Inicio Regional «No contamos con las condiciones para las clases presenciales» 

«No contamos con las condiciones para las clases presenciales» 

Zoraida Valderrama, representante de SUMA Táchira en Fernández Feo. (Foto: Raúl Márquez)

Según la gremialista, el hecho de que no todos los docentes y estudiantes estén inmunizados es un factor de riesgo para las clases presenciales


 Por Raúl Márquez

Para este jueves, 16 de septiembre, los docentes están llamados a acudir a sus respectivas instituciones educativas, con el fin de iniciar los preparativos para el próximo año escolar —2021-2022—, que según lo ha informado el Ejecutivo nacional, contará con la modalidad de clases presenciales.

Ante este anuncio, un grupo de padres, representantes y docentes del municipio Fernández Feo, zona sur del Táchira, coincide en afirmar que aún no están dadas las condiciones mínimas para dar este paso. Sus opiniones se fundamentan en varios argumentos: el hecho de que no todos los profesionales de la docencia están inmunizados frente al covid-19; el deterioro que presentan algunas de las instituciones educativas; el mal pago del docente; el gasto que significa para las familias la adquisición de útiles escolares y uniformes, entre otros.

En este particular, Josmar Romero, habitante de San Rafael de El Piñal, sostiene que tal y como se encuentran los centros educativos de la jurisdicción, es inconcebible iniciar las clases presenciales. «Todos debemos apoyar al sector educativo, como se apoyó en su momento al sector salud. Nuestro futuro requiere de espacios dignos».

Representantes y docentes reiteran que la mayoría de los centros deben ser acondicionados. (Foto: Raúl Márquez)

Carmen Nieto, enfermera de profesión, plantea que este regreso a clases se enfrenta a una dura realidad, en cuanto a infraestructura, sueldos y la falta de vacunación de todo el personal docente.

«Las condiciones de las instituciones no son las más aptas, por no cumplir con los protocolos de prevención y bioseguridad, y por otro lado, el personal docente, en su totalidad, no está inmunizado. Además, los sueldos de hambre que ofrece el Estado a los profesores y maestros, no los motivan al reingreso», subrayó Nieto.

Acondicionamiento de escuelas y liceos 

Zoraida Valderrama, representante del Sindicato Único del Magisterio del Táchira —SUMA— en el citado municipio, resalta lo complejo de la realidad por la que atraviesa el gremio docente, en el contexto de la crisis económica de los últimos años, y la pandemia del covid-19.

«En primera instancia, me quiero referir al tema de la infraestructura. Pues bien, las instituciones requieren mantenimiento, reparación de salas de baño, de paredes, techos. Es una inversión importante, que genere las condiciones para el aprendizaje. En Fernández Feo, ello implica una ardua tarea que el gobierno nacional debe asumir. No podemos seguir haciendo lo que a ellos les corresponde. Ahora resulta que la responsabilidad recae sobre la comunidad: arreglar calles, tanques de agua, comprar transformadores, y uno se pregunta: ¿A dónde va a parar el dinero de los tributos?»

«Sueldos de hambre»

Otro aspecto que preocupa a la docente gremialista en torno al llamado a clases, es lo relativo a los sueldos, que según la tabla salarial no llegan a los 50 millones de bolívares al mes.

«En cuanto a los sueldos, es nuestro gran problema de fondo, y que junto al llamado a clases esperábamos que se dijera que viene un aumento, pero no algo pírrico, sino un monto digno, pues el docente es el precursor del mañana. Ahora bien, para nadie es un secreto que como el sueldo solo alcanza para dos o tres productos, en el contexto de la pandemia, muchos colegas ahora se resuelven como pueden, vendiendo productos por catálogos o en sus casas, haciendo labores del campo, entre otros oficios. Incluso, muchos se han ido del país, porque no tuvieron más alternativas», subraya Valderrama.

«Todos debemos estar inmunizados»

El llamado a clases presenciales, para Valderrama, implica un riesgo, en vista de que no toda la población está inmunizada frente al nuevo coronavirus. Si bien el planteamiento del gobierno sugeriría el uso de las normas de bioseguridad, en donde, por ejemplo, las secciones deben dividirse en grupos para acatar lo del distanciamiento social, a juicio de la docente, esto no es garantía de que se pueda controlar, con efectividad, la propagación de la enfermedad.

«Una de las cosas que hemos analizado es lo que implican las clases presenciales en medio de una pandemia tan terrible como la que enfrentamos. Por una parte, todos los docentes deberíamos estar inmunizados. Es lo fundamental para este retorno a las aulas. Y bien sabemos que esto no es así».

—Por otra parte —añade—, se debe contar con equipos de bioseguridad: gel antibacterial, alcohol, suficiente agua para el lavado de manos, hipoclorito para desinfectar las aulas y demás espacios, entre otros insumos. «Solo así estaremos seguros de que este proceso se asume con responsabilidad y no vaya en detrimento de la salud de los estudiantes, sus familias y los docentes», comenta con énfasis.

Salir de la versión móvil