante pírricos beneficios salariales”

355
Imagen referencial.

“Los trabajadores legislativos del estado Táchira exigen a los diputados del parlamento regional incrementos salariales justos y aumentos porcentuales al salario de las prerrogativas económicas y sociales establecidas por derecho contractual, porque todas las primas en su conjunto no alcanzan ni para comprar “un kilo de papa”, situación que tiene sometidas a las familias del colectivo laboral en la peor crisis alimentaria de la historia, frente a un patrono que prefiere no saludar a los trabajadores para no alterar la paz, ni contradecirse, aplicando la máxima de ´sálvese quien pueda´”, así lo expresó Rodrigo Hidalgo, vocero del colectivo de trabajadores

–Ante la ausencia del sindicato, en nombre de los trabajadores que no se identifican por temor a represalias, hoy exigimos se tomen acciones urgentes para paliar la crisis actual, porque el salario no alcanza para satisfacer ni 10 % de las necesidades prioritarias de una familia, hecho que violenta los derechos a la alimentación, salud, vestido, transporte, deporte y recreación. Frente a la indiferencia patronal que después de dos meses de haberse reunido con los trabajadores no ha dado respuestas, mientras en los pasillos el comentario es que los recursos alcanzaron para pagar los incrementos de las dietas parlamentarias, pago de bonificaciones de fin de año, jubilaciones de diputados y otros gastos de representación— alegó Hidalgo.

Afirmó que los trabajadores en sus casas no tienen alimentos porque los salarios no se corresponden con la realidad económica de una canasta alimentaria que está por encima de los dos millones de bolívares para un núcleo familiar de cinco personas, sin incluir compra de ropa, calzado, medicinas, pago de transporte, artículos de higiene, entre otros: “Eso genera en el aniquilamiento de las mínimas condiciones de vida digna, cuando hemos tocado el umbral de una hiperinflación que supera el 4.000%, sin embargo y a pesar de todo lo que está ocurriendo, no se pueden reclamar los derechos para no ser tildado de ‘quinta columna’ y contrarrevolucionario”.

—Es lamentable que no pagaron 20 % de incremento de enero que por normativa laboral correspondía, continúan vigentes las pírricas primas de transporte por 1.950 bolívares; 150 bolívares por hogar, 600 bolívares por profesionalización, 150 bolívares por hijo; 900 bolívares por año para juguetes; 900 bolívares anuales para medicinas y otros beneficios eliminados; y para rematar, un HCM que no cubre un pago de emergencia en una clínica, ni una cirugía ambulatoria— refutó.

Agregó Hidalgo que “la prima de transporte no alcanza para pagar un día de servicio, ni en los usuarios de la ciudad que hoy pagan 1.400 diarios, quienes probablemente en los  próximos días pudieran estar pagando 1.000 bolívares como ha sido planteado por los gremios, lo cual incrementaría a 4 mil bolívares diarios, y 80 mil a 100 mil bolívares mensuales; ahora ¿qué será de los trabajadores que viven en los municipios metropolitanos y otros como Ayacucho y Michelena? ¿Será que tendrán que rebuscarse, como fue la respuesta dada a los trabajadores?”.

Asimismo, señaló: “Van a dar diez nuevos puestos de trabajo. Nos preguntamos, si hay vacantes, ¿por qué no alcanza el presupuesto? Estamos conscientes que la hiperinflación ha destruido el poder adquisitivo de los trabajadores, ha mermado la capacidad de compras de útiles, papelería y otros insumos para el funcionamiento del Parlamento, consumido en los primeros tres meses del año; pero lo que no entendemos, es por qué siguen recargando la nómina del Consejo Legislativo, cuando desde hace cuatro años el cuento ha sido que 90 % del presupuesto se va en pago de nómina. Por eso creemos que a los diputados nos les interesa la crisis que estamos viviendo”, sentenció Rodrigo Hidalgo.

—Estamos conscientes de los extraordinarios esfuerzos del presidente Maduro por la defensa del colectivo laboral nacional, en aplicar políticas acertadas de incremento salarial, decretos emitidos de aplicabilidad inmediata; los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), como todos los servicios de salud, vivienda, entre otros, en defensa del salario. Pero aún con todo y lo que el Presidente viene haciendo, en el estado Táchira la bolsa de comida no está llegando regularmente a los trabajadores; y cuando llega, viene muy desmejorada— destacó.

De allí que, aseguró, “los trabajadores legislativos solicitan un 400 % de aumento salarial, pago de primas por porcentaje referenciado al salario mínimo mensual, que deberían establecerse en un 50 % por profesionalización; 30 % por  prima de hogar; 20 % por hijo; bonos de un 100 % del  salario para útiles escolares; 100 % para compra de lentes; 100 % para medicinas; 1,5 salarios para uniformes y que se rescate el bono por estacionamiento”.

Por otra parte, Rodrigo Hidalgo exhortó a la directiva del parlamento a “moverse en las instancias nacionales, a la Presidencia de la república y a la  Asamblea Nacional Constituyente, para que legisle en relación a ese 1,5 % que  por situado constitucional les corresponde a los consejos legislativos, que es insuficiente o mal administrado. Esperamos que los recursos aprobados por el Gobierno nacional se distribuyan con conciencia revolucionaria y honren a los trabajadores en base a los principios de honradez, transparencia y equidad,  porque sin justicia no hay paz”.