lunes 17 mayo, 2021
InicioRegionalNo muchos se enteraron el domingo sobre el aumento del salario mínimo

No muchos se enteraron el domingo sobre el aumento del salario mínimo

1.995 views

Al día siguiente de su anuncio oficial, el ciudadano de la calle poco o nada conocía del aumento del salario mínimo integral. Cuando recibieron la noticia, durante el sondeo público al respecto, la misma era recibida entre la indiferencia y la decepción, a pesar de que, en términos porcentuales, sería el más alto de la historia de Venezuela (290 %).

Lo que antes era referencia exclusiva para el público internacional, hoy es el dato que muchos requieren para sopesar el “potencial” de incremento, en un contexto donde el manejo de las divisas se ha generalizado: a partir de la tasa oficial del BCV, el salario mínimo integral (o sea con el bono de alimentación incluido) se sitúa en 3,5 dólares, o en equivalencias más populares, un kilo de carne, un cartón de huevos o 3 harinas de maíz.

“Insuficiente, pero algo es algo”; “una carga para el empleador”; “un triunfo de la clase obrera”; “un estímulo para la inflación”, ya no son frases tan comunes, sobre todo en el marco del primero de mayo, cuando se transmitía la cadena de radio y televisión más esperada del año, casi convertida en una tradición.

Padecer del pensionado

Tal vez sea el lunes, ya integrados a su semana laboral, el momento en que se enteren de los pormenores de la decisión gubernamental laboral. Para muchos, este no significa una mejora en sus ingresos, que obligatoriamente deben ser encuadrados mucho más allá de un “mínimo”. Y aunque alguien con incredulidad, se pregunte ¿quién gana hoy en día esa cantidad?, pensionados, como José Domingo Ramírez, tal vez tengan la respuesta

—Esos salarios tan bajos nos han perjudicado a todos -afirmó Ramírez-. Yo dependo de una pensión, ¿y qué comemos con eso? Mi desayuno fue un plátano maduro, en tajadas, y un consomé de papas, que era casi pura agua, porque ni para los aliños alcanza: <<estamos pal’ perro>>

Carmen Sánchez, quien ya hace buen tiempo está desincorporada de la fuerza laboral, y engrosa una tasa de desempleo nacional que supera el 60 por ciento, según el Fondo Monetario Internacional, dijo que “supe que iban a aumentar el salario, pero no sabía en qué monto quedaría. Yo no dependo de un salario mínimo, pues soy ama de casa. Ya hace dos años y medio que no trabajo, porque desde ese entonces el salario no cubría ni los gastos elementales. Esos 10 millones de bolívares, ni para 3 bolsas de arroz”.

Entre suspiros y risas agridulces, Gerardo Alviárez asumió la noticia. pese a que con unas  cuantas canas encima se las arregla con labores a destajo de refacción, apenas para sobrevivir.

—Yo no sabía del aumento –-sostuvo Alviarez-. ¿Me dice que 10 millones? ¿Eso es como 10 mil pesos?… (risas) ¡Ay!, Dios, para qué sirve eso. Yo me las arreglo con cositas usadas y haciendo mantenimiento. La gente en el pasado, con el dinero de los aguinaldos –alrededor de 4 salarios- compraba hallacas, iba y viajaba, compraba ropa, mantenía su carro. ¿Y ahora? Sobrevivir… ya ni sobrevivimos, esto se va a poner peor.

Por su parte, Darwin Hevia, como parte de la población joven más conectada a las redes sociales, estaba más actualizado de las novedades. Frente a una calle solitaria, el domingo, no desestima ningún día de la semana para abrir su emprendimiento, pues el venezolano, con horarios que la pandemia y la necesidad han desbarajustado, ha comprendido que cualquier fecha es productiva, en poca o mucha cantidad.

—Es muy poco, no cubre la canasta básica, para una semana no alcanza nada. Debería ser calculado teniendo en cuenta el gasto de una familia de cuatro personas, en un mes.

Aumento nominal

Para el economista Aldo Contreras, se trata de un aumento nominal, mas no real, o sea, no está ajustado a la inflación, o por lo menos en dólares.

—El venezolano sigue en una rotunda pérdida del poder adquisitivo debido a esta falta de sinceración de los salarios. Y es que en una economía donde más del 70 por ciento de las transacciones se hacen en dólares, poco importa un salario de 3,5 dólares; además, con esta hiperinflación que vivimos los venezolanos, este salario queda pulverizado — declaró.

Agregó que un trabajador estaría ganando 0,8 % por hora, algo inédito.

—Y a pesar de que el Gobierno nacional anunció que el salario equivaldría a medio petro –un petro vale hoy en día alrededor de 60 dólares-, esto nunca se concretó, y si se hubiese cumplido eso, el salario estaría en 100 millones de bolívares, es decir, 10 veces lo anunciado el sábado.

Freddy Omar Durán

- Advertisment -