¡Plaza Campestre sí tiene dolientes!

miércoles 23 octubre 2019

Un grupo de personas protestó por el “ataque” contra Plaza Campestre. (Foto/Favio Hernández)

691 vistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Ante las numerosas denuncias sobre presuntas irregularidades con respecto al funcionamiento del restaurante Plaza Campestre, ubicado en las inmediaciones del Parque Quinimarí, un grupo de personas, identificadas como habitantes de la zona, manifestó su apoyo hacia el local, así como también su rechazo a las denuncias que reposan en la Alcaldía de San Cristóbal y el Concejo Municipal en contra de este local comercial.

A las puertas de la sede de la Cámara Municipal y dentro del ayuntamiento capitalino, con pancartas en mano, consignas y alegatos, cerca de 40 personas mostraron la otra cara sobre esta controversia que gira en torno a Plaza Campestre.

Voceros del colectivo apostado en la alcaldía rechazaron lo que consideraron como “un ataque criminal”, por parte del ayuntamiento, hacia la empresa privada, al mismo tiempo que negaron “rotundamente” todo tipo de acusaciones que se basan en posibles irregularidades del restaurante.

Soluciones y beneficios

En ese sentido, Henry López, habitante del sector, se refirió al lugar como una “solución”, mas no un “problema”, alegando que desde su entrada en vigencia el comercio ha aportado varios beneficios al sitio público.

López se enfocó en la recuperación del espacio abandonado en el Parque Quinimarí, justamente en la casilla policial, que los propietarios de Plaza Campestre recuperaron y acondicionaron. Aseveró que el comercio ha generado varias fuentes de empleo para jóvenes del sector, así como también para personas de otros lugares.

Otro punto que resaltó es que la empresa privada se hizo cargo del mantenimiento, ornato e iluminación del parque, espacio que según López era visitado por personas dedicadas al consumo de sustancias alucinógenas, es decir, drogas, amparadas por el mismo abandono en el que el mismo se encontraba.

“Unió a la comunidad”

Por su parte, Luis Colmenares, otro de los manifestantes, apuntó que el comercio ha “unido a la comunidad, enfatizando en que la misma abarca a los sectores de Pirineos I, II y Norte, Pueblo Nuevo, barrios Sucre y Libertador, y Quinimarí.

“Cerca del restaurante hay 354 apartamentos, en donde habitan niños y personas de la tercera edad. Ahora bajan al parque a compartir y recrearse, porque anteriormente la inseguridad del sector no los dejaba; tenían miedo”, informó.

Insistió en que, como comunidad organizada, ellos ejercen una “constante contraloría” a Plaza Campestre, y que para su funcionamiento se les exigió un conjunto de normativas para resguardar la sana convivencia en el sector.

Trasfondo político

Los protestantes manejan la hipótesis de que la situación obedece a un “trasfondo político”, en donde se ven involucradas “otras intenciones”, ajenas a normativas de funcionamiento.

“Quienes se oponen al funcionamiento de Plaza Campestre son sectores con ciertos intereses; la Cámara Municipal, Alcaldía, algunos vecinos de juntas comunales, escasamente constituidas”, recalcaron.

Desmintieron que el lugar se preste para la venta de bebidas alcohólicas, tal como lo han denunciado. Agregaron que los altercados que supuestamente han ocurrido han sido manifestaciones de las personas en cola para gasolina: “son ellas quienes consumen alcohol, juegan dominó y colocan música en la calle”.

Con respecto a la música, explicaron que la misma se implementa por poco espacio de tiempo y hasta tempranas horas de la noche. Igualmente indicaron que seguirán desarrollando actividades de apoyo a Plaza Campestre.

“Estamos en la disposición

de escuchar a todas las partes”

Javier Flores, concejal de la Cámara Municipal capitalina.

El Concejo Municipal de San Cristóbal también se ha visto envuelto en la situación que gira en torno al comportamiento de los propietarios del local Plaza Campestre, en el parque Quinimarí, por lo que su vicepresidente, Javier Flores, recibió a las personas que asistieron este martes a la alcaldía con la finalidad de apoyar al restaurante.

De esta manera, el concejal indicó que la Cámara Municipal siempre estará presta a escuchar las peticiones del pueblo, en este caso, a las diferentes personas que han acudido al Concejo con la finalidad de manifestarse, a favor o en contra del local comercial.

“De manera muy responsable, recibimos a las personas. Les hicimos saber que, al igual que ellas, no estamos en contra de la empresa privada y, por el contrario, estamos a favor del desarrollo de la empresa privada”, informó.

Aclaró que el órgano legislativo se opone a que “las cosas se estén haciendo mal”, advirtiendo que existen elementos “jurídicos y ordenanzas” que deben llevarse correctamente a cabo para el buen funcionamiento de las cosas.

Señaló que algunos de los manifestantes reconocieron que en el lugar venden bebidas alcohólicas, asumiendo que está prohibido, pues esto va en contra de lo estipulado en las leyes y ordenanzas.

Sin embargo, Flores advirtió que también han atendido a personas que están “en contra” del manejo que dicha empresa está ejerciendo en el parque, reposando sobre ella denuncias de ruidos molestos y consumo de licores.

Por ende, el edil hizo un llamado a “no desvirtuar el espacio, que es recreacional y deportivo, de ninguna plaza ni parque”, lugares en donde no se pueden vender bebidas alcohólicas.

No obstante, afirmó que el Concejo Municipal bolivariano de San Cristóbal seguirá dispuesto a “escuchar” a todas las partes que sean necesarias, con la finalidad de “mediar” e ir a instancias en donde se acompañe al “pueblo”, obteniendo así un buen desenlace en esta situación que ha “generado tanto ruido y tanta molestia en algunos sectores”.

“Se inició un proceso de revisión”

El alcalde de  San Cristóbal, Gustavo Delgado, dio a conocer su versión sobre los hechos que giran alrededor de la polémica suscitada por el funcionamiento del restaurante Plaza Campestre, manifestando su seguridad en que se dio inicio al proceso de revisión y rescisión del contrato del comercio, ya que según él “incumple con una serie de normativas municipales”.

Explicó que “dicho contrato viene desde la administración municipal anterior, y debido a que está incursionando en una serie de problemas, es sometido a una investigación”.

Aclaró que existe un grupo considerable de vecinos que han ido a la alcaldía a formular denuncias, en el sentido de que Plaza Campestre trabaja durante 24 horas y que allí se expenden y consumen bebidas alcohólicas, cosa que infringe las leyes.

Asegura que el lugar también es promotor de ruidos molestos, música a alto volumen, hasta altas horas de la noche, perturbando así la “paz y el descanso” de los habitantes de la zona.

“Hay violación a las ordenanzas municipales”, sentenció, por lo que aconsejó a los propietarios del comercio “cumplir con lo ordenado”.

Revisará la situación

Delgado reconoció que, como alcalde, es su deber “revisar” la situación, por lo que anunció que se ha iniciado un proceso de inspección, que llevó al establecimiento hacia una ruta que determinará los pasos a seguir, ante la violación de lo estipulado en el contrato.

“Hemos hecho una inspección, encabezada por el jefe de Licores de la alcaldía, y se constató la venta de licores en el comercio, durante todo el día. El parque Quinimarí es para la diversión infantil, para la recreación, no para la borrachera”, advirtió.

Prosiguió diciendo que los dueños de Plaza Campestre “abusaron”, pues en el lugar presentan grupos musicales en la madrugada, lo alquilan para efectuar matrimonios, y “eso no está en el contrato”.

No obstante, el ejecutivo municipal aclaró que “jamás” se opone al progreso de la ciudad, y que también apoya a la empresa privada, pero recalcó que las cosas deben hacerse bajo el marco de las leyes.

Atendió a los manifestantes

Cabe destacar que, luego de la protesta, el alcalde se reunió con los manifestantes, quienes se comprometieron a realizar una asamblea ciudadana que incluya a los residentes del lugar, tanto a los que están a su favor, como a quienes están en contra del funcionamiento del local comercial, para así poder llegar a un acuerdo favorable para ambas partes.

Otro aspecto que se acordó fue la prohibición de la venta de bebidas alcohólicas en el restaurante, además de apegarse estrictamente a lo estipulado en la ley. Delgado aclaró que su intención es la de solventar la situación de buena manera y se dé cumplimiento a lo estipulado en las ordenanzas municipales. (FH)

Share on facebook
Facebook
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on skype
Skype