Se agudiza en el Táchira el problema del combustible

2890
Una semana termina con la incertidumbre de saber si en la próxima habrá combustible. (Foto/ Tulia Buriticá)

Paralizar el vehículo o hacerse a la idea de “acampar” por días  y noches enteras, son las opciones en que se debaten los conductores en el Táchira.

Las consecuencias de esta escasez ya está afectando al sector productivo, el educativo y de salud, porque la movilidad de la población se está limitando a niveles preocupantes. Ya por ejemplo, la alcaldía de San Cristóbal ha anunciado la suspensión indefinida del servicio del aseo, pues los camiones que prestan el mismo están  parados.

Si antes con un poco de sencillito “olvidado” en la guantera cancelaba el llenado del tanque del vehículo, hoy en día se necesitan pesos y dólares, ya sea para “agilizar” despacho, ya sea para recurrir al mercado negro,  que ha actualizado su presencia en las redes sociales.

La impaciencia lleva a muchos conductores a asumir labores de vigilancia, de mediación y de incluso “animadores sociales”, aglomerándose alrededor de las estaciones de servicio y divisando en el horizonte la posible llegada de la anhelada gandola de combustible.

Algunas personas han denunciado que el desabastecimiento del combustible no puede ser adjudicado en exclusiva a la merma en la llegada de gandolas al Táchira,  pues no se puede desconocer el nefasto papel que el contrabando ha jugado en la crisis. De todas maneras, esta razón aun más compromete al responsabilidad del estado en la problemática.

El régimen de la coima, en el que por las redes sociales se ha señalado la responsabilidad de algunos funcionarios policiales, se impone descaradamente, saliéndose del control de las autoridades regionales de Pdvsa, Redi y la Zodi.

Aunque el desabastecimiento de combustible está afectando fuertemente a la gasolina, ya la preocupación se ha extendido para los propietarios de vehículos que funcionan con gasoil, por lo que a partir de la próxima la opción de más de un tachirense, si la salud se lo permite, va a tener que ser o movilizarse a pie a sus destinos, o sencillamente quedarse en casa. Esto igualmente pasaría afectar a la generación de energía que se activa al momento de los apagones, ya que no habría combustible para  mantener en funcionamiento las plantas eléctricas.

Ante las perspectivas nada positivas, y ante el silencio oficial, lo que han coronado combustible, con mangueras sacan algo a sus tanques, para hacerse de una reserva personal, o prestar apoyo a algún familiar y amigo.

Mérida, Barinas, Bolívar, Amazonas, Aragua, Zulia  y Carabobo son algunos de los estados que igualmente padecen el suplicio de la escasez, del cual ya nuestro estado ha estado curtido por 3 años, lo cual no significa que nos hayamos hecho a la costumbre o la resignación.

Aunque no se ha emitido una declaración oficial al respeto, por redes sociales se habla de la suspensión temporal del control de venta a través del terminal de las placas. Tal medida se ha podido constatar en las pocas estaciones de servicio que cuentan con combustible.

Las dos grandes fuentes de energía –eléctrica y de combustibles- se agotan a niveles alarmantes, sin que existan fuentes alternativas –solares o eólicas- que las suplan.

Para colmo de males, se pronostica que los próximos días sean de lluvias, un factor de incomodidad más en las kilométricas colas, y de deterioro de las vías por donde  pasan las gandolas de combustible. Por tal motivo, se pide a los conductores tomar las previsiones del caso y tener cuidado por los desbordes de las corrientes de agua que suele presentarse en las vías. Otro consejo para los choferes,  apuntaría al cuidado de la salud psicológica, en situaciones tan agobiantes, en vista de los reportes de ataques del corazón, incluso mortales,  y otras afecciones relacionadas con el stress.

Más que los carros en movimiento, son los carros estacionados en las colas quienes ocupan uno o varios carriles de calles y avenidas,  provocando en algunos puntos de la ciudad trancones. A veces se confunden zonas de estacionamiento con colas. En otros lugares se forman auténticos laberintos formados por los vehículos que les corresponde abastecerse ese día, los otros que han decidido esperar hasta el otro día, los de quienes aparentemente intentan tomar atajos y los de los vehículos que sencillamente buscan salir de la congestión.

Freddy Omar Durán


“Intención de los entes que distribuyen

gasolina es generar catástrofe colectiva”

Gobernadora Laidy Gómez en rueda de prensa, sobre el tema de la gasolina.

“Pareciera que la intención de los entes nacionales con competencia  en la distribución de gasolina es generar una catástrofe colectiva, y esto lo decimos después de los reportes que tenemos a razón de las pérdidas por falta de combustible”, así lo aseguró este viernes la mandataria regional ,Laidy Gómez.

En este sentido indicó que desde hace años los tachirenses han reportado al país una pésima distribución de combustible, pero lo que se ha vivido en los recientes tres años es un ensañamiento contra la población.

Por dicha razón, denunció que en los últimos cinco días los funcionarios en las estaciones de servicio han impedido cargar de combustible a las ambulancias adscritas al Ejecutivo regional y a los carros de Protección Civil.

“Es inaceptable desde el punto de vista humano, que se le niegue el combustible, para trasladar pacientes en condiciones de emergencia a las ambulancias de Protección Civil. Todos sabemos que estos carros cumplen con la función de trasladar a los pacientes tachirenses, independientemente del color político que tengan, lo que hacen es un delito de lesa humanidad”.

Precisó que de manera particular el jueves 16 de mayo los conductoresque realizarían un bacheo en la zona norte intentaronrecargar con gasolina los vehículos en la Estación de Servicio La Guacara, pero una dirigente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), se negó a que los funcionarios de la Policía del Táchira permitieran el acceso para que éstos pudieran ingresar a surtir.

“Teníamos previsto hacer una jornada de asfalto en el enlace Ayacucho y San Félix y se perdió por falta de combustible en las unidades de transporte porque esa dirigente del PSUV prohibió el acceso a nuestros vehículos en la bomba La Guacara”.

Por tal motivo,Gómez hizo un llamado de conciencia a los funcionarios de la Policía del estado, pues a su juicio, ellos también viven la misma crisis y por tal razón, deben  estar del lado de los ciudadanos que trabajan por mejorar la vida de todos sin distingo político.

“Hago un llamado a los funcionarios policiales, ustedes son padres de familia, ustedes son pueblo y están viviendo la misma catástrofe, crisis y angustia que vivimos todos los tachirenses y venezolanos. Dejen de ponerse a la orden de un partido político porque eso es un delito contra la administración pública”.

Laidy Gómez se solidarizó con los productores de estado, quienes no solo se han visto afectados por la falta de movilidad de los alimentos sino por las pérdidas  materiales incalculables, ya que toda su producción se está dañando.

“Cabe destacar que la necesidad de abastecer de combustible en el occidente del país, particularmente en el Táchira, que es un estado productor de lácteos, carne, hortalizas y frutas tan importante, pues más del 38% del centro del país dependen de lo que se produzca en este estado”, dijo.

Otro servicio público que está perjudicando seriamente la operatividad del Ejecutivo, es la energía eléctrica, pues los cortes han impedido los pagos electrónicos de contrataciones, han afectado equipos médicos del Hospital Central, así como los pagos de los empleados.

En este orden de ideas, la Gobernadora destacó que la atención médica a los pacientes renales, ha sido constante, gracias a las plantas eléctricas de Protección Civil Táchira y la Lotería del Táchira.

A juicio de la Mandataria, el Ejecutivo regional está en una precariedad absoluta, al igual que la población tachirense, pues la falta de combustible no solo afecta el transporte, sino la operatividad en la gestión administrativade la Gobernación.

“Tenemos una situación bastante preocupante. Nuestros analistas de nómina en las direcciones de Talento Humano no están llegando a sus puestos de trabajo para poder montar las nóminas  y hacer los pagos de los funcionarios públicos del Gobierno regional, aunado a ello, la poca flota de vehículos de la Gobernación está sin combustible lo que técnicamente limita las funciones de la administración regional”.


Silencio oficial crea desasosiego e incertidumbre en la población

El silencio del estado se hace ensordecedor. Justo cuando el pueblo venezolano requiere de información para saber dónde estamos y con qué contamos, ningún organismo se hace responsable de dar explicaciones, obligando al pueblo a permanecer en una oscuridad más peligrosa que la de los apagones eléctricos.

Todos los indicios que están a nuestro alcance, convergen en una dirección: Se acaba la gasolina en el país. Pero no hay una información oficial que haga pensar en lo contrario. Mientras, las colas de la gasolina se hacen cada vez más serpenteantes, cada vez más engorrosas, cada vez más agotadoras, por el tiempo que consumen, y que humanamente desconciertan y crea situaciones emotivas en las personas.

Estas mismas situaciones, van cundiendo y se convierten en combustible para que en cualquier momento, en cualquier parte y donde menos se espera, por la razón más fútil, se prenda la mecha y se explote el polvorín. Las autoridades no quieren entender que la información veraz, puede ser un catalizador para este tipo de reacciones.}

Si es verdad que no hay gasolina, y responsablemente Pdvsa lo informa, pues seguro que cada quien retira su vehículo a su casa, se acaban las colas, y este pueblo sumiso, como siempre, esperará a que le avisen que ya hay combustible para volver a las colas.

Pero mientras no haya información, las filas de vehículos seguirán creciendo, cada vez con mayor angustia o desespero; la posibilidad de  reacciones violentas seguirá vigente y cada vez más cercanas, y el pueblo seguirá perdiendo energía, dinero, tiempo y tranquilidad personal, ante la impasividad de las autoridades responsables.

El artículo 57 de la Constitución Bolivariana, señala en su artículo 57 que no se puede establecer censura a los funcionarios públicos para que informen sobre su gestión. Sin embargo, los periodistas somos testigos de que este artículo es el más violado desde un principio,

Cuando vamos a organismos regionales a solicitar información de interés público, pues siempre nos remiten a instancias superiores, porque “tienen prohibido dar declaraciones sin autorización de Caracas”.

Hay que recordar que la información veraz y oportuna, es un Derecho Humano, y que las violaciones a Derechos Humanos, no tiene excusa ni prescriben para su juzgamiento, según la jurisprudencia universal.

Cualquier funcionario que tenga información válida, puede aportarla a los medios, para que este la transmita al pueblo, buscando un poco sosegar la angustia pública y acallar los rumores falsos y malintencionados que nunca faltan.

Humberto Contreras